La misoginia, la política y el periodismo

0
90

El domingo pasado, en uno de los tantos grupos de periodistas que existen inició un debate; el periodista –porque sí es periodista aunque algunas personas lo pongan en duda— Fernando Oropeza comentó que durante la asamblea del Sindicato del Isssteson, la reportera Karla González fue sacada del lugar, con un guardia de seguridad custodiándola para cerciorarse que efectivamente abandonara el lugar.

El colega Oropeza también señaló que la dirigente del Sindicato de SUEISSSTESON, Xóchitl Preciado buscaba imponer una planilla y que en contra de la dirigente sindical existían señalamientos de corrupción y malos manejos, algo que en este mismo espacio hemos señalado en no pocas ocasiones y que otros colegas también han documentado.

La periodista Isela Hong cuestionó a Fernando Oropeza y hasta le llegó a insinuar que su carrera periodística era muy breve, además que no lo veía en eventos reporteando, también lo acusó de misoginia por ser insistente en los señalamientos contra Xóchitl Preciado y finalmente aconsejó se cuestionara a Antonio Astiazarán Gutiérrez, candidato del PAN, sobre una acusación de misoginia que le hizo la diputada Díaz Brown.

De la expulsión de la reportera Karla González no hubo mayores comentarios por parte de la periodista Isela Hong.

Antes de continuar hay que precisar una serie de detalles.

Señalar a una líder sindical o a una mujer gobernante que comete actos de corrupción no es un acto de misoginia, ni tampoco puede considerarse violencia contra las mujeres; se trata de un ejercicio periodístico fundamentado en la libertad de expresión y en el derecho a la información que todos los ciudadanos tenemos.

La corrupción es una práctica inherente al ser humano, no es excluyente ser hombre o mujer para incurrir en esa práctica se puede dar en cualquier caso y si se señala cuando se trata de hombres, no tiene porque no exponerse cuando quien comete actos de corrupción es mujer, eso sería solapar ilegalidades y callar a contentillo.

Es decir, no estoy de acuerdo con Isela Hong cuando califica de “ataques” los señalamientos de corrupción expuestos por Fernando Oropeza o por cualquier periodista en contra de Xóchitl Preciado, simplemente se trató de un ejercicio periodístico con los argumentos suficientes y los documentos probatorios.

En todo caso, el propio Fernando Oropeza es responsable de lo que publicó y fue amagado por la dirigencia sindical de ser demandado, algo que nunca hicieron.

Tampoco es violencia de género que Antonio Astiazarán pida la expulsión del PAN de la diputada Carolina Lara; lo hace no por ser mujer, sino por considerar que las acciones de ella generan un perjuicio político; yo creo que tanta insistencia en contra de la diputada Lara en lugar de perjudicarla la fortalecen como una voz crítica al interior del PAN, incluso si la llegan a expulsar en estos momentos sería una manifestación de lo dividido que se encuentra ese partido; es decir, creo que Toño Astiazarán se equivoca en su petición, pero no lo considero un acto de misoginia.

Viene ahora la segunda etapa.

La periodista Reyna Haydee Ramírez solicitó elaborar un documento para que el gremio expresará su solidaridad con la colega Karla González; de inmediato hubo una respuesta positiva, porque no se trata de si la agresión fue artera o mínima, simplemente fue obligada a salir violentamente del lugar. Muchos aceptamos firmar la solicitud.

Pero el asunto subió de tono:

El lunes, la periodista Isela Hong solicitó una cortesía profesional: que le facilitaran lo dicho por Antonio Astiazarán Gutiérrez en su conferencia de prensa ya que no asistió por tener otros compromisos.

El colega Arturo Soto reviró a la solicitud señalando que, al igual que ella acusó a Fernando Oropeza, debería acudir a los actos a reportear en lugar de esperar “tuits”, boletines o que alguien le pasara la información.

Ya más tarde, ayer lunes, apareció un meme donde aparece la imagen de la periodista, una foto de la publicación que edita y una leyenda que dice: “Ladycopypaste”, en una clara alusión a que ella no trabaja y solamente se dedica a “cachar” información.

El meme no solamente es de mal gusto, por supuesto no hubo quien se adjudicara la autoría del meme, aunque varios colegas se desmarcaron de su elaboración, la propia Isela Hong señaló que originalmente salió de un chat del PAN. Esa publicación es una verdadera actitud de misoginia y una forma deleznable de descalificar a una periodista; se trató de un acto oportunista de alguien para sembrar discordia entre colegas.

Isela Hong reaccionó haciendo un recuento de su trabajo profesional y estableciendo por atender las cuestiones de Género, su lucha contra la misoginia y el apoyo que siempre brinda a mujeres.

Pero se excedió al acusar a Arturo Soto de misoginia, insinuando que fue el autor del meme en su contra e incluso amago con tomar otras medidas, tal vez una acción por la vía legal; lo hizo sin tener mayores elementos para cuestionarlo y menos para acusarlo de la acción.

De toda este “culebrón” los periodistas debemos sacar conclusiones y aprender:

1.- La misoginia es un acto de odio contra las mujeres, pero en materia periodística es menester identificar con claridad cuando se trata de un acto propio del ejercicio profesional de un comunicador que señala errores, crítica declaraciones y demuestra corrupción.

No se puede acusar con tanta facilidad de misoginia a quien en un acto libre de expresión, pero también bajo los estándares del periodismo, hace un señalamiento de corrupción y menos se puede descalificar su trabajo por el tiempo que lleva ejerciendo la profesión.

2.- También se debe ser muy cuidadoso de la delgada línea que separa una declaración política, que implica afectación de intereses, de lo que es un acto de misoginia. En este sentido, no creo sea violencia política contra las mujeres pedir que a una de ellas la acusen de corrupta o que a otra pidan que sea expulsada del partido, en todo caso simplemente son consideraciones y pasiones.

La diputada Diaz Brown es del PRI y acusar de misoginia a Toño Astiazarán, candidato al senado del PAN, lo entiendo más como parte de una campaña política que como un sentimiento real de parte de ella; curioso que quienes dice fueron las aludidas, no hicieron mención del tema.

3.- Todos los periodistas tenemos medios y formas para expresar nuestras opiniones, exponerlas y exhibir aquello que es una injusticia; al mismo tiempo quien desee defender alguna postura o a un funcionario lo puede hacer en sus espacios, llevar a redes sociales una diferencia de esa naturaleza y polarizar opiniones no es ni constructivo y tampoco contribuye a la libertad de expresión. No es con linchamientos en redes sociales como se deben debatir los puntos de vista o las opiniones, en todo caso que se hagan abiertamente, de frente a la sociedad para que los mismos ciudadanos juzguen.

4.- Se respetan los intereses y las posturas de quienes ejercen periodismo; pero antes que la defensa de un funcionario o líder sindical se debe priorizar la defensa de los periodistas. En este caso mi solidaridad y apoyo es para Karla González.

5.- Es deleznable, de mal gusto y totalmente censurable el meme que elaboraron en contra de la periodista Isela Hong, ese sí fue un acto de misoginia cuyo único fin era ridiculizar y causar vergüenza a la colega, al igual es clara la pretensión de descalificar su trabajo periodístico.

En todo caso se puede o no estar de acuerdo con ella y sus posturas, pero las hace de frente y dando la cara, eso debe respetarse siempre, es parte de su libertad de expresión y está en todo su derecho de exponerlas en sus medios de comunicación, que se acepten o no es otro tema; pero lo hace público y afronta las consecuencias, no se esconde en el anonimato para defender sus posturas.

6.- Pero también es incorrecto de parte de Isela Hong acusar a otro compañero, Arturo Soto, de ser un misógino. En su comportamiento personal y profesional, Arturo Soto ha dejado constancia de un trato respetuoso y profesional con las damas con quienes comparte profesión. Es también temerario el señalamiento de que tomará otras medidas en su contra, dando a entender que fue autor o conoció sobre el meme que la avergonzó cuando públicamente él se deslindó de esa acción.

Una sobre reacción de esa naturaleza puede obedecer al enojo de momento, pero no es con amenazas legales entre periodistas como se dirimen diferencias, en todo caso el debate público es lo mejor y para ellos existen espacios mediáticos suficientes.

La periodista no puede ser tan ligera en las acusaciones que hace y menos puede responsabilizar a diestra y siniestra, a contentillo de su estado de ánimo del momento.

6.- No se puede olvidar que el debate inició por la forma como Karla González fue sacada de la reunión del Sueisssteson. Es contradictorio que fueran mayoritariamente hombres los que la apoyaran y que muy pocas mujeres dieran su apoyo; la propia Isela Hong no se pronunció al respecto y optó por cuestionar a quienes señalaron a Xóchitl Preciado sin considerar que ella fue la que pidió la salida de la reportera.

Eso es un acto de incongruencia y es misoginia de una mujer para otra.

Esto se queda aquí, para del debate público, con argumentos y sustancia, no para ser adjetivado; es mejor debatirlo en público que en lo oscurito.

 

Otros Juglares:

–“No debemos perder la cultura que tenemos, por eso tendrán unos aliados que tendrán pleno respeto por sus autoridades tradicionales, pero también por sus usos y costumbres”, lo dijo la candidata del PRI, Sylvana Beltrones Sánchez en una reunión que sostuvo la fórmula del PRI al Senado, Sylvana y “Maloro”, en la comunidad del Júpare con la etnia mayo, la más numerosa de Sonora.

 

Gracias por su atención, hasta el miércoles si Dios quiere. ¡¡Salud!!

 

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR

 

También nos puede escuchar a través de la señal de Radio Sonora (94.7 FM) de lunes a viernes, en horario de 13:00 a 15:00 horas, en la Segunda Emisión de Noticias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here