El INSABI es un gran fracaso

0
139

El juglar de la Red

 

Por Rafael Cano Franco

Eliminar el seguro popular fue un objetivo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador; alegó siempre que era un barril sin fondo y que había corrupción en su operación de ahí que se debía desaparecer y darle paso a una nueva figura que realmente ayudara a la gente más pobre sin la sombra de “manoteo” del dinero.

En términos sociales, el seguro popular fue un acierto del gobierno de Vicente Fox, su forma de operación abarató los servicios de salud público; fue extensivo en todo el país representó frenar la sangría que tenían algunas entidades en sus servicios de salud.

La cobertura en los servicios de salud también fue generosa y llegó a cubrir más del 97 por ciento de las enfermedades más comunes en México, particularmente aquellas de gran costo para las familias como los tratamientos contra el cáncer.

Al paso de los años, el seguro popular fue convirtiéndose en un auténtico instrumento de socorro para las familias y por su esquema de operación financiera permitió la mejoría en la calidad de los servicios de salud.

Seguramente hubo actos de corrupción, eso no puede negarse, pero fueron más los beneficios que generó y fue tal su aceptación que cada vez registró a más personas inscritas.

Con la llegada de la 4T al poder se esperaba que el esquema operativo y financiero del seguro popular mejorara de manera notable, al final de cuentas se trataba de un programa cuyo impacto directo se reflejaba en la salud de los sectores más desprotegidos, pero resulta que no fue así.

El gobierno federal no solamente desapareció el Seguro Popular y en su lugar presentó el proyecto del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) bajo la consigna de que los servicios de salud serían más económicos, habría medicamentos gratuitos y la atención en los hospitales públicos elevaría su calidad.

Mientras que el presidente López Obrador anunciaba servicios médicos gratuitos para 69 millones de mexicanos, la Secretaría de Salud (SSA) lo contradijo al señalar que Insabi y los hospitales federales que brindan atención de muy alta especialidad están sujetos a cobrar cuotas de recuperación.

Y así lo hicieron: comenzaron a cobrar cuotas de recuperación por servicios médicos de tercer nivel.

Otro de los beneficios que el Insabi no ha podido cumplir fue el anuncio de que sin necesidad de afiliación, las personas con necesidades de atención médica solo debían presentar su credencial de elector, la CURP o el acta de nacimiento y con ello recibirían la atención de salud requerida.

Eso no ha resultado del todo verdadero; los beneficiarios de este programa enfrentan problemas para registrarse y obtener las consultas gratuitas de los especialistas que les ofrecieron.

El caso más notorio es el de los enfermos de cáncer; pero incluso la atención de partos, cubiertos totalmente por el seguro popular, también enfrentan ahora el pago de cuotas de recuperación y que llegan a ascender a los 20 mil pesos, algo que sale totalmente de la capacidad de las familias de escasos recursos.

La accesibilidad universal a servicios de salud tampoco se ha cumplido para quienes no tienen servicios médicos en el IMSS o el ISSSTE, los 13 institutos y los hospitales federales deberían brindar atención médica a las personas que llegaran vía Insabi, pero resulta que eso no es una realidad porque no están recibiendo nuevos pacientes.

La situación de la operación tampoco es clara, al momento no existe un esquema claro y aceptado para distribuir los recursos para dar servicio médico en los estados, tampoco se ha presentado un plan de salud para conocer el presupuesto que va a manejar el Insabi y eso determinó la inexistencia de un plan para repartir el dinero entre estados y municipios.

De todo lo anterior queda claro que el sistema nórdico de salud que anunció con bombo y platillo el gobierno federal es una quimera que solamente genera perjuicios a los más pobres.

Podrán mejorar las condiciones del Insabi en el futuro, pero la afectación que hoy padecen muchos enfermos no solamente es una irresponsabilidad, también es un acto criminal.

El que porfía mata venado

Desde que llegó  a la alcaldía de Hermosillo, Celida Teresa López Cárdenas estuvo en contra de la concesión del alumbrado público alegando un contrato “leonino” que afectaba seriamente las finanzas del Ayuntamiento al comprometer sus fuentes de ingresos más importantes.

Las primeras andanadas en contra de la concesión de alumbrado público de la alcaldesa López Cárdenas se centraron en señalar que era un acto de corrupción donde empresarios locales resultaron beneficiados y señalando directamente a Ricardo Mazón Lizárraga como el “ganón” del negocio.

La realidad es que a pesar de ofrecer presentar pruebas, Celida López nunca las tuvo en su poder, pero además el mismo Mazón Lizárraga se encargó de desmentirla y dejar en claro que nada tenía que ver con el servicio de alumbrado público.

El discurso cambió y el nuevo argumento utilizado fue el de lo lesivo que resultaban los pagos a la empresa “ConLuzHMO” y la forma en la cual estaban comprometidas las finanzas municipales.

Durante el año pasado el Ayuntamiento de Hermosillo no hizo pago alguno a la empresa y eso determinó que en noviembre la empresa anunciara que dejaba de prestar el servicio, pero también aclaró que existía una deuda que el gobierno municipal debía liquidarles.

Hay que decirlo, desde que se hizo el cambio de luminarias fue notoria la diferencia en la calidad del servicio, al grado de que fue calificado como el mejor que brindaba el Ayuntamiento; la empresa instaló 60 mil luminarias tipo led, pero además también ordenó el sistema eléctrico, redujo el consumo de energía eléctrica, cambio centros de carga y paulatinamente fue viéndose la mejoría.

Sin embargo, Celida López no cejó en su empeño de cancelar la concesión y volver a darle al Ayuntamiento la responsabilidad de la atención y mantenimiento del alumbrado público.

Este lunes va a anunciar que logró la cancelación, es un gran logro para ella porque a fuerza de tozudez logró su propósito; no se le puede negar que finalmente ganó la batalla y con ello consiguió “liberar” las finanzas municipales.

Sin embargo, todo parece un espejismo.

Es cierto, se va a cancelar el contrato con la empresa “ConLuzHMNO”, pero eso no significa se va a tener una mayor disponibilidad de recursos; durante el 2019 no se hizo pago alguno y eso implicaría un “ahorro” a las finanzas municipales, pero resulta que el dinero destinado a esos pagos nadie sabe a dónde fue a parar.

También es evidente que el servicio de la empresa es notoriamente superior al que brinda la dirección de Alumbrado Público del Ayuntamiento, pero además al paso del tiempo las luminarias led va a ir desapareciendo para dar paso a los antiguos focos que eran poco eficientes, mal alumbraban y a veces prendían y a veces no.

Hay que ver ahora la negociación, se menciona de manera extraoficial un pago a la empresa de 600 millones de pesos, una suma de dinero de la cual carece el Ayuntamiento de Hermosillo; si la negociación implica pagarlo en este gobierno municipal será difícil para el Ayuntamiento y si los pagos se difieren al futuro entonces solamente se estará pateando el bote para que el problema lo atiendan otros gobiernos municipales.

Lo que no se puede negar es que la alcaldesa Celida López Cárdenas logró el objetivo de cancelar la concesión, veremos ahora si eso resulta tan positivo como ella nos ha dicho.

Un poquito de “Abelandia”

Como todos los años, la reunión para celebrar el cumpleaños de Abel Murrieta fue el gran evento político que se pronosticó; no solamente por la presencia de Ricardo Bours Castelo y su fuerza política, también porque acudió Ernesto “El Borrego” Gándara quien logró acaparar reflectores, sobre todo cuando platicó con Eduardo y Ricardo Bours.

Figuras políticas de todo el estado, algunas muy desgastadas y otras que pretenden emerger, se dieron cita en el evento; la presencia de algunos fue un mensaje de que todavía aspiran; pero también hubo ausencias notorias.

Por ejemplo, a un evento de esta naturaleza se esperaba que acudiera el dirigente nacional de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, particularmente porque Ricardo Bours es uno de los aspirantes de ese partido que “destapó” el veracruzano, pero no hay evidencia de su presencia.

Tampoco existe evidencia de la asistencia de Carlos León, dirigente estatal de MC y eso deja en claro la fuerza y control que todavía tiene en ese partido, Dolores del Río.

Por lo demás fue un gran evento, como siempre sucede.

Otros Juglares:

–“Hasta ahora lo que dijeron que iban a hacer no lo hicieron, que era reunir todo en un mismo paquete. El IMSS seguirá asistiendo a sus derechohabientes, el ISSSTE a los suyos y Pemex a los suyos. Entonces la primera gran mentira es que no hay un sistema nórdico y unificado de salud”.

Lo dijo el diputado del PAN, Jaime Ramírez Barba al declarar que el inicio operativo del INSABI no cumple lo ofrecido  y tiene más lagunas que certezas en sus sistemas de operación.

Gracias por su atención, hasta el martes si Dios quiere. ¡¡¡Salud!!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here