El “tuit” que puso de rodillas a la 4T

0
108

El Juglar de la Red

Por Rafael Cano Franco

En el libro “El Arte de la Guerra”, Sun Tsu marca claramente que un líder de ejércitos exitoso es aquel “quien gana la batalla sin necesidad de pelearla”; eso significa que al llegar al campo donde se librara el desafío su rival ya va derrotado de antemano, sea por temor o por desconocer el campo donde habrá de pelearse.

Algo así acaba de suceder con el gobierno mexicano en su fallido intento por defender la soberanía y la dignidad de nuestro país ante las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien con un mensaje de Twitter amenazo con  aplicar un 5 por ciento de aranceles a los productos mexicanos que van al mercado norteamericano.

El equipo negociador mexicano llegó a la Capital de Estados Unidos con toda la información referente a las implicaciones comerciales que tendría aplicar aranceles a los productos mexicanos, pero eso era solamente el amago y muchos dudan hubiera cristalizado, sobre todo por la oposición que existía en las dos Cámaras y entre los gobernadores; en lugar de tratar el tema de aranceles fue el problema de los migrantes centroamericanos, que utilizan a México como corredor para llegar al vecino país del norte, el que se trató en la mesa de negociaciones.

Las negociaciones entre México y Estados Unidos, jamás incluyeron el tema de los aranceles; ese asunto desapareció casi de inmediato, lo que sí se planteó es el compromiso del gobierno mexicano para convertirnos en “Tercer País Seguro”, lo cual va en relación directa con el tema migratorio y que nos obliga a brindar asistencia humanitaria y asilo político a todos aquellos que deseen llegar a Estados Unidos por nuestro territorio.

Eso significa un desembolso millonario para el gobierno de México, en términos presupuestales

Curioso, pero antes de iniciar las negociaciones, la postura del gobierno de México, expresadas por el presidente López Obrador y por el Secretario de Relaciones Exteriores, iban en el sentido de que México no estaba en condiciones de convertirse en “Tercer País Seguro” y era una propuesta que no se aceptaría.

Pero resulta que sí se aceptó y a pesar de esa derrota, todavía el gobierno de México se atrevió a festinar que había conservado la dignidad y negociado de igual a igual con sus homólogos de Estados Unidos.

Ser “Tercer País Seguir” se resume así: cuando una persona abandona su país para solicitar asilo en otro, este segundo país puede negarse a recibirlo (que sería Estados Unidos) y lo remite a un tercer que considera puede darle las mismas atenciones (papel que ahora jugará México), ahora hay condiciones mínimas que deben cubrirse y que están garantizadas por la Convención de Ginebra de 1951:

La principal es garantizar a los solicitantes de asilo no ser retornados a su país de origen y con ello se garantiza el principio de “no devolución”, eso obliga a darle al migrante condiciones de vida digna en ese “Tercer País Seguro” mientras se resuelve su solicitud de asilo en la nación a la que desea llegar.

En este punto se les debe garantizar derecho a vivienda, seguridad social, servicios médicos, empleo y educación, además del derecho a la reunificación familiar; esas condiciones no se las garantiza el Gobierno Federal a los mexicanos y ahora tendrá que ser candil de la calle y oscuridad de la casa, otorgando esos derechos a migrantes extranjeros, cuyo número supera ya los 50 mil en nuestro país.

Cuando Turquía firmó un acuerdo para ser “Tercer País Seguro”, la Unión Europea le entregó 6 mil millones de dólares para financiar ese programa; México no recibió nada y ahora tendrá que financiar ese gasto con sus propios recursos y no solamente eso, deberá apoyar a los estados fronterizos del norte, que es donde más migrantes se concentran pero ni siquiera saben cómo deberán hacerlo.

Las voces adeptas al régimen festinan el nuevo acuerdo como un triunfo de la diplomacia mexicana; la realidad es una gran derrota y por ello no había nada que celebrar en la concentración política en Tijuana, a donde acudieron gobernadores y funcionarios no para celebrar, más bien para congraciarse con el Ejecutivo Federal.

Durante su campaña política, el ahora presidente de Estados Unidos, Donald Trump aseguró que se construiría un muro en la frontera y que México iba a pagar su edificación; ahora vemos que no solamente tiene su muro, además nos convirtió en los vigilantes del mismo y sin costo para ellos.

Ganó su batalla sin necesidad de pelearla y aquí en México todavía hay quienes creen que bajarse los pantalones es una actitud digna y ganadora.

Pero hay más acuerdos que todavía no se conocen y no son precisamente de gran beneficio para México.

Morena pierde fuerza

La elección del domingo 2 de junio, cierto es que dieron a Morena dos gubernaturas, pero también se demostró que en términos efectivos ese partido perdió el 65 por ciento de los votos que obtuvo comparativamente a la elección de junio del 2018, cuando López Obrador y los candidatos de la alianza “Juntos Haremos Historia” arrasaron.

Ahora, en todas las elecciones, sean estatales o municipales, no hay una sola donde Morena hubiera ganado votos o estuviera cerca de los sufragios obtenidos en 2018; en el mejor resultado, Baja California, Morena perdió el 14 por ciento de los votos en la elección a gobernador. Hay casos, como Aguascalientes donde de un 47 por ciento que logró el año pasado, en la elección del domingo 2 de junio apenas llegó al 24 por ciento, una caída de 23 puntos porcentuales.

En la elección de Puebla, sin los votos de los partidos aliados el PAN obtuvo 412 mil 19 votos contra 383 mil 135 de Morena, es decir la victoria corresponde adjudicársela al PVM y al PT; pero quizá el caso más patético es Durango, donde Morena apenas obtuvo el 8.98 de los votos que comparado con el 44.26 del 2018 es una caída de 33 puntos porcentuales.

Lo anterior tiene dos explicaciones: por un lado la importancia que tiene la figura de López Obrador en las boletas electorales y lo que su imagen representa para Morena y sus candidatos; pero también evidencia la carencia de estructuras partidistas.

Morena, en lugar de solidificar su posición de partido en el gobierno con la creación de cuadros y estructuras operativas electorales lo que viene haciendo es dinamitarlas y además ejerce un enorme canibalismo político al interior.

Sonora es un claro ejemplo de como las malas asesorías llevaron a Morena a perder su fuerza en el Congreso del Estado, pero también es evidente el desaire que le hacen algunas figuras políticas, como la alcaldesa de Navojoa, Rosario Quintero quien no deja de repetir que ella ganó por méritos propios y no por el impulso que le dio Morena.

El mensaje que mandan a diario es el de la desunión, la falta de liderazgo, los pleitos internos, la ignorancia para atender sus responsabilidades y la inexistencia de un trabajo eficaz para construir estructuras electoralmente confiables.

De seguir así, serán una breve anécdota en la historia electoral de Sonora, así como lo fue en su momento el PRD.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- Si yo fuera la gobernadora Claudia Pavlovich, estaría muy preocupado por el acuerdo con Estados Unidos para que México sea “Tercer País Seguro” porque de manera directa ese tratado incide directamente en la entidad, que por el solo hecho de estar en la frontera nos ubica como receptores de migrantes centroamericanos.

Ya de por sí, el Gobierno de Sonora enfrenta serios problemas financieros y con la carga de tener que brindar asistencia médica, vivienda, educación, empleo y garantizar otros derechos a los centroamericanos que Estados Unidos regrese por nuestras fronteras, pues entonces el panorama se complica mucho más.

Al momento no hay ningún programa o partida presupuestal que el gobierno federal destine a los estados fronterizos del norte –si hay asomos de respaldo para los estados de la frontera sur– para cumplir ese compromiso con Estados Unidos y si pretende dejarle el paquete a los gobiernos estatales, lo único que se va a conseguir es inundar las calles de migrantes en condiciones de miseria, lo cual genera inseguridad pública y mendicidad.

2.- Sonora era un estado tranquilo y en paz, el más seguro de la frontera norte se presumía, pero la ola de violencia que azota en municipios como Hermosillo y Cajeme ya es intolerable y un pésimo referente en torno a la promoción económica, por eso ya perdimos ese título de ser los más seguros.

Ya de por sí la economía mexicana tiene malos pronósticos por las pésimas decisiones del gobierno federal y eso afecta las inversiones, la ola de inseguridad y los asesinatos públicos dejan la sensación de que falta autoridad y una estrategia definida para contener a los grupos criminales y de paso son un factor para alejar inversiones.

Lo peor, no se ver una estrategia coordinada para atacar el problema y solamente se oyen declaraciones y anuncios, pero nada de acciones específicas y menos resultados.

Otros Juglares:

–“Es necesario iniciar un diálogo con el presidente de la República y funcionarios federales, a fin de conocer las bases, programas o fondos federales, que se canalizarán para brindar apoyo extraordinario a los estados, para enfrentar la situación migratoria, derivado del acuerdo establecido entre México y Estados Unidos”.

Lo dijo la gobernadora Claudia Pavlovich al asegurar en Tijuana, Baja California, que son tiempos de unidad en el país y se mostró confiada en que se iniciará un diálogo con el gobierno federal para establecer las bases sobre las cuales se atenderá la situación de estados fronterizos, derivados de aceptar ser “Tercer País Seguro”.

Gracias por su atención, hasta el martes si Dios quiere. ¡¡¡Salud!!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR

También nos puede escuchar a través de la señal de Radio Sonora (94.7 FM) de lunes a viernes, en horario de 13:00 a 15:00 horas, en la Segunda Emisión de Noticias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here