Lo que darían por un hospital

0
211

El Juglar de la Red

 Por Rafael Cano Franco

El secretario de salud, Gilberto Ungson Beltrán es un profesional de la medicina, pero en su pragmatismo no pocas veces peca de insensibilidad; sobre todo cuando se trata de dinero público.

En muchos municipios de Sonora, conocen la Secretaría de Seguridad Pública porque se menciona en notas informativas, pero no sienten sus efectos, no la ven cercana y por el contrario adolecen de lo más elemental para la atención de emergencias.

En muchos municipios de Sonora está prohibido enfermarse, no solamente porque no existen médicos para atenderse, más grave es que no existan medicinas.

Aquí el pragmatismo gana. Mientras que la parte más gruesa de la población, radicada en diez municipios de Sonora, reciba atención médica la SSA está conforme porque le cumple a la mayoría, aunque eso también significa que en algunos lugares un leve accidente puede terminar en la pérdida de una vida humana.

No hace mucho, la SSA y el Isssteson anunciaron que licitarían juntos la compra de medicamentos, nada hay de reprochable en ello, por el contrario se aplaude que pretendan generar ahorros con el abaratamiento de costos.

El asunto es que si esos ahorros no los ven reflejados aquellas comunidades donde ni médico tienen, entonces esa acción no deja de ser más que un discurso político gubernamental, que no se refleja en sectores vulnerables.

Una política pública, como el ahorro presupuestal, tiene su sustento cuando eso se aplica en sectores vulnerables, atendiendo deficiencias y carencias. No quiere decir que sea inútil ahorrar, eso es bueno, lo que se cuestiona es que ese ahorro se destina a los mismos beneficiarios de siempre lo cual contribuye al incremento de la marginación y en un asunto tan delicado como la salud termina por generar ciudadanos de primera y de segunda.

Y viene aquí el tema del nuevo Hospital de Especialidades, una gran obra muy necesaria para atender a toda la población de Sonora que recibe el rechazo de un sector minoritario de la población y a los que se les atiende como si fueran determinantes, pero no solamente eso, se les anuncian obras viales millonarias y a pesar de eso siguen oponiéndose.

Se ha gastado más en promocionar el impacto que tendrá el Hospital de Especialidades, que ahí se fue el ahorro generado por la compra de medicinas.

Es en este punto donde el Secretario de Salud debió sacar su pragmatismo, pero en lugar de eso pretende mostrarse sensible y darle gran atención a los quejosos.

Se equivoca dos veces.

Muchos municipios el Río Sonora, de la sierra media y alta, del desierto y del sur de Sonora darían lo que fueran por tener un dispensario médico en sus comunidades, que estuviera un doctor para atenderlos, que tuviera en existencia algunas medicinas básicas y material de curación para atender emergencias.

No piden un hospital, solamente exigen, desde hace mucho tiempo, se les atienda como a cualquier otro ciudadano.

No se niega y tampoco hay menosprecio a todos los esfuerzos que se han realizado en el sector salud, pero si todavía existen comunidades que no tienen una ambulancia o la tienen pero no hay dinero para la gasolina, si carecen de un médico que los atienda y al mismo tiempo adolecen de medicinas y material de curación, entonces las políticas públicas que se aplican, tienen claroscuros porque no les llegan a todos.

 

El caso de Uber

Algunos espacios han crucificado al director del Transporte Público en Sonora, Luis Iribe Murrieta porque interpretaron declaraciones suyas en el sentido de que buscaría la manera de bloquear la aplicación digital de la empresa, como una medida de presión para que entren en cintura.

Lo que ha venido haciendo Iribe Murrieta es solicitar a Uber un registro de las unidades para darle seguridad a los usuarios, con un objetivo que nada tiene de criticable: obligarlos a que cumplan la ley.

La empresa se ha negado sistemáticamente a entregar ese registro, pero al mismo tiempo ha tomado decisiones unilaterales que los convirtió en una competencia desleal para el servicio de taxis, como lo fue agregar el cobro en efectivo en el servicio.

Ante ello, Luis Iribe dijo que la Dirección del Trasporte exploraba acciones para obligar a la empresa a cumplir la ley, una de esas era la posibilidad de bloquear la aplicación digital de Uber.

Sin embargo, aceptó que aunque esa es una posibilidad que técnicamente es viable, no lo pueden hacer debido a que no existe una legislación al respecto, de ahí que tendrían dificultades para demostrar lo legal de una acción como esa.

En conclusión, Iribe Murrieta y la dirección del Trasporte deberán seguir explorando la forma en la cual pueden meter en cintura a Uber, sin afectar a los usuarios que se sienten muy satisfechos con sus servicios, sin importarles más que el ahorro económico que esa aplicación les genera.

 

“Maloro” presiona por zona marítima

El alcalde de Hermosillo, Manuel Ignacio “Maloro” Acosta estaba ayer en la Ciudad de México, donde participó en una mesa de trabajo de la Secretaría de Hacienda y luego acudió a un evento de Semarnat donde lo presidió en su calidad de presidente de la FENAMM.

La invitación fue hecha por el secretario Rafael Pacchiano Alamán y ya teniéndolo cerca, “el Maloro” no dejó pasar la oportunidad de recordarle que hay una gestión hecha por el Ayuntamiento de Hermosillo, para que la Zona Federal Marítima que corresponde al municipio capitalino, se administrada por el gobierno municipal.

Si bien a la fecha no hay respuesta a esa gestión, el Presidente Municipal no desaprovechó la oportunidad de recordarle al Secretario Pacchiano de algunos casos donde la Zona Federal Marítima fue violentada, el caso más reciente el de una empresa china que construyó sobre ella y ahí dejó el armatoste, en este caso fue el Ayuntamiento de Hermosillo el primero en recibir las quejas y denuncias, pero al no tener autoridad sobre esa zona, simplemente tuvo que esperar.

Por eso es que “Maloro” Acosta le dejo en claro al Secretario de Semarnat que ante ese tipo de situaciones, es el gobierno municipal quien sale como primer respondiente, pero al no tener facultades legales se queda solamente como gestionador y a la espera que la autoridad federal lo atienda, algo que cambiaría si tuviera las facultades para actuar de manera inmediata.

 

 

Otros Juglares:

–“Las escuelas están siendo rehabilitadas, lo estamos haciendo con mucha transparencia y con aplicación de los recursos lo mejor que podemos, haciendo rendir el dinero y que el próximo inicio a clases sea libre de problemas de infraestructura. Es importante que estén tranquilos los padres de familia y los alumnos también”.

Lo dijo la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano luego de supervisar obras de infraestructura en la escuela “Ejército Mexicano”, de la colonia Altares y en la Secundaria Técnica 60 en la colonia Cuauhtémoc, estos planteles forman parte de un paquete de 216 escuelas de Sonora donde se aplica una inversión de 200 millones de pesos para que estén listas al momento que inicien las clases.

 

Gracias por su atención, hasta el jueves si Dios quiere. ¡¡Salud!!

 

Pd.- Nos puede escuchar a través de la señal de Radio Sonora (94.7 FM) de lunes a viernes, en horario de 13:00 a 15:00 horas, en la Segunda Emisión de Noticias

 

También podemos charlar a través de Twitter en: @CanofrancoR

Dejar respuesta