PT se convierte en la tercera fuerza en el Senado

0
118

CIUDAD DE MÉXICO.- El pleito interno del PRD beneficia al PT en el Senado, al ganar fuerza política y económica por refugiar a nueve legisladores que se declararon contra Alejandra Barrales, quien tiene un escaño y a la vez es dirigente nacional del perredismo.

Así, la bancada petista ascendió como la tercera fuerza política de la Cámara, con 16 integrantes. El PRD ahora tiene la cuarta posición, con ocho legisladores.

A diferencia de 2015, cuando estuvo cerca de perder su registro, el PT en el Senado tendrá ahora ingresos mensuales por seis millones 128 mil pesos en lugar de los dos millones 681 mil pesos a los que tenía derecho por siete senadores. El aumento también beneficia a Andrés Manuel López Obrador.

Ya con el PT, Luis Miguel Barbosa, Lorena Cuéllar, Luz María Beristain y Zoé Robledo, entre otros, pelearán a Barrales espacios como el Instituto Belisario Domínguez.

Los experredistas robustecen al PT

Nueve legisladores que salieron de la bancada del PRD se sumaron al grupo parlamentario del Partido del Trabajo.

Encabezados por Miguel Barbosa, nueve senadores experredistas y perredistas se fueron al grupo parlamentario del Partido del Trabajo, que encabeza Manuel Bartlett Díaz, con lo cual convirtieron a ese partido en la tercera fuerza interna del Senado, a fin de arrebatarle a Alejandra Barrales, presidenta nacional del PRD y actual senadora, la secretaría de la Comisión de Administración que recién consiguió este martes.

El grupo en torno a Barbosa Huerta busca, así, quitarle al PRD las posiciones políticas que tiene, como la vicepresidencia y una de las secretarías de la Mesa Directiva; la presidencia del Instituto Belisario Domínguez, que al no ser ya coordinador Barbosa, le correspondía a Dolores Padierna, así como la presidencia de ocho comisiones y las secretarías de otras tantas.

De igual forma, permitirán que el PT aumente en 128% la subvención mensual que recibe del Senado, pues pasa de un ingreso mensual de dos millones 681 mil pesos por tener siete senadores, a seis millones 128 mil pesos mensuales por contar, ahora, con 16 integrantes; es decir, 49 millones 24 mil pesos en lo que resta del año, de los cuales, según los propios senadores consultados, la mitad va al presidente nacional del PT, Alberto Anaya; una cuarta parte al movimiento de Andrés Manuel López Obrador, dirigente de Morena, y sólo una cuarta parte se queda en el grupo.

Los senadores Miguel Barbosa, Humberto Fernández, Fidel Demédicis, Lorena Cuéllar, Luz María Beristain, Zoé Robledo, Rabindranath Salazar, Mario Delgado y Benjamín Robles se pasaron al PT; sólo Demédicis, Luz María Beristain y Lorena Cuéllar se mantienen como perredistas, aunque la presidenta nacional del PRD, Alejandra Barrales recordó que el trabajo activo con otra fuerza política implica la expulsión del partido.

De esta forma, Manuel Bar-tlett será el líder de una bancada en la que Miguel Barbosa será un integrante más, aunque anoche dijo que si bien se ajustarán a la dinámica petista, se mantendrán como frente legislativo, con Raúl Morón y Alejandro Encinas, quienes no quisieron trabajar con el PT.

El 1 de marzo de 2016, Excélsior dio a conocer que Andrés Manuel López Obrador le pidió a Manuel Merino, suplente de Adán Augusto López Hernández, se pasara al PT, ante la salida de Martha Palafox, quien competía por otro puesto de elección popular, y, así, evitar la desaparición del grupo de Bartlett, lo que generó un pleito público entre Barbosa y éste.

Este diario informó que el 3 de marzo, “Manuel Bartlett le exigió a Miguel Barbosa que deje de ‘pepenar’ senadores, incluso lo llamó ‘pepenador Barbosa’ y ‘mi querido paisano tehuacanero’; mientras Barbosa le respondió de inmediato que ‘deje de chillar; todos los días se disuelve su bancada y corre a chillar a Morena y desde ahí se la recomponen’”.

A partir de hoy, en que el Senado tratará la elección del Fiscal Anticorrupción, Bartlett Díaz y Barbosa Huerta comenzarán a trabajar juntos y dejarán atrás este episodio de confrontación por la membresía de senadores.

Pero también ésta es la segunda vez que el PT logra un crecimiento legislativo gracias al PRD. En octubre de 2006, cuando el PRD en el Senado era coordinado por Carlos Navarrete, pasó a Josefina Cota, Rosario Ibarra y Francisco Javier Obregón a la bancada de Alberto Anaya y Alejandro González Yáñez, únicos petistas que llegaron al Senado. Cuando Josefina Cota se salió del grupo parlamentario, Ricardo Monreal lo rescató; dejó la vicecoordinación de los perredistas y se convirtió en coordinador de los petistas.

Este nuevo episodio en la confrontación interna de los perredistas, que llevó a nueve de sus exmilitantes a trabajar ahora con el PT, se detonó porque la Junta de Coordinación Política anunció al pleno, vía la Mesa Directiva, que había cambios en comisiones y Luz María Beristain, integrante del grupo de Barbosa, deja de ser secretaria de la Comisión de Administración del Senado, que tiene la responsabilidad de decidir junto con la Mesa Directiva los gastos de la Cámara, que este año tiene cuatro mil 500 millones de pesos, y esa posición la ocupará Alejandra Barrales.

Miguel Barbosa aseguró que esta decisión rompió el acuerdo que tenía con el líder de los priistas, Emilio Gamboa, y el coordinador de los panistas, Fernando Herrera; por eso, los perredistas se van al PT, para quitarle a Barrales la posición que logró. Culpó al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y al líder nacional del PAN, Ricardo Anaya, por la decisión asumida por los experredistas.

Ahora, el PT se ve fortalecido, lo que contrasta con la posición que tuvo en 2015, cuando perdió su registro como partido a nivel nacional, mismo que recuperó tras la elección extraordinaria en el distrito 01 de Aguascalientes.

Cisma

El pasado 29 de marzo, 12 senadores dejaron la bancada del PRD, por lo que el grupo se quedó con ocho integrantes.

Esto luego de que el Comité Ejecutivo Nacional del PRD, encabezado por Alejandra Barrales, destituyera a Miguel Barbosa por expresar públicamente su apoyo para Andrés Manuel López Obrador, rumbo a 2018, aunque, finalmente, fue Barbosa quien renunció a la bancada y, después, a su militancia en el sol azteca.

El rompimiento de senadores del PRD con el grupo parlamentario y, algunos, con el partido, inició con el apoyo de Miguel Barbosa a AMLO.

El pasado lunes, senadores perredistas y experredistas, entre ellos Miguel Barbosa, participaron en un acto de campaña de Delfina Gómez, candidata de Morena al gobierno del Edomex.

Excelsior

Dejar respuesta