Industria 4.0, alternativa para elevar competitividad del país: Guajardo

0
111

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, se pronunció porque los sectores público, privado y académico trabajen juntos en la integración del país a la industria 4.0, como una alternativa para elevar la competitividad y abatir el rezago.

“Hay elementos muy interesantes de como con la coordinación estratégica podemos realmente tomar ventaja”, argumentó el funcionario, al señalar que en las revoluciones industriales pasadas se tuvo un rezago que tomó demasiados años para aprovecharlo.

Explicó que la ventaja de la industria 4.0 está en el desarrollo de tecnologías existentes, pues éstas permiten que el rezago sea menor y la adopción de algunos elementos para hacerlo más ágil, subrayó.

El encargo de la política económica del país consideró que los servidores públicos deben estar conscientes de la necesidad de absorber los nuevos retos tecnológicos, moverse rápido, trabajar con los sectores privado y académico, generar políticas públicas y marcos normativos para impulsar la nueva revolución industrial.

“(De no hacerlo) podríamos terminar teniendo, en países emergentes y en vías de desarrollo, islas de transformación no conectadas con el resto del territorio”,  expuso.

“Terminamos generando países, donde un segmento del país puede ser más similar a un miembro de la comunidad europea y el resto a una nación en la profunda África”, anotó Guajardo Villarreal.

Remarcó que es indispensable garantizar a todos el acceso a Internet, la calidad y el precio para movilizar la transformación o de lo contrario, “vamos a fracasar”.

Por ello, la relevancia de la reformas en Telecomunicaciones y Competencia Economía, impulsadas en esta administración, porque han dado la oportunidad de agregar a 50 millones más de mexicanos a los esquemas de comunicación y acceso al Internet público.

A su vez, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, dijo que el crecimiento económico global ha mantenido una tendencia a la baja durante los últimos 50 años, toda vez que la tasa anual de crecimiento pasó de 6.0 por ciento a 2.0 por ciento.

En ese sentido, coincidió en que es necesario revertir esa realidad porque “sin mayor crecimiento económico, no podemos vivir mejor; sin mayor riqueza, no se puede mejorar el ingreso de las empresas ni de los trabajadores y el de sus familias”.

Sostuvo que México debe ser parte de la nueva y vertiginosa transformación tecnológica, donde la fusión de los recursos industriales con las nuevas capacidades digitales es la nueva revolución productiva, la industria 4.0.

De acuerdo con la consultora Accenture, la industria 4.0 podría incrementar 20 por ciento la producción global en los próximos 15 años y “México puede ser parte de esta corriente”.

Aseguró que para lograrlo es necesario superar el rezago existente en el Continente Americano, donde apenas alcanza 32 por ciento del nivel de digitalización, y acercar al sector productivo, la academia y los centros de investigación.

El dirigente del CCE apuntó que otro de los retos es mejorar la formación de los jóvenes mexicanos, pues el país aún enfrenta una brecha entre las habilidades que demandan las empresas y las que ofrecen los estudiantes y trabajadores.

De hecho, indicó, 44 por ciento de los empleadores afirman que es difícil contratar a personas con las habilidades adecuadas y 40 por ciento de los jóvenes no se sienten listos para formar parte del mercado laboral.

Añadió que México debe invertir más en ciencia y tecnología, y si bien ha incrementado de manera importante su inversión en investigación y desarrollo, aún destina –como porcentaje del PIB— cuatro veces menos que el promedio de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE): 0.6 por ciento frente a 2.4 por ciento.

“Tenemos que elevar esta cifra y, sobre todo, destinarla a los proyectos con mayor potencial de crecimiento”, insistió el empresario, al agregar que la propuesta del sector privado es que, en conjunto con empresas y gobiernos, se logré invertir al menos 1.5 por ciento del PIB en los próximos cinco años.

Fuente: Notimex

Dejar respuesta