El uso político del semáforo epidemiológico

0
42

Se ha vuelto una constante para el presidente Andrés Manuel López Obrador decir que la pandemia fue “domada”, que la “curva se aplanó”, que podemos salir a nuestras actividades cotidianas y que nada debemos temer porque el sistema de salud está preparado para atender a quienes se enfermen de coronavirus.

La realidad es muy diferente a como nos la pintan las autoridades federales, pero no les queda más que mentir con sus datos para tratar de paliar los efectos negativos que la pandemia ha generado en la imagen del Presidente y la visión de incompetencia que se tiene de su gobierno.

Las mediciones de opinión de diversas casas muestran que siete de cada diez mexicanos consideran equivocada la estrategia que asumió el gobierno federal; también opinan que no se tomaron las medidas preventivas para evitar se saturara el sector salud y esos mexicanos tienen la certeza de que además de una mala atención en salud al coronavirus, eso se extendió a personas enfermas de otras causas que también fueron afectados porque nunca se les consideró al momento de reconvertir hospitales.

Pero para el presidente López Obrador y sus empleados en el sector salud, como el subsecretario Hugo López-Gatell, la pandemia es un excelente pretexto para hacer política y en ese punto han creado el semáforo epidemiólogico que sirve de poco a la sociedad, pero es muy útil para los fines políticos del presidente.

Desde que apareció el semáforo epidemiológico no hubo lógica en sus colores: estados en naranja que hervían de casos de contagios, otros en rojo pero con menos casos y un aparente control de la pandemia; de pronto los rojos pasaban al naranja sin una disminución de casos.

El semáforo epidemiológico se convirtió en un instrumento político: entidades con gobernadores “rebeldes”  a la 4T no salían de estar en rojo; el semáforo cambiaba para aquellos que se han mostrado “dóciles”, sin importar los casos de covid-19 que se detectaban a diario o dejando de lado la saturación hospitalaria.

Y es que mantener una entidad en rojo significa suspender actividades económicas, eso deriva en el cierre de empresas y por tanto en desempleo, todo eso incrementa la inseguridad pública al tiempo que incrementa la presión social y política para el gobernante.

Estar en semáforo rojo es tanto como estar castigado; eso lo entendieron los gobernadores del PAN –salvo el de Chihuahua, Javier Corral—quienes se organizaron y como medida de presión solicitaron la renuncia del subsecretario López-Gatell.

El semáforo también cambia a conveniencia del Presidente López Obrador; si hay gira presidencial por algún estado en rojo, se hace el cambio a naranja y eso abre la opción de visitar esa entidad sin violentar el semáforo.

Sonora es uno de esos casos; con más de mil casos detectados el fin de semana, con un centenar de muertos y con una de las letalidades más altas en el país, siendo el estado fronterizo con mayor incidencia de casos está en naranja porque el presidente visita la entidad a media semana y ese color justifica que pueda realizar su gira.

Es una gira que no puede posponerse pues presupone un evento político importante.

El motivo de la gira es atender temas de seguridad pública en Cajeme, se hace acompañar del secretario Alfonso Durazo Montaño y este a su vez es el delfín presidencial para la candidatura al gobierno de Sonora el 2021.

A pesar de la grave situación de salud, como la visita presidencial implica un eventual “destape”, eso determina que a pesar del incremento de contagios y los muertos que se acumulan, la gira se lleva a cabo con un semáforo naranja que solamente expone más a la sociedad porque avala movilidad, apertura de negocios de manera temporal, sin importar que para el lunes nos devuelvan a nuestra realidad que debe ser el rojo.

Mantener el semáforo en el color que más convenga a la 4T puede ser irresponsable, perverso y hasta criminal, todos sabemos que el único color que existe en el gobierno federal es que el Presidente López Obrador dice.

 

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- Si que le fue mal al senador Damián Zepeda Vidales con sus antiguos amigos dentro del “Padrecismo”, que no del PAN en Sonora, no hubo calificativo que no le endilgaran y todo porque emitió un comentario de apoyo para su compañero senador, el priísta Miguel Osorio Chong a quien se le armó un escándalo en redes sociales.

Roberto Romero López, Jorge Morales Borbón y Roberto Dagnino fueron los más severos críticos de la postura del senador Zepeda Vidales y hasta la reclamaron que no ayudara a “Memito” –el hijo de Guillermo Padrés, detenido al unísono que su padre—achacando la privación de su libertad, a Osorio Chong en su calidad de Secretario de Gobernación en la administración de Peña Nieto.

Coincido con quienes opinan que Damián Zepeda puede ser un auténtico “higadito”, pero también es verdad que aquellos que ahora denuestan en su contra deberían tener un poco más de vergüenza y menos cinismo para andar defendiendo lo indefendible.

 

2.- Tremendo “pachangón” que armó, y en plena pandemia, el delegado sindical de la maquiladora “Viktor”, Miguel Ángel Soria Zamora, en un local del fiestas por rumbos de San Pedro, a donde llevó grupo musical norteño para que amenizara el baile, invitó a más de 200 personas y todo para festejarse su cumpleaños.

Personal de Inspección y Vigilancia acudió al evento y como parte de la sanción se impondrá una multa superior a los 43 mil pesos, pero además le deberían hacer pasar la cuarentena en una celda en solitario al señor Soria Zamora y hacerlo responsable de cada caso de contagio que puede presentarse en los próximos días.

También hay que esperar la sanción que le imponga la CTM por promover ese tipo de festejos y con ello potencializar la posibilidad de contagios entre los asistentes.

Y ni que decir del lugar del evento, “Campestre Manantial”, también deben ser sancionados sus dueños por violentar las medidas sanitarias y prestarse a esos festejos que no pueden llevarse a cabo.

 

3.- En Hermosillo, la pandemia de coronavirus no da tregua al sector salud, el fin de semana –viernes, sábado y domingo—se registraron mil 47 casos y con ello llegamos a los 9 mil 335 casos en total en la Capital de Sonora, a eso deben sumarse los 213 casos del lunes, lo anterior indica que durante el fin de semana cada cuatro minutos un hermosillense se enfermó de Covid-19.

En esos tres días, solamente en Hermosillo han muerto 10 personas, pero en Cajeme es más aterrador el panorama porque con menor número de casos, la letalidad es mayor, el fin de semanas los muertos fueron 44, lo cual indica que su tasa de letalidad es mucho más alta que en el resto de Sonora.

Dado el incremento exponencial que se deja sentir, estamos inmersos en la parte más difícil de la pandemia. Todo después de la reanudación de ciertas actividades económicas no esenciales y de que los ciudadanos, con gran irresponsabilidad, relajáramos las medidas de protección personal.

 

Otros Juglares:

–“La Fiscalía General de la República ejercería la orden de aprehensión por delitos de carácter federal, específicamente por delincuencia organizada y robo de combustibles, en ese momento sería trasladado al penal del Altiplano, tanto el hecho de flagrancia como los elementos que tiene la carpeta de investigación de carácter federal son suficientemente sólidos como para garantizar la acción total de la justicia en contra de esta persona (José Antonio Yépez Ortiz, “El Marro”) que ha generado, según toda la información que tenemos, altísimos niveles de violencia en el estado de Guanajuato”.

Lo dij0o el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño al asegurar que los elementos que se tienen en contra del líder del cartel “Santa Rosa de Lima” son “sólidos” para encarcelarlo en el penal del Altiplano.

 

Gracias por su atención, hasta el miércoles si Dios quiere. ¡¡¡Salud!!!

 

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR también puede escuchar nuestra opinión en Facebook en Rafael Cano Franco “El Juglar de la Red”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here