¿Hay otro Sonora con CPA?

0
21

El Juglar de la Red

Por Rafael Cano Franco

La entrega del V Informe de Gobierno de Claudia Pavlovich resultó el momento propicio para que algunas voces se alzaran y señalaran aspectos donde aseguran ha fallado o incumplió con sus ofrecimientos de campaña.

No es la intención disentir, pero sí establecer que las condiciones en las cuales se mueve el gobierno de Sonora son muy diferentes ahora a las de hace seis años.

La corrupción no es un tema dominante y más allá de expresiones de descalificación, enmarcadas en el entorno político actual; lo cierto es que pasamos de la noche al día; eso está documentado y avalado por diversas instituciones y organismos que han ubicado a Sonora como una de las entidades con menos corrupción en el país, lo dicen el IMCO, la Auditoría Superior de la Federación y lo reflejan encuestas donde la Gobernadora sigue apareciendo con excelentes calificaciones, de hecho es la gobernante emanada del PRI mejor calificada y está entre los tres primeros a nivel nacional.

Mientras que el ex gobernador Guillermo Padrés evitó los actos públicos los tres últimos años de gobierno y se ocultó para evitar reclamos, al grado de que hasta al Grito de Independencia quisieron modificarle el horario para evitar una megamentada, la gobernadora Claudia Pavlovich no ha dejado de recorrer el estado y todos los municipios han recibido más de una gira donde se entregan obras, se atienden demandas y se establecen compromisos.

Hay quienes critican no se haya realizado una obra pública trascendente, señalando que solamente es el Hospital de Especialidades en Hermosillo la obra que dejará como legado.

Aquí debemos recordar las condiciones en las cuales recibió Sonora: una infraestructura carretera destrozada; un sistema de salud abandonado; un sistema de seguridad pública desmantelado, un sistema educativo que estaba en los últimos lugares nacionales –luego de haber sido de los primeros con Eduardo Bours—y un estado enfrentado entre sus regiones.

Al paso de estos cinco años la infraestructura carretera tiene una notoria mejoría, pero además se le da mantenimiento y eso evita colapsos; el sistema de salud también mejoró, no solamente se entregaron ambulancias, también se abrieron nuevos hospitales como el de Magdalena de Kino o centros de salud en diversos municipios.

Ya los enfermos no se tiran de las camas para estar tirados en el piso, sigue habiendo deficiencias en el sector salud, pero definitivamente hay una mejoría en la atención y en la cobertura.

En materia de seguridad pública y procuración de justicia también hay avances, no dudo sea verdadero el dato que indica un aumento en el número de asesinatos dolosos, pero eso ocurre en todo México, es producto de dos años de un nuevo gobierno federal cuya estrategia de combate a los cárteles de las drogas es fallida y eso nos lleva a que estos dos años son los más violentos en la historia del país, Sonora no es la excepción y las estadísticas así lo demuestran.

Sin embargo las bases operativas no se han desmantelado por falta de presupuesto, las patrullas no están estacionadas en el estadio “Héctor Espino” por falta de gasolina y se aumentó el parque vehicular de las corporaciones policiacas estatales y son estas las que dan la batalla a los grupos criminales.

En materia educativa se dejaron de lado las obras estéticas en las escuelas, que además fueron un mar de corrupción, para atender las prioridades que marcan padres de familia y maestros; faltan muchos planteles, pero hay muchos otros que operan con todo lo necesario y en Sonora los niños no toman clases –al menos antes de la pandemia—sentados en el piso porque a todos se les garantiza un pupitre escolar.

Si acaso debemos extender un reclamo a Claudia Pavlovich es la incapacidad que mostró la Fiscalía Anticorrupción, que ella creó, para meter a la cárcel a los corruptos del pasado; ahí si que no hay avance, pues además de que están libres se quedaron para gozar con los bienes obtenidos a partir de la corrupción en su cargo; ¿no pudo? ¿no quiso? ¿fué omisa? ¿se desentendió y delegó ese tema a un fiscal inexperto y proclive al boato y la ostentación? Cual quiera sea la respuesta a esas preguntas, el resultado es que en materia de combate a la corrupción y erradicar la impunidad, fue un fracaso total.

Pero el saldo es más positivo que negativo y de que Sonora sufrió un cambio radical, eso ni dudarlo.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- Apenas Antonio Astiazarán revivió en sus aspiraciones de ser el candidato del PAN al gobierno de Sonora, desde Puerto Peñasco empezaron a levantar una encuesta con una clara inclinación a favor de Kiko Munró, alcalde de ese municipio y suspirante también a ser el abanderado del PAN.

Con toda honestidad, Antonio Astiazarán es un perfil mucho más preparado que Kiko Munro, es más conocido y genera una mayor confianza; por desgracia para él los números simplemente no le dan, como tampoco le alcanzan al alcalde Kiko Munro.

El resurgir de Toña Astiazarán tampoco es casual, llega justo cuando el defenestrado grupo de Damián Zepeda en Sonora vuelve a retomar vida con el regreso de Ricardo Anaya a la vida política de México.

2.- ¿Qué tienen en común Ernesto Gándara, Alfonso Durazo, Antonio Astiazarán y Ricardo Bours, además que aspiran a ser candidatos a la gubernatura de Sonora? Pues resulta que todos ellos militaron alguna vez en el PRI.

Ernesto Gándara es el único que permanece en ese partido; Alfonso Durazo fue priísta hasta que decidió sumarse a Vicente Fox y emigró al PAN para luego pasar por varios partidos políticos; Antonio Astiazarán fue del PRI hasta principios del 2018 cuando no lo dejaron participar en el proceso interno para pelear ser candidato a Senador, ahí emigró al PAN.

Ricardo Bours Castelo militó en el PRI hasta que el año pasado presentó su renuncia al partido para irse como candidato independiente por estar a disgusto ante la costumbre arraigada de que las cúpulas deciden todo, ahora es el candidato de Movimiento Ciudadano producto de una decisión cupular.

3.- Vaya que si generó comentarios la fotografía que circuló en diversas redes sociales, donde aparecen sentados muy animosos el ex gobernador Manlio Fabio Beltrones Rivera y Ernesto “El Borrego” Gándara.

Los detractores de inmediato señalaron que esa foto es perjudicial porque Manlio Beltrones representa todo lo que el ciudadano rechaza del viejo PRI; otros la interpretaron como un acuerdo entre ambos personajes para plantar un frente común a Morena.

La realidad es que la fotografía corresponde a una reunión de hace varios años, sin que eso signifique que en fechas recientes ambos personajes sí pudieron haberse reunido.

Otros Juglares:

–“Nos costó trabajo conseguir estos medicamentos contra el cáncer, los trajimos de Argentina y nos los robaron de una bodega. Estamos investigando, pero estamos procurando abastecer a todos los centro de salud y hospitales”.

Lo dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador al anunciar que un cargamento de medicinas contra el cáncer fueron robados de una bodega donde estaban almacenados, son dosis que reclamaban padres de familia para que sus hijos reciban los tratamientos correspondientes, hay quienes no creen la versión del gobierno de México y el propio presidente acusó se trata de un complot de las empresas farmacéuticas locales para hacer quedar mal a su gobierno.

Gracias por su atención, hasta el jueves si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR También puede conocer nuestra opinión periodística en Facebook en Rafael Cano Franco “El Juglar de la Red”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here