No se ve la luz al final del túnel

0
39

El Juglar de la Red

 

Por Rafael Cano Franco

La parálisis económica derivada de la pandemia de Covid-19 ya empieza a generar desesperación en pequeños empresarios que no ven la luz al final del túnel, tienen casi dos meses con sus negocios cerrados y muchos de ellos no pueden seguir esperando a que la situación mejore porque cuando eso suceda sus empresas ya no van a existir.

La reactivación de las actividades económicas en Sonora se ha venido dando a cuenta gotas y si bien ya hay anuncio de la reapertura de grandes industrias, para los pequeños comerciantes seguir con las puertas cerradas es una condena a muerte.

La planta de Ford en Hermosillo avisó a sus trabajadores que iniciará producción a partir del próximo jueves 28 de mayo; lo hará con un plan paulatino: en primera instancia trabajará su primer turno al cien por ciento de su capacidad y en un segundo lo hará con el 75 por ciento, para progresivamente ir retomando su capacidad de producción.

La industria de la maquila también anunció que reanudará actividades, eso abre la esperanza para cerca de 90 mil trabajadores que han estado paralizados puedan volver a sus actividades laborales.

Pero para el pequeño comercio no existe aviso alguno de un eventual regreso a las actividades productivas.

En este rubro la afectación es enorme porque son Mipymes que representan el sustento de familias emprendedoras que no pueden seguir soportando estar sin generar dinero pues de ello depende su subsistencia.

Hace poco más de una semana, un grupo de empresarios que organizan eventos (grupos musicales, dueños de locales, florerías y otros), enviaron una carta a la gobernadora Claudia Pavlovich solicitándole la elaboración de un protocolo sanitario para su aplicación en eventos públicos como fiestas, bailes populares, bodas y graduaciones, pero no han obtenido respuesta.

Ayer por la mañana, comerciantes hermosillenses decidieron bloquear la salida sur y norte de Hermosillo; estaban protestando y exigiendo una fecha tentativa para poder reanudar sus actividades y más allá de la afectación vial que pudieron causar, su protesta es válida y llena de razón.

Las autoridades sanitarias deben terminar por aceptar que el cierre de actividades económicas y la propuesta de “Quédate en Casa” fueron muy efectivas durante casi dos meses, pero en Sonora y concretamente en Hermosillo, a partir de mayo se vio un relajamiento ciudadano que ha ido en aumento y coincidentemente también aumentaron los contagios y las muertes por Covid-19.

Los pequeños empresarios no son ciegos y ven las filas que se hacían para comprar cerveza, contemplan las largas colas de automóviles que se forman los fines de semana para ir a algún paseo campestre o en la playa, es decir son testigos de que el temor de contagiarse es inexistente en una gran cantidad de personas y al contemplar ese relajamiento, con justificada razón cuestionan las razones de las autoridades de salud para obligarlos a que ellos sigan sin poder abrir sus negocios.

Pero hay malas noticias para todos.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez anunciaba que en el caso concreto de Hermosillo, “el pico” más altos de contagios se estaría presentado para fines de mayo (es decir justo en estos momentos) y se prolongaría hasta el 4 de junio, proyectando que la contingencia sanitaria pudiera terminar para agosto.

De acuerdo a datos estadísticos y proyecciones hechas por INEGI, en México vamos a perder entre un millón y un millón 500 mil empleos formales, todo derivado por la parálisis económica derivada de la pandemia y el número de nuevos pobres será en el orden de los 10 a 12 millones de personas; todavía no tenemos certeza en el grado del impacto que tendrá para nuestra economía, pero hay cientos de comerciantes que ya saben que si no abren pronto, estarán en la estadística negativa.

Y todavía una más mala: la decisión de la reactivación económica  no depende del Gobierno de Sonora, la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero dejó muy claro que esa facultad es exclusiva del Gobierno Federal, así que ya saben a dónde deben hacer sus marchas y plantones de protesta.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador dio a conocer el detalle de la generación de los 2 millones de empleos que ofreció crear para fines de este año; pero resultó una gran decepción que todo se circunscribe a la entrega de apoyos de sus programas sociales, la contratación de algunos soldados y elementos para la Guardia Nacional, además de las contrataciones para sus tres grandes obras faraónicas.

Está claro que el Presidente anda extraviado en materia de creación de empleo y que la reactivación económica, de acuerdo a como la propone supone más pobreza pues no se fundamenta en la generación de riqueza sino en su extinción.

En ese rubro también considera como “nuevos empleos” los 800 mil créditos para vivienda a través de Infonavit y los 170 mil del Fovissste, es decir en el afán de cumplir una meta que no se puede cumplir juntaron peras, manzanas y sandías.

2.- En la sesión de ayer martes no se abordó el tema de la reforma electoral y eso deja la sesión del jueves como la última para que pueda ser aprobada y poder estar vigente para la elección del 2021, de lo contrario todo quedará en una escaramuza que no llegó a ningún lado.

Hay diversas versiones en torno a que legisladores de partidos ya sumados a la aprobación de la reforma, como el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), recibieron instrucciones de sus respectivos comités nacionales para dar marcha atrás y con ello frenar la reforma electoral.

Lo interesante es que actores políticos como los alcaldes de Cajeme y la alcaldesa de Hermosillo, tradicionalmente ajenos a ese tipo de debates, también le entraron al tema para descalificar la reforma y asegurar que se trata de un asalto a la democracia sonorense; al parecer Morena decidió utilizar toda su artillería –y se vale—para evitar la aprobación de esas nuevas leyes, veremos si le resulta.

Otros Juglares:

–“Se habla de ventilación artificial, pero mucha gente no sabe de lo que en verdad se trata. No es una máscara de oxígeno puesta en la boca mientras usted disfruta acostado pensando en su vida.

“La ventilación invasiva para el Covid-109 es intubación que se hace bajo anestesia general, consiste en quedarse de 2 a 3 semanas sin moverse, muchas veces boca abajo con un tubo en la boca hasta la tráquea, que le permite respirar al ritmo de la máquina a la que está conectado. Usted no puede hablar, ni comer, ni hacer nada de manera natural”.

Explicación que hace el Colegio de Médicos para crear conciencia y apelar al sentido común de las personas para no relajarse en lo referente al confinamiento y considerar que la pandemia ya se ha terminado para regresar a la actividad normal.

Gracias por su atención, hasta el jueves si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here