Acuerdos y desacuerdos

0
50

El Juglar de la Red

Por Rafael Cano Franco

La etnia yaqui, sin ser necesariamente muy representativa en cuanto al número de votos que pueden aportar en una elección, sabe el enorme impacto que tienen sus acciones en contra de algún gobierno.

Son hábiles negociadores porque su reputación de “indomable” los catapultó a una posición donde la imagen pública que tienen los convirtió en víctimas y ellos saben capitalizar a su favor esa situación.

Los agrotitanes de Cajeme siempre se han sentido orgullosos de la defensa que hicieron ante Guillermo Padrés del agua del Río Yaqui, pero fueron las acciones de la etnia, de bloquear la carretera de Cuatro Carriles en el poblado de Vícam, la que atrajo la atención de los medios nacionales y la que exhibió la inconformidad existente en el sur de Sonora.

Durante casi tres años mantuvieron el bloqueo que los convirtió en foco de atención de otros actores políticos, como el caso del ex gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez (Malova), quien viajó hasta Vícam para solicitarles dejaran pasar camiones con hortalizas del campo sinaloense con destino a la frontera; al quedar varados los camiones por largas horas en el bloqueo, muchos de sus productos agrícolas se perdían y el costo fue millonario.

Incluso, durante la campaña electoral, una visita no autorizada a la etnia por parte del candidato panista, Javier Gándara, fue motivo para que los voceros yaquis salieran a declararlo “enemigo público número uno” de la etnia.

El golpe en la imagen pública fue severo y ampliamente publicitado.

Con Claudia Pavlovich en el gobierno de Sonora, las relaciones mejoraron notablemente, eso se sintió de inmediato porque la etnia levantó el bloqueo carretero, lo cual se logró mediante un acuerdo donde se incluyó realizar obras públicas, mejorar las condiciones educativas y médicas entre los yaquis, atender rezagos en materia de agua potable y drenaje.

La luna de miel fue relativamente corta, no por incumplimiento gubernamental en los acuerdos pactados; la construcción de un gasoducto que debía pasar por territorio yaqui derivó en conflictos monetarios, primero con la empresa Ienova y luego con el propio gobierno federal y el de Sonora.

Esa situación se convirtió en violencia entre comunidades yaquis e incluso en asesinatos entre miembros de la misma tribu; pero a la par, algunos gobernadores yaquis abrieron las puertas para que bandas de “huachicoleros” “ordeñaran” el oleoducto que pasa por sus tierras, hasta que por las condiciones de inseguridad se presentó una explosión que descubrió la sociedad entre los criminales y autoridades yaquis.

Derivado de ese conflicto y alegando desatención de la parte gubernamental, la etnia volvió a bloquear la carretera, en esta ocasión a la altura de la comunidad de Esperanza. Ahí se mantuvieron hasta que el pasado martes, el secretario de gobierno Miguel Ernesto Pompa Corella, logró llegar a acuerdos para que levantaran el “tapón” carretero.

Pero los acuerdos duraron poco más, poco menos, 12 horas; a las 2 de la mañana del miércoles, la etnia volvió a ubicarse en el mismo lugar y bloqueó el tránsito de vehículos.

El acto de rebeldía no tiene un antecedente de que la parte gubernamental hubiera fallado en alguno de los puntos y menos cuando ni siquiera trascurrió un día de levantar el bloqueo en la zona.

Pero hay algo que no debe soslayarse y es la actitud ladina de la propia etnia; en no pocas ocasiones, uno de los tantos grupos que confluyen al interior de la tribu Yaqui se pone de acuerdo con el Gobierno para no continuar con un acto de protesta y su lugar es ocupado de inmediato por otro grupo que pide lo mismo y reclama negociación.

En condiciones como esa, el conflicto nunca se acaba y para los negociadores del gobierno, aquello es un ciclo interminable donde siempre van en condiciones desventajosas para la negociación.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- Desde el interior de la Secretaría de Educación y Cultura (SEC) salió el rumor de que este 1 de noviembre, “Día de Todos los Santos”, llegaría el nuevo titular de esa dependencia, la más grande del gobierno de Sonora.

La especulación cita que sería Miguel Pompa el encargado de asumir esa responsabilidad y la apuntalan señalando que en las últimas semanas el contacto constante entre Miguel Pompa y Ernesto de Lucas obedece a que ambos intercambian cartitas sobre asuntos pendientes o temas candentes en la SEC, a donde iría “El Potrillo” y la Secretaría de Gobierno, a donde arribaría “El Pato” de Lucas.

2.- El empresario Ricardo Bours Castelo no quita el dedo del renglón y asegura que será candidato al gobierno de Sonora el 2021; puede ser que la candidatura la obtenga postulado por el PRI, pero en caso de que ahí se le cierren las puertas, algo que ya augura, entonces buscaría otra opción partidista e incluso podría hacerlo como Independiente.

Ricardo Bours, hay que decirlo, es una de las dos figuras al interior del PRI que podría ser Candidato –el otro es Ernesto Gándara Camou, quien tiene mayor presencia y liderazgo en Sonora–; y es que en Palacio de Gobierno no se olvida que Bours Castelo fue uno de los orquestadores de la campaña que hicieron contra los candidatos del PRI en Cajeme en el proceso electoral pasado.

Sin llegar a traicionar de manera abierta, el impulso que dieron a Abel Murrieta para contender en la interna y el enojo manifiesto cuando no ganó, los llevó a una operación subterránea en contra de Emeterio Ochoa, un pésimo e impreparado candidato, que terminó dejando al PRI en la lona; pero donde el clan Bours Castelo también tiene responsabilidad.

3.- Coincido con aquellos colegas periodistas que han señalado lo inapropiado de cuestionar el tamaño de zapatos que utiliza la alcaldesa de Hermosillo, Célida Teresa López Cárdenas; el asunto no solamente es nimio y sin importancia, son solamente ganas de incomodarla con banalidades.

A Célida López se le deben cuestionar aquellas decisiones o acciones que nos afecten como hermosillenses y se le debe reconocer lo que haga bien; juzgarla por la ropa, calzado o accesorios que utilice en su vestimenta no solamente es una simpleza, también es un argumento muy pobre para calificarla como gobernante.

Otros Juglares:

–“Las niñitas, estas pendejas, que están paradas viéndome cómo hablo, no las necesito. Que vengan a decir ‘es que está de malas’… ¡Cómo no quieren que esté de malas! ¡Claro que me enojo! Todos se hacen pendejos. Ya hay otras que son las mismas pendejas, la Isabela y la (inaudible)”.

Extracto de un audio donde el diputado de Morena y Coordinador de la Comisión de Cultura, Sergio Mayer, se muestra alterado y discute con su equipo de colaboradores, pero también con mujeres que acudieron al evento y luego muestra molestia con dos niñas quienes le reclaman su mal carácter, con el cual se presentó ante ellas.

Gracias por su atención, hasta el viernes si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR

También nos puede escuchar a través de la frecuencia de Radio Sonora (94.7 FM) de lunes a viernes, en horario de 13:00 a 15:00 horas en la Segunda Emisión de Noticias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here