Entonces ¿Qué fue verdad?

0
93

El Juglar de la Red

Por Rafael Cano Franco

Hace una semana que 31 millones de mexicanos fueron a votar por Andrés Manuel López Obrador para darle la Presidencia de la República, pero también para entregarle una mayoría total en el Congreso del Estado; fue una manifestación contundente de que el pueblo quiere un cambio de sistema y para que no haya excusas entregó todo el poder a una sola persona.

No se puede cuestionar la decisión soberana que tomaron los ciudadanos, sin embargo todo indica que no van a recibir lo que esperaban.

En menos de una semana quienes serán funcionarios en el gabinete presidencial han echado por tierra algunas promesas, por ejemplo: los gasolinazos no se acabarán; el avión presidencial no se va a vender; el Ejército seguirá en las calles, al menos tres años más; el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México no se va a mover de donde lo construyen; tampoco se dará amnistía a los delincuentes y las evaluaciones al magisterio van a continuar.

Más allá de incumplir esas promesas de campaña, es la realidad la que se impone, porque aunque haya anuncios que no nos gustan, como mantener el incremento de la gasolina de acuerdo al aumento de la inflación aunque pudieran quitarle los impuestos que la encarecen, esa decisión tranquiliza a los mercados.

No son esas promesas incumplidas las que nos deben preocupar, en todo caso son aquellas trascendentes las que realmente esperamos que cumpla: como acabar con la corrupción desde el primer día de gobierno; recuperar esos 500 mil millones de pesos para destinarlos a jóvenes y adultos mayores; no convertirse en un dictador y someterse a la aprobación del pueblo cada dos años para refrendar su mandato gubernamental.

Pero yo tengo algunas dudas; no veo la fórmula que aplicará el nuevo gobierno para detectar y darle nuevo destino a esos 500 mil millones de pesos que se pierden en corrupción; la cifra es espectacular y puede llegar a ser cierta, pero de eso a juntar el dinero y luego disponerlo para programas sociales hay un mundo de diferencia.

El triunfo de Morena llevó a las alcaldías y gubernaturas a sus candidatos, el reto ahora será determinar si siguen con la política de centralizar los recursos para garantizar lleguen a los beneficiarios y no se pierdan en las burocracias estatales o municipales o si en lugar de eso las aportaciones se incrementan para que puedan atender los problemas prioritarios de sus comunidades.

Si como predice el nuevo presidente López Obrador, la corrupción se va a acabar porque él pondrá el ejemplo; no habría problema en que a los gobiernos Estatales y a los Ayuntamientos les destinaran recursos para que los operaran de manera directa, el quid del asunto es que cuando eso se hizo mucho dinero se desvió al bolsillo de los políticos.

Si deciden conservar el modelo actual de distribución fiscal seguirían con un modelo que realmente redujo la malversación se recursos públicos, pero que también es muy injusto, sobre todo para los Ayuntamientos, donde la carencia de recursos les impide dar resultados inmediatos a los ciudadanos.

Y si hay algo que van a reclamar los ciudadanos son resultados inmediatos.

No se debe olvidar que el Presidente electo dio en llamar a esta tercera alternancia, “la Cuarta Transformación de México” y eso no es poco compromiso; pero si hay incumplimientos de promesas desde antes de ejercer el gobierno, que tipo de trasformación debemos esperar.

La gran falla cometida por los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, fue el mimetismo que tuvieron con el PRI; no solamente no cambiaron el viejo sistema, sino que se adaptaron a él y lo dejaron vivo.

En las filas de Morena hay mucho personaje emanado precisamente de ese viejo sistema, contrarios al liberalismo que llegó con Salinas de Gortari, pero enamorados a políticas sociales de los 70´s, las mismas que fallaron en todos los lugares donde se aplicaron.

Hasta el momento nadie atina a perfilar el nuevo modelo político-social-económico de México, lo que se ve es que mucho de lo que se dijo fue solamente un canto de sirenas que no se va a cumplir.

La expectativa fue enorme, si no hay resultados de inmediato, igual será la decepción.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- En las primeras proyecciones de la elección nacional, se daba por hecho que cinco partidos políticos podrían perder su registro (PES, Panal, PVEM, PRD, MC), pero luego de que el Consejero del INE, Marco Antonio Baños Martínez aclarara que con lograr el tres por ciento en alguna de las tres elecciones federales: Presidencia, Diputados Federales y Senadores, con eso mantendrían el registro, solamente dos no lo lograron: PANAL y Partido Encuentro Social.

Si bien este lunes se definirá la suerte de todos los partidos políticos, cuando concluyan los cómputos distritales, el PANAL obtuvo el .9913 por ciento de votos; en la elección de diputados federales alcanzó el 2.47 por ciento con el cien por ciento ya computado y en la de Senadores el 2.30 por ciento con el 99.99 por ciento de avance, de ahí que sea casi seguro pierda su registro.

El Partido Encuentro Social, obtuvo 2.7 por ciento en la elección presidencial; en la diputados 2.40 % y en la de Senadores 2.32 por ciento, por ello también perderá su registro.

El PRD se salvó apenitas, porque si bien no alcanzó el 3 por ciento en la elección presidencial, sí lo logró en la de diputados y senadores.

2.- El partido MAS, creado por Guadalupe Curiel, nos costó a los sonorenses 2 millones 800 mil pesos este 2018 y 600 mil pesos el 2017, es decir le entregamos 3.4 millones de pesos a un partido político local que simplemente no hizo campaña, fue comparsa y finalmente perdió su registro.

El asunto es que esos 3.4 millones de pesos que se le entregaron al partido son un recurso que permitió vivir a sus dirigentes y seguramente les quedará lo suficiente para no tener que trabajar un buen rato, ese es el problema de este tipo de franquicias que se construyen de la nada y para nada que no sea sacar dinero público.

Todo lo que sea necesario con tal de no trabajar.

3.- El más sorprendido con las versiones de prensa que lo ubican como nuevo Secretario de Gobierno en el gabinete de Claudia Pavlovich fue el propio Guillermo Hopkins Gámez; todo se desprende de su pasado “colosista” que lo ubica con una supuesta buena relación con Alfonso Durazo Montaño, un personaje que de golpe y porrazo tendrá enorme poder en Sonora.

Esas versiones dicen que para la gobernadora Claudia Pavlovich la figura de Hopkins Gámez sería de mucha utilidad pues podría ser un interlocutor a quien se le facilite el diálogo con Durazo Montaño, pero resulta que a Memo Hopkins parece que eso no le interesa mucho y está muy a gusto en sus funciones como director de la Casa de Moneda de México y como agricultor en el Ocuca donde le pagan a 9 pesos el kilo de papa.

Otros Juglares:

–“Quiero ser muy claro, porque hay una discusión sobre el asunto, hay quien dice que se tiene que alcanzar tres por ciento en todas las elecciones y no es así. La Constitución dice y también la Ley de Partidos, en el artículo 94, que con que se logre tres por ciento de la votación válida en alguna de las elecciones realizadas (Presidente de la República, senadores o diputados federales) es suficiente para conservar el registro”.

Lo dijo el Consejero del Instituto Nacional Electoral, Marco Antonio Baños Martínez, al informar que será este 9 de julio cuando las autoridades electores mencionen los partidos políticos que pueden perder su registro debido a que no alcanzaron el umbral de votación que se les exige.

Gracias por su atención, hasta el martes si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR

También nos puede escuchar a través de la señal de Radio Sonora (94.7 FM) de lunes a viernes, en horario de 13:00 a 15:00 horas, en la Segunda Emisión de Noticias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here