Echarse la bolita de la inseguridad

0
27

El Juglar de la Red

 

Por Rafael Cano Franco

Luego de los hechos violentos en Caborca, con los 11 cuerpos sin vida que dejaron a un lado de la carretera internacional, se dejó venir una andanada de cuestionamientos a la gobernadora Claudia Pavlovich por no emitir pronunciamiento alguno respecto de esos hechos.

Los apologistas y voceros de la 4T en Sonora, dicen que el Gobierno del Estado no da la cara; esos mismos señalamientos se replican para hechos de violencia que ocurren en Chihuahua, donde se pide a Javier Corral que salga a dar la cara o en Guanajuato donde le exigen al Gobernador actúe con mayor premura ante la violencia que se viven en comunidades como Celaya o León.

No se puede negar que los gobernantes son omisos en dar declaraciones y emitir explicaciones, pero en cierto sentido hay una lógica: son delitos del orden federal, con la delincuencia organizada como actora principal y salir a dar opinión significa que deben “patear el pesebre presidencial” y lo menos que quieren es entrar en conflicto con el gobierno federal.

Pero no está de más señalar que, por ejemplo en el caso de Caborca, versiones de ciudadanos y periodistas coinciden en señalar que fueron las corporaciones policiacas estatales los primeros respondientes ante los ataques del fin de semana; también existe coincidencia en decir que el destacamento de la Guardia Nacional fue omiso en responder a pesar de que los hechos sucedieron muy cerca de su cuartel, de hecho se cita que corrieron a esconderse.

Caborca es un municipio gobernado por Morena, ahí existe una corporación municipal, hay un destacamento de la Policía Estatal, también hay un cuartel de la Guardia Nacional y otros de soldados de la Secretaría de Defensa Nacional; resulta curioso que salvo la Policía Estatal ninguna otra instancia de seguridad pública hubiera salido a los operativos de control o contención de los grupos criminales que avasallaron a la población.

¿Qué tan mal no andarán las cosas en Caborca? El alcalde Librado Macías declaró a una estación de radio nacional que él no tiene el control de la ciudad y que son diferentes grupos de criminales, a los cuales no quiso señalar de manera directa, los que se han apropiado de la plaza y hacen a sus anchas.

Es cierto que por proximidad, lo sucedido en Caborca, la balacera en la entrada del exclusivo fraccionamiento “La Jolla” en Hermosillo –donde vive la familia de Alfonso Durazo–, los balazos y asesinatos de Empalme, la violencia en Cajeme y otros casos que suceden en Sonora, conllevan una responsabilidad para la gobernadora Claudia Pavlovich, pero no debe olvidarse que la inseguridad pública creció exponencialmente en Sonora a partir de ciertos hechos, donde fue el Presidente López Obrador y no la gobernadora Claudia Pavlovich, quien mandó un claro mensaje de impunidad a los grupos criminales.

Aquí los voceros de la 4T y del gobierno federal, urgen a Claudia Pavlovich a emitir una postura; pero también olvidan que el presidente López Obrador daría su versión de los hechos, con un análisis detallado el próximo miércoles.

Es decir, si al Gobierno Federal no le resulta urgente emitir una postura y manda todo para otro día, la gobernadora Pavlovich tampoco va a decir algo ahora que pueda “contrapuntearla” con lo que va a informar el Presidente.

Si algo ha demostrado la gobernadora Claudia Pavlovich es saber mantener una línea institucional y de comunicación con el gobierno federal; no se pelea con el Presidente y tampoco asume posturas belicosas, por el contrario ha llevado la fiesta en paz para poder tener interlocución con el propio AMLO y los integrantes de su gabinete.

La crítica a Pavolvich Arellano, de que no sale a informar de hechos delincuenciales del orden federal, más parece una trampa para hacerla caer en la crítica al presidente López Obrador por la indolencia con la cual opera los temas de seguridad pública en Sonora, que un auténtico deseo de conocer su postura.

Lo cierto es que la inseguridad pública sigue siendo una materia donde los tres niveles de gobierno quedan mucho a deber, cada cual con el porcentaje que les corresponde.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- Pues hubo una gran alharaca sobre las personas detenidas con armas largas a la entrada del exclusivo fraccionamiento “La Jolla”, luego de que realizaron detonaciones en el lugar, pero simplemente nada se informó y menos se emitió un documento a los medios de comunicación con los datos de los detenidos y las fotos de las armas decomisadas.

Ahora, sí hubo detenidos y llevaban armas largas, pero cuentan las malas lenguas que al parecer uno de ellos era un joven “travieso”, de esos a los que “no se les quiere arruinar la vida”, y por ello simplemente le dieron una regañada y lo mandaron de regreso a su casa con todo y las armas.

Una deferencia de esa naturaleza no se le concede a cualquiera; se requiere tener familiares con un alto perfil y un gran nivel de influencia.

Pensar que a “los macheteros” les disparan.

2.- Al secretario de Salud, Enrique Clausen Iberri lo traían de bajada con la publicación de noticias falsas donde lo involucraban. Por ello decidió justificar ante la opinión pública su decisión de presentar ante la Fiscalía General de Justicia de Sonora una denuncia penal para dar con los responsables de todas esas “travesuras” editoriales en su contra.

Entre lo más destacado que señala es un fotomontaje que se hizo en la versión digital de “El Imparcial”; también su cuenta de Twitter fue alterada y ahí presentaron otro fotomontaje donde se decía que había resultado positivo a Covid-19, lo cual es falso.

La gota que derramó el vaso fue un documento apócrifo, supuestamente expedido por el laboratorio del Hospital Cima donde se indica que Clausen Iberri dio positivo a una prueba antidoping, pero resulta que esa prueba nunca se la realizó.

Y como a Enrique Clausen no le gustó lo trajeran de “bajada” optó por presentar esa denuncia para que busquen a quienes el calificó como “responsables de estas perversidades”.

3.- La empresa Consulta Mitofsky y el periódico “El Economista”, vienen realizando una evaluación diaria de la popularidad del presidente López Obrador –Tracking poll, le llaman los expertos—y resulta que tiene dos semanas presentando los peores resultados de aprobación popular en lo que va de su gobierno.

De hecho, en el estudio publicado el lunes 22 de junio, López Obrador alcanzó por décima tercera vez consecutiva su puntos histórico más bajo, tiene el 46.1 por ciento de aprobación contra un 53.5 por ciento de rechazo.

Desde abril del 2019 que se da seguimiento diario a la popularidad del Presidente, cuando tenía un 67 por ciento de aprobación, a los 46.1 puntos porcentuales que tiene ahora, estamos hablando de una caída de poco más de 20 puntos, cada punto equivale a poco más de un millón de personas, eso quiere decir que aunque la caída es sostenida, todavía tiene un enorme colchón de seguidores.

Otros Juglares:

–“Creo que no me equivoco al afirmar que el número de muertes y casos nuevos que nos ha reportado el Secretario de Salud este viernes y sábado a todos no dejó impactados: en sólo dos días se confirmaron más de 700 nuevos casos y se registraron 60 fallecimientos, sesenta hombres y mujeres que perdieron la batalla frente a este virus.

–“Ellos y el número creciente de sonorenses que está requiriendo hospitalización no nos permite cruzarnos de brazos, ni al gobierno ni a los ciudadanos”.

Lo dijo la gobernadora Claudia Pavlovich al señalar que se llegó al momento donde no se puede ser apático a las medidas de prevención para evitar contagios de coronavirus e hizo un llamado a que ciudadanos y gobierno asuman la corresponsabilidad en la batalla contra esta pandemia.

Gracias por su atención, hasta el miércoles si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here