La corrupción se combate con trasparencia

0
19

El Juglar de la Red

 

Por Rafael Cano Franco

Uno de los grandes compromisos que asumió Andrés Manuel López Obrador en su campaña presidencial y que luego, ya electo, se volvió parte central de su discurso fue lo relativo al combate a la corrupción y la persecución de los corruptos, tanto del pasado como los que pudieran surgir en el presente.

Pero más allá de las palabras de no permitir corrupción, lo cierto es que las acciones no solamente son pobres, con resultados magros, lo peor es que el camino emprendido ha sido diametralmente opuesto a lo prometido.

Se compraron pipas para distribuir combustibles y así combatir el “huachicoleo”, pero la inversión de 75 millones de dólares en ese equipo no se ve por ningún lado, las pipas nunca llegaron y la información se reservó por cinco años.

Ahora, la compra de vacunas para combatir el covid-19 también se ha reservado como un secreto de estado y será hasta dentro de un quinquenio cuando podamos saber lo que costó, a quién se les compró, bajo cuales condiciones y la cantidad real; por lo pronto solamente tenemos que conformarnos con la llamada “versión oficial”.

La trasparencia no garantiza desaparecer la corrupción, pero resulta una excelente herramienta para que los ciudadanos puedan conocer a detalle el destino del dinero público; es la mejor forma para realizar un escrutinio a las finanzas públicas y establecer si la hacienda pública se ciñe a atender las prioridades sociales.

Por supuesto, a un gobernante lo que menos le gusta es la fiscalización; no solamente lo puede exhibir como un mal administrador, también se vuelve un arma política en su contra y eso le genera la obligatoriedad de dar explicaciones.

Pero en lugar de fortalecer las instituciones autónomas que atienden el tema de la trasparencia, el presidente López Obrador optó por mejor atraerlas a su esfera, al Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) lo quiere convertir en un apéndice de la Secretaría de la Función Pública (SFP), cuya titular Irma Eréndira Sandoval es su incondicional, la pretensión es quitarle autonomía al INAI para evitar que difunda información que “duele” a la 4T.

El organismo “Mexicanos contra la Corrupción” presentó un dato que muestra el grado de opacidad con la cual se mueve el gobierno federal: solamente el 2020, vía adjudicación directa, es decir sin licitaciones, se adjudicaron contratos que ascienden a 189 mil 488 millones de pesos, esa cifra representa más dinero de lo que se entregó mediante licitaciones públicas.

Los proyectos de infraestructura de la 4T están en la opacidad: no se conocen los montos particulares asignados a empresas que participan en la construcción de la Refinería de “Dos Bocas”, tampoco lo referente al aeropuerto de “Santa Lucía”.

En Pemex y CFE hay un boquete de dinero anual que llega a los 400 mil millones de pesos y una parte de ese dinero estaba destinado a las empresas de Felipa Obrador, la prima del Presidente.

Lo trascendente es que todo ese dinero no se refleja en un auténtico bienestar social;  solo para ejemplificar está el dato de que México es uno de los países en el mundo que menos recursos del PIB invierte para revertir los efectos económicos de la pandemia, con apenas el 0.05 por ciento, una cifra irrisoria y que no tiene mayor impacto.

Si el combate a la corrupción es una acción trascedente para el gobierno del presidente López Obrador, lo primero que debiera hacer es justamente fomentar la trasparencia, pero en lugar de eso se decanta por la opacidad.

Combatir la corrupción también implica someter a proceso a los políticos corruptos, tratar de llevarlos a la cárcel y evitar que puedan gozar de lo que se robaron; pero en lugar de eso lo que se ve es el perdón fiscal que se otorgó a Elba Esther Gordillo Morales; la forma como se le desinfló la detención de Emilio Lozoya; los contratos millonarios a empresas que se crearon en noviembre del 2018.

Con el pretexto de la corrupción se quitan recursos a diestra y siniestra, desaparecen programas sociales, fideicomisos, se recorta dinero a los estados, se plantean obras en los municipios pero todo bajo el esquema centralista y desde la Ciudad de México; el presidente tiene una partida secreta de 90 mil millones de pesos cada año (Salinas de Gortari, el último ex presidente que gozó de una partida secreta “apenas” dispuso de 3 mil millones de pesos anuales) y a pesar de eso no le alcanza para atender demandas prioritarias en los temas de salud y economía.

Al parecer la consigna del Presidente es que aquello que no se ve no se juzga y por ello todo lo esconde bajo las sombras y se reserva aquello que pudiera ser cuestionable.

En el rubro del combate a la corrupción no solamente se carecen de resultados, lo más lamentable es que vamos en reversa, en un retroceso que nos deja en la década de los 70, cuando existía la Presidencia Imperial.

 Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- Algo debe hacer Alfonso Durazo con su campaña, no solamente no “carbura”, también hay una constancia en los reclamos a su persona por incumplimiento de acuerdos, casi a diario aparecen lamentos y quejas de quienes en el pasado lo acompañaron pero ahora se niegan a seguirlo apoyando porque lo acusan de traicionarlos.

Pero su problema más grave es que nadie lo cuida y todo se resume a que él mismo debe enfrentar sus problemas, pelear con todos y al mismo tiempo trata de armar una candidatura que sea medianamente competible.

El candidato de Morena pierde el tiempo revisando –y mal, hasta eso– cartas de reclamo al INE o redactando cartas aclaratorias como la que envió a la Revista “Proceso”.

Más allá de la enjundia que pretenden echarle sus seguidores en redes sociales, la realidad es que la falta de oficio político y de liderazgo siempre terminan por poner en un brete al doctor Durazo Montaño y a ese paso ya no se le nota la fuerza y penetración que llegó a presumir hace apenas un mes.

2.- Uno de los reclamos que se escuchan en contra de Ernesto Gándara es lo referente a su postura de no abrirse en una guerra de declaraciones en contra de sus adversarios políticos, de pintarse de guerra y tirar lodo a diestra y siniestra.

En el discurso del sábado dejó en claro que no busca agredir a sus adversarios, que lo suyo no es andar de “picapleitos” y menos fijándose en los problemas internos que enfrentan los del changarro de enfrente.

Cuestioné a un amigo de Ernesto “El Borrego” Gándara sobre esas críticas y sus palabras fueron muy claras: “En Ernesto Gándara hay carácter, eso no tiene duda; pero en estos momentos lo que manda es su oficio político”.

3.- Serias dudas generan algunas resoluciones emitidas por el Magistrado Presidente del Tribunal de Justicia Administrativa –antes Tribunal de lo Contencioso Administrativo–, el licenciado Aldo Padilla Pestaño; un personaje que no gusta de los reflectores y se maneja con un perfil muy bajo, pero cuyas decisiones siempre tienen gran impacto.

Las bancadas legislativas del PRI, PAN y del PES traen la ceja alzada y un mohín de disgusto pues consideran que Aldo Padilla Pestaño es quien operó junto con la legisladora de Morena, de manera irregular por cierto, la reinstalación del abogado identificado con Morena, Adán Castillo en el Congreso del Estado.

Si la resolución fue apegada a la legalidad, Padilla Pestaño podrá responder claramente a sus detractores, el problema es que aseguran no es la primera vez que les juega las contras y ellos consideran que el Magistrado Presidente del Tribunal de Justicia Administrativa anda tratando de acomodarse bajo el cobijo de la 4T, si es que no lo hizo ya.

4.- La organización “México Elige” llevó a cabo su medición sobre la evaluación de los gobernadores de México, que presentó el 10 de enero, y no extraña que la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano aparezca en el top 10 de los mejor calificados.

La Gobernadora de Sonora ocupa la sexta posición entre los mejor evaluados con el 61.2 de las menciones; los primeros cinco lugares los ocupan los gobernadores de Tlaxcala, Yucatán, Sinaloa, Baja California Sur y Quéretaro.

Pero no solamente eso, cuando se preguntó ¿quién les gustaría que fuera candidato a la presidencia de México por el PRI? Claudia Pavlovich Arellano fue la más votada con el 23 por ciento de las menciones; dejando en segundo lugar al senador Miguel Angel Osorio Chong; al gobernador de Hidalgo, Omar Fayad en tercero; al mandatario del Estado de México Alfredo del Mazo en cuarto  y al gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz en quinto.

Faltan 8 meses para que Claudia Pavlovich Arellano concluya su mandato y los números que muestran con constancia todas las mediciones indican que su nivel de aprobación sigue siendo alto, de hecho muy alto para estar en la recta final de su sexenio.

Otros Juglares:

–“Se vale en las campañas, durante los procesos electorales, que haya quien hable a favor del gobiern y haya quien hable en contra, sí, claro que se vale; pero eso no le toca durante los procesos electorales a los funcionarios públicos, le toca a los partidos y a sus candidatos, por eso se permitió la trasmisión de spots de Morena defendiendo los logros del gobierno o los de la oposición criticando las acciones de gobierno; pero no le corresponde a los funcionarios públicos porque lo prohíbe la Constitución”.

Lo dijo el presidente el INE, Lorenzo Córdova al señalar que el Consejo General de ese organismo electoral alista las reglas que deben ser observadas en el proceso electoral y eso incluye al Presidente Andrés Manuel López Obrador quien deberá suspender sus conferencias mañaneras como parte de lo que calificó como una “tutela inhibitoria”.

Gracias por su atención, hasta el miércoles si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR También puede conocer nuestra opinión periodística en Facebook en Rafael Cano Franco “El Juglar de la Red”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here