La gran colisión

0
110

El Juglar de la Red

 

Por Rafael Cano Franco

Es posible que muchos ciudadanos no dimensionen en su justo impacto lo que sucederá este miércoles en el Congreso del Estado; se van a enfrentar dos fuerzas políticas: una que busca darle gobernabilidad por los próximos años a Sonora, la otra, que pretende desde ya, ejercer un poder casi ilimitado.

Por un lado está la fuerza política de la gobernadora Claudia Pavlovich, acompañada por los diputados del PRI, eventualmente los diputados del PAN, sectores empresariales afines a ellos; tienen la legitimidad que les brindaron los votos en las urnas y con lo cual ganaron su elección y aunque sucedió hace tres años, eso no les resta un ápice de legalidad para tratar de sacar adelante un paquete legislativo que será necesario para poder gobernar en lo inmediato

Por el otro lado aparece esa fuerza llamada Morena, que también está legitimada por los votos obtenidos en las urnas, pero contenida de momento porque los tiempos no le permiten asumir la autoridad que le dieron las urnas, aunque el poder ya lo quieren ejercen.

El debate ya es intenso y muy marcado por la pasión.

De hecho se aprecia ya un reagrupamiento donde Morena muestra aliados en medios, ejerce una constante presión social en redes bajo el argumento de que habrá un “albazo o madruguete” legislativo.

La realidad es que no hay tal madruguete.

Si desde el Gobierno del Estado tuvieron los argumentos para convencer al PAN es que de alguna manera se hizo política y lograron una alianza de coyuntura, válida en cualquier situación, para evitar el avasallamiento a futuro.

Esta es la única oportunidad que se tiene para realmente mantener un equilibrio en los poderes del Estado, donde el Ejecutivo no esté sometido al Legislativo y cualquier diferencia o controversia pase por el tamiz de los cabildos y en última instancia sea dirimida por el Poder Judicial.

Pero desde Morena se alega que estas reformas implican restarle fuerza y puede tener razón, lo que no expresa es cuál sería el rumbo con un poder legislativo ilimitado, por donde conducirían Sonora: por el de la vendetta o por el de la conciliación política.

Lo que asegura la gobernadora no es más que capacidad para maniobrar y ejercer gobierno y tener capacidad de gobernabilidad; está garantizando que el Ejecutivo no quede como mero espectador ante las decisiones que se tomen en el Legislativo.

Es entendible también la protesta de Morena, ellos están convencidos de que la mayoría legislativa que van a tener a partir de septiembre les da derecho a cambiarlo todo, guste o no al Ejecutivo; pero en un sistema con poderes equilibrados no se puede permitir que uno se ponga sobre el otro.

En el PAN entienden la necesidad del equilibrio, igual pasa con otras fuerzas políticas en el Congreso del Estado que todavía tienen la legitimidad para realizar los cambios o modificaciones necesarias; ellos entienden que aumentar a dos tercios el número de cabildos necesarios para aprobar una reforma a la Constitución Política de Sonora, también les da capital político.

Lo que se avecina este miércoles en el Congreso del Estado es el enfrentamiento de dos fuerzas políticas: por un lado la gobernadora Claudia Pavlovich que pretende mantener en línea de flotación su gobierno y por el otro lado, Morena, que pretende ahogarla por tres años y así dejarla inoperante para darle la estocada final en la elección del 2021.

¡¡Gedado, camate po´favó!!

El Presidente de INDEX en Sonora, Gerardo Vázquez Falcón, sí que traía la daga atravesada cuando platicó con el grupo Compacto y es que este empresario maquilador vivió muy de cerca el conflicto laboral que paralizó la empresa “Leoni”, donde se han cometido excesos, tanto de la parte patronal como de la sindical.

Vázquez Falcón, un maquilador del ramo energético no se anduvo por las ramas para exponer los excesos en los cuales incurre el sindicato de “Leoni” y en buena medida consideró que la permisividad por parte de las autoridades laborales, las cuales terminan por consentir demandas exageradas y pedir que se les concedan “dulces” –pequeñas canonjías—, a los sindicatos de las maquiladoras a cambio de mantener una paz laboral que dice no existe, es lo que derivó en un conflicto que puede tener un impacto mayor.

Ejemplifica que mientras en Nuevo León, el año pasado se presentaron apenas 46 emplazamientos a huelga, sin que ninguno estallara; ese mismo año en Sonora sumaron más de 300 y eso es indicativo que la “paz laboral” que presumen las autoridades del ramo es mera ficción, pues cada emplazamiento, así no llegue a la huelga, genera un desgaste constante para la parte patronal y la laboral.

Pero también reconoce que en el caso de “Leoni” fue un exceso de la parte patronal el haber obligado al personal a que portaran tarjetas de diversos colores a fin de que al momento de realizar alguna actividad –como ir al baño o a realizar gestiones ante la instancia sindical—se supiera que no estaban trabajando, una práctica que aplicó tanto en el personal femenino como masculino.

Vázquez Falcón dice que en “Leoni” lo que quedó de manifiesto es la ausencia de gobernabilidad que se vive en Sonora, pues a pesar de denunciar ante las autoridades laborales la privación ilegal de la libertad que se presentó cuando el Sindicato colocó las banderas de huelga, nadie actuó, ni siquiera obtuvieron respuesta del 911 cuando se solicitó apoyo para abrir las salidas de emergencia.

Indica que fue evidente la indolencia con la cual se comportaron las autoridades y aunque reconoce intentos del secretario del Trabajo, Horacio Valenzuela Ibarra, para tratar de conciliar, fue un esfuerzo insuficiente.

Gerardo Vázquez Falcón enumera que entre los excesos del sindicato está la solicitud de seis millones de pesos al año, sin facturación, que la empresa debe entregar en diferentes ministraciones al sindicato; también cita un pago de 470 mil pesos en efectivo solamente por la firma del Contrato Colectivo; indica que en fechas recientes la parte sindical reclama trasporte gratuito –el cual ya se otorga a pesar de no estar en las cláusulas del contrato—y condicionan que ese servicio lo contraten con la empresa que la CTM señale, como parte de un negocio para los líderes sindicales.

También aseguró que brindar comida gratuita a los empleados no es obligación de la parte patronal, pero se lleva a cabo, a pesar de que en el caso de “Leoni”, ese es un servicio que el Sindicato también otorga; a todas estas irregularidades se sumó que el sindicato estalló una huelga inexistente.

Bajo esas condiciones es que la paz laboral en Sonora es inexistente y amaga que en los próximos días vendrán directivos de la empresa Leoni a Sonora con una sola petición: restituir el estado de derecho y declarar ilegal la huelga o de lo contrario se llevarán su inversión a otra entidad, dejando 4 mil 200 familias sin empleo.

Pero no solamente eso, también indica que de continuar el hostigamiento sindical y la permisividad de las autoridades del ramo, el sector maquilador se declarara en huelga de pagos del 2 por ciento del impuesto a la nómina.

Cualquiera de las dos amenazas que cumpla, en el peor de los casos ambas, será un duro revés para la imagen que el Gobierno del Estado viene construyendo en torno a la atracción de inversiones.

Eso lo podemos traducir con la frase aquella de: “el horno no está para bollos”.

Otros Juglares:

–“Perdón sí, pero antes justicia”.

Así le respondieron al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, familiares de víctimas por la violencia en Ciudad Juárez en lo que fue el primer Foro de Pacificación a los que llamó el futuro Presidente.

Gracias por su atención, hasta el miércoles si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR

También nos puede escuchar a través de la señal de Radio Sonora (94.7 FM) de lunes a viernes, en horario de 13:00 a 15:00 horas, en la Segunda Emisión de Noticias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here