México lindo y querido

0
516

 

La presumible justicia mexicana que año con año promete mejorar, en realidad cada vez se muestra más endeble: las influencias, el compadrazgo, las prácticas legaloides y la clásica “maña”, son elementos que no pueden erradicarse del Sistema de Justicia y eso permite la libertad de delincuentes de “Cuello Blanco”, algo que lleva al hartazgo a la sociedad.

Existen infinidad de ejemplos de este tipo de usos, sin embargo, hoy le recordaré sólo dos: la primera, apenas el jueves, cuando la prensa local se “alborotó” debido a la noticia del arresto del principal operador de los “moches” fiscales del Gobierno de Sonora durante la administración de Guillermo Padrés Elías.

La Procuraduría General de la República (PGR) envió a sus elementos a la colonia “Pitic” de Hermosillo, con el fin de atender la orden del Juez de Distrito y arrestar a Roberto Francisco Ávila Quiroga, acusado de beneficiar a colaboradores cercanos con exención de impuestos y auditorías a modo, mismas que causaron un daño patrimonial superior a mil 700 millones de pesos a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), es decir nos costó a nosotros los sonorenses.

El gusto sólo duró dos días.

El mismo juez calificó el delito como no grave y le otorgó la libertad bajo fianza por 20 mil pesos, aunque usted  no lo crea: ¡¡Veinte mil pesos!!

Quitarle el pelo a un gato es poco para lo que significó dicha fianza para este señor Ávila Quiroga, imagínese la cantidad de dinero con lo que fue beneficiado al condonarle a sus “amigos” mil 700 millones de impuestos. ¡Nada!

El delegado de la PGR, Darío Figueroa aseguró que la institución apelará el resolutivo impuesto por el Juez, que si bien es cierto al no calificarse delito grave Ávila Quiroga tiene el derecho de libertad bajo fianza, pero una fianza razonable que amedrente por lo menos un rato su conciencia.

Aun con estas prácticas de las instituciones de justicia, los sonorenses aún mantienen la esperanza de ver en la cárcel a quienes saquearon las arcas gubernamentales.

Quizá el arresto de Ávila Quiroga es sólo “pan y circo” o “jugadas de dedo” por parte de la PGR, a quien la gobernadora Pavlovich Arellano le exigió apresurará los procesos de investigación.

Hasta el momento, los ex funcionarios y ex colaboradores de la pasada administración se pasean por todo el País tranquilamente, amparándose, pagando fianzas y cambiando las propiedades a otros nombres. Es más, hasta tumbándolas.

México lindo.

El segundo ejemplo, es el fallo del Juzgado de Distrito en Arizona a favor de los Comités Cuenca Río Sonora, quien le exigió a “Southern Copper Corporation” empresa subsidiaria junto a Grupo México de la mina “Buena vista del Cobre”, entregar 13 categorías de información sobre el derrame de tóxicos en el Río Sonora.

Y es que Germán Larrea, propietario de Grupo México al igual que el ex gobernador Guillermo Padrés Elías, eligió la opción de ampararse, pero éste para no brindar la información de los diagnósticos reales sobre las afectaciones que ocasionó el derrame de 40 millones de litros de tóxicos en el Río Sonora.

Además de rehusarse a cumplir con los compromisos pactados a través del Fideicomiso Río Sonora, la empresa de Grupo México le llegó al precio a las dependencias federales como la Semarnat, la Cofepris y la Conagua, para que actúen como si nada pasara en los municipios del Río Sonora.

Esto es México, ¡qué vergüenza!

Es una pena ver que en  los tribunales americanos exista justicia para los habitantes del Río Sonora, y aunque este fallo no logra un cambio total para los afectados es una esperanza de que Grupo México remedie los daños.

Mientras que los Tribunales Federales de aquí, sólo empapelan los 10 juicios de amparo que promueven los habitantes del Río.

Por el momento, Grupo México continua contaminado y enriqueciéndose de los recursos de este país, dejando sin progreso a los municipios aledaños del Río.

Insisto, México querido.

Gracias por su tiempo.

@crisgomezlima

Dejar respuesta