Los políticos de rancho

0
205

El Juglar de la Red

Por Rafael Cano Franco

Hermosillo es una ciudad que ya llega al millón de habitantes, se puede considerar una urbe en toda la extensión de la palabra; tiene bastantes opciones de información, es una ciudad que al diario se moderniza; enfrenta los grandes retos de ciudades que de pronto tienen un boom en su crecimiento, pero a pesar de su expansión en todos los órdenes, sigue adoleciendo de unos políticos de poca mira, muy enanos en su pensamiento y muy proclives a la acusación sin sustento y a la mentira como estrategia.

Los políticos, al menos los de Hermosillo, aunque bien pudiera extenderse el calificativo a los de todo Sonora; son rústicos, primitivos, sin imaginación para la crítica y menos para la propuesta, están hechos de un mismo barro que los iguala en los defectos y no les permite trascender.

Aquí no importan de que partido son, ni los grados escolares que tengan o los títulos que ostenten, todos son muy parecidos.

Cuando son gobierno lo alaban todo y no encuentran defecto, esconden sus pecadillos.

Cuando son oposición todo está mal porque lo hacen los de otro color.

Ahí tiene los dimes y diretes en los que andan metidos el dirigente en Hermosillo del PAN, Juan Ramón Díaz Nieblas; el del PRI, Edmundo Briceño y el dirigente estatal de Morena, Alfonso Durazo.

Según Edmundo Briceño, las críticas que se hagan a “Maloro” Acosta son malitencionadas, con origen en los políticos del pasado que no supieron gobernar y que heredaron un desastre de administración. Puede ser cierto, pero ya a estas alturas voltear al pasado no es una opción.

El propio “Maloro” Acosta reconoce que debe trabajar en aspectos como la seguridad pública, recuperar las vialidades que Javier Gándara y Alejandro López Caballero dejaron olvidadas y por tanto se llenaron de baches pero que ahora son su responsabilidad y a él le reclaman los ciudadanos.

Es cierto, se han hecho muchas cosas positivas, pero todavía falta mucho por arreglar.

El dirigente del PAN en Hermosillo, Juan Ramón Díaz Nieblas es todavía más miope; no quiere ver lo que se ha trabajado y para él la gestión actual es totalmente negativa.

Desde la perspectiva del PAN: “las calles están llenas de baches, el agua es más cara, la inseguridad no disminuye y por tanto “Maloro” Acosta no ha hecho nada, desperdicio los dos años de gobierno”.

Esa es una gran falsedad y una mezquindad pura.

Sí hay muchos baches, pero se ha trabajado en gran número de calles que se rehabilitaron por completo; en este gobierno se pavimentó mucho más que en los dos gobiernos panistas anteriores; es verdad que el agua es más cara, pero eso se debe a un cobro del 35 por ciento que se aprobó en Cabildo cuando Javier Gándara era alcalde; también es verdad que la inseguridad pública es un problema de gran envergadura, pero ahora se trabaja con estrategia y coordinación, de 23 patrullas que recibió “Maloro” el parque aumentó a más de 200 unidades y se sanea la corporación eliminando a los malos elementos.

Es decir, se mejoró, pero el deterioro era tan avasallador que todavía no se aprecia esa mejora en aspectos fundamentales para los ciudadanos.

Por su parte, Alfonso Durazo critica un incremento en la deuda pública, que de mil 600 millones pasó a más de 2 mil.

No deja de ser verdad, pero contada a conveniencia.

A nivel federal los recortes presupuestales han sido brutales, solamente en lo referente al Fondo de Pavimentación que se eliminó, Hermosillo dejó de recibir en dos años la cifra de 900 millones de pesos; pero a pesar de esa reducción se ha pavimentado mucho más que en los seis años de gobiernos del PAN.

La caída en los precios del petróleo, también se redujeron en casi 600 millones de pesos en estos dos años, pero el gobierno municipal no dejó de trabajar.

Si “Maloro” Acosta no hubiese solicitado un crédito al inicio de su gobierno, no habría ni pavimentación, ni obras de remodelación, ni infraestructura; si no hubiera tomado decisiones como lo referente a concesionar la reposición del alumbrado público seguiríamos viendo como las luminarias tradicionales se van apagando sin que las sustituyan, como sucedió.

Cuando se escucha a Alfonso Durazo hablar del gobierno de López Obrador o a Juan Ramón Díaz Niebla de los gobiernos del PAN, citan lo bueno que hicieron, lo grandioso que fueron; nunca hablan de la corrupción, de las transas, de las obras mal hechas o pagadas sin que se ejecutaran; esos gobiernos fueron probos y ejemplares, sin tache ni mácula.

Se entiende que esa es su chamba, pero la verdad se les reconocería más imaginación para criticar y más generosidad para reconocer.

Pero eso ni pensarlo.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- Como Salvador Díaz, dirigente del Sindicato del Ayuntamiento sigue montado en su “macho” al no permitir la salida de los “Tirabichis”, el gobierno municipal de Hermosillo tuvo que echar mano de camiones recolectores de basura de Cidue, Servicios Públicos, Inspección y Vigilancia y la dirección del Área Rural para que le entraran a la recolección.

¿Pero los hermosillenses que culpa tenemos de las fobias de Salvador? Si existe algún problema con “Maloro” Acosta o sus funcionarios, que los resuelva con ellos pero no nos tome a nosotros de sus rehenes y utilice un servicio tan importante y básico para chantajear.

Por líderes como Salvador Díaz, que se sienten dueños de los trabajadores y se dejan mangonear para golpear políticamente es que no se avanza; esta es otra muestra de la rusticidad con la que actúan algunos.

2.- El Secretario de Educación y Cultura, Ernesto de Lucas Hokpins habló como dirigente de partido político y no como funcionario público durante los honores a la Bandera de ayer jueves.

El buen “Pato” parecía que estaba un mitin de campaña, fustigando a “Azules”, “Morenos”, “Amarillos” que por la noche se quitan los colores partidistas y van a dormir con el color de “Independientes”.

A leguas se aprecia que “El Pato” –porque pronto le volveremos a llamar de esa manera, va usted a ver—anda con todas las pilas cargadas para irse de candidato y si es por la alcaldía de Hermosillo, pues mejor.

3.- Hace 34 años, un 15 de septiembre, salió a las calles la primera edición de “Primera Plana”, en aquellos tiempos era diario pero por una decisión estratégica se convirtió en semanario y desde entonces es lectura obligada cada viernes.

Siempre me he sentido orgulloso de haber iniciado en esa casa editorial, no solamente porque ahí aprendí los primeros rudimentos del periodismo, sino porque estar ahí me permitió entablar profundos lazos de amistad con personas como Jesús Ruiz Gámez, Armando Vázquez Alegría, Benito Borgo, Francisco Ramírez, Manuel López Noriega, Jesús Valenzuela, Cinthya García Amavizca, Gabriela Félix, Gustavo López Vázquez, Mario Mazón, Jorge Flores, Sergio Mayorga y una larga lista de amigos que no alcanzaría el espacio para mencionarlos a todos y hasta para una esposa alcanzó.

Hoy en Primera Plana están de aniversario, una nueva generación sigue haciendo periodismo; dirigidos por el maestro Francisco Javier Ruiz Quirrín los aires de libertad y respeto a la libre expresión de las ideas, le siguen dando a esa Casa Editorial el calificativo de ser el Mejor Semanario de Sonora.

Felicidades a todos los amigos de Primera Plana y que vengan muchos años más…¡¡¡Salud en el estacionamiento!!!

Otros Juglares:

–“Van dos años de esta administración en los que Sonora se ha recuperado del desastre en finanzas, infraestructura, salud, áreas deportivas; y se está trabajando todos los días. La gobernadora ha marcado agenda en todos los rubros sin dejar descuidado ninguno, sin embargo, estos primeros dos años también ha sido muy marcado el primero tratar de resolver y ordenar la casa”, lo dijo el dirigente del PRI en Hermosillo, Edmundo Briceño al asegurar se ha generado una gran transformación en Sonora bajo el gobierno de Claudia Pavlovich.

Gracias por su atención, hasta el lunes si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR

También nos puede escuchar a través de la señal de Radio Sonora (94.7 FM) de lunes a viernes, en horario de 13:00 a 15:00 horas, en la Segunda Emisión de Noticias.

Dejar respuesta