Condenan a jugador por agredir a imitador de Elvis Presley

El irlandés Anthony Stokes recibe un castigo de dos años de libertad condicional y, además, deberá pagar una multa de 30 mil euros

0
114

El irlandés Anthony Stokes recibe un castigo de dos años de libertad condicional y, además, deberá pagar una multa de 30 mil euros

El irlandés del Blackburn Rovers, Anthony Stokes, fue condenado a dos años de libertad condicional por agredir a un imitador de Elvis Presley en una discoteca de Dublín en 2013, informaron fuentes judiciales.

El delantero, de 28 años, se declaró culpable de cometer ese delito en una vista celebrada el pasado noviembre en la Corte de lo Penal de la capital irlandesa.

El incidente tuvo lugar en la madrugada del 8 de junio de 2013, después del partido de clasificación para el Mundial de Brasil 2014 que la selección nacional irlandesa disputó ante las Islas Feroe, para el que no estaba convocado Stokes.

El atacante del Rovers, club de la segunda división inglesa, militó durante seis temporadas en el Celtic de Glasgow y fue seleccionado con la camiseta verde en nueve ocasiones.

Stokes, nacido en Dublín, deberá pagar a su víctima, Anthony Bradley, 30 mil euros como compensación por la agresión, un cabezazo con el que le provocó la rotura de la nariz y de dos dientes, según decidió la juez instructora, Patricia Ryan.

El jugador de futbol, padre de dos hijos, también tendrá que firmar una declaración en la que se compromete a llevar un buen comportamiento durante los próximos dos años para evitar el ingreso en prisión.

El conocido imitador del “Rey del Rock”, de 53 años, declaró durante el juicio que se ha gastado más de 13 mil euros en tratamientos para arreglarse la nariz y los dientes rotos, al tiempo que le diagnosticaron desde entonces una enfermedad degenerativa en la médula espinal que le provoca dolores en el cuello y hombros.

Otros miembros de la familia Stoke ya tuvieron problemas con la Justicia anteriormente, en concreto el padre del delantero, John, quien fue detenido en 2011 en una operación contra las actividades de grupos disidentes del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA).

Un año antes, un pub propiedad de John Stokes también fue el escenario de un tiroteo que se saldó con tres heridos, una acción supuestamente relacionada con la guerra que mantienen los disidentes con elementos criminales de la capital por hacerse con el control de la seguridad en bares.

Fuente: EFE

Dejar respuesta