Otra vez la violencia y nadie que la detenga

0
74

El Juglar de la Red

 

Por Rafael Cano Franco

Sonora es una entidad que se caracteriza por no estar entre las entidades más azotadas por la violencia delincuencial del crimen organizado, a pesar de que se ubica entre dos entidades que se ubican en el top 5 de la inseguridad pública en México: Chihuahua y Baja California.

En dos ocasiones, la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano ha reconocido que la inseguridad pública es uno de los temas que más amenazan el desarrollo de Sonora; ella misma lo considera como el factor que puede “descarrilar” su proyecto de estado y dar al traste con todo el trabajo realizado en su periodo gubernamental.

La estrategia para combatir la inseguridad pública, pero sobre todo atender los crímenes de alto impacto, pasa por militarizar los cuerpos policiacos de Hermosillo, Guaymas, Empalme y Cajeme –Navojoa no se pudo–, también se habla de establecer guarniciones de la Guardia Nacional, pero más allá de los anuncios esporádicos, la realidad es que se sabe muy poco de la presencia de ese órgano del gobierno federal.

El esfuerzo del gobierno federal para mantener la paz en Sonora se centró en los municipios más grandes (Hermosillo, Guaymas y Cajeme), particularmente en Ciudad Obregón y su zona rural, la presencia de bandas delictivas es notoria y esa plaza se convirtió en una zona de batalla.

Inmersos en atender los crímenes de alto impacto en esos municipios, las bandas delictivas trasladaron sus actos delincuenciales a otras regiones, fue así que en Rosario Tesopaco dejaron una estela de autos quemados y casas balaceadas, nunca se supo de muertos porque los cuerpos de seguridad tardaron en llegar.

Luego de ahí, municipios pequeños de la sierra, como Nácori Chico también vivieron sus noches de terror y el asedio de grupos criminales los cuales prácticamente se adueñaron por varias horas de esa comunidad; cuando las autoridades reaccionaron no hubo detenidos y todo quedó como una mala anécdota para los habitantes de ese pequeño pueblo.

Hace menos de una semana, en Bácum –muy cerca de Cajeme—un grupo del crimen organizado aterró a la población: balearon casas, automóviles, quemaron varios vehículos y, también, se fueron impunes ante la lenta reacción de los cuerpos de seguridad del gobierno.

La madrugada de ayer lunes, en Agua Prieta, un grupo del crimen organizado, sabedor de que no hay consecuencias por los actos que cometan, salió de cacería: mataron a dos personas, balearon domicilios y vehículos, incendiaron carros y desaparecieron como si fueran fantasmas.

La autoridad, una vez más, solamente fue capaz de reaccionar, pero sin generar mayores sobresaltos en unos delincuentes que ya no estaban activados cuando llegaron las fuerzas de seguridad pública.

Pero todavía no se acababa el día y en Bavispe –la mismísima tierra del Secretario Alfonso Durazo Montaño— y se supo del asesinato de una mujer y sus cuatro hijos, además de 10 personas desaparecidas en un ataque perpetrado por grupos del crimen organizado.

Se trata de Rhonita Le Baron, integrante de la comunidad mormona que salía de la comunidad de “La Mora” con rumbo a Chihuahua cuando fueron atacadas y su vehículo fue incendiado con dos menores a bordo y otras dos mujeres asesinadas.

También se habla de ochos menores de edad en calidad de desaparecidos.

Este lunes de terror continuó en Guaymas, donde dos cuerpos sin vida fueron dejados en colonias de ese puerto.

Los crímenes de alto impacto generan más percepción de inseguridad que el robo a casa habitación o los delitos patrimoniales; el terror de una balacera y la posibilidad de quedar en medio del fuego cruzado es un alto generador de miedo entre la población.

A la fecha, los cuerpos de seguridad: federales y estatales, solamente han mostrado capacidad de reacción ante los hechos consumados; resulta evidente que las actividades de inteligencia están ausentes y no se tiene ni la menor idea de en qué lugar puede estallar la violencia mañana u hoy más tarde.

Mientras las autoridades y las mesas de seguridad sean tan inoperantes y poco eficaces, la gran movilidad que muestra el crimen organizado seguirá siendo el factor que les permita seguir ganando la batalla y operar con plena impunidad; a final de cuentas la coordinación que presumen los cuerpos de seguridad solamente aparece en los discursos y las declaraciones porque en los hechos caminan por rutas muy diferentes y además son muy lentos.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- Salvador Díaz Olguín, dirigente del Sindicato del Ayuntamiento de Hermosillo, dijo que por su parte no hay problema para sentarse a negociar el nuevo contrato colectivo, que tiene una vigencia de dos años, con la alcaldesa Célida Teresa López Cárdenas, lo que no precisó es el sentido en el cual está dispuesto a negociar.

Díaz Olguín mantuvo épicas diferencias con “Maloro” Acosta cuando se tomó la decisión de ordenar el servicio de recolección de basura, fue tanta la inquina entre ambos que a final de cuentas los trabajadores sabotearon el servicio de recolección de basura generando un caos en la ciudad.

Durante la campaña electoral, Díaz Olguín fue uno de los aliados políticos de Célida López, pero a los meses de gobierno ya pregonaba su decepción por la falta de cumplimiento por parte de la alcaldesa; ahora les va a tocar negociar un contrato colectivo y si por la víspera se saca el día, no creo que el Sindicato esté dispuesto a ceder en lo que ya logró,

2.- El gobierno de Sonora avizora un presupuesto federal para el 2020 más que magro; pero no es ahí donde se va dejar sentir las falta de recursos, en realidad serán los Ayuntamientos los que mayormente sean afectados en los programas de servicios básicos.

Salvo los municipios fronterizos como San Luis Río Colorado y Nogales, donde se proyecta una inversión federal de reordenamiento urbano de grandes dimensiones; para el resto simplemente no hay dinero.

Lo curioso es que diputados federales de Morena estás más que pasivos ante esa situación y antes que pelear por asignar recursos a los ayuntamientos, están muy ocupados en seguir la línea que les marca el Ejecutivo Federal.

Salieron más borregos que los anteriores y más agachones que todos.

3.- Por cierto y para que a los alcaldes de Sonora les quede muy claro, ya la Gobernadora Claudia Pavlovich fue muy clara cuando les dijo que el “pozo” de los apoyos extraordinarios para pagar aguinaldos y otros compromisos de fin de año está seco y si no hicieron las previsiones presupuestales correspondientes tendrán que asumir las consecuencias.

Recuerdo lo anterior porque ya algunos alcaldes están pensando en acudir al gobierno de Sonora a solicitar un préstamo, al menos así lo han expresado públicamente, piensan comprometer sus participaciones federales a cambio del adelanto y todo para poder saldar los adeudos de nómina que se tienen para diciembre.

Otros Juglares:

–“Mataron a mi hija y nietos, la maldita violencia  de la sierra entre Sonora y Chihuahua. Quiero que se sepa, que esto no quede en un número más Presidente @LópezObrador ¿Cuántas vidas más para ver resultados?.

Se lo dijo a la periodista Sandra Romandía, el señor Aron LeBaron, padre y abuelo de las mujeres que perdieron la vida en el municipio de Bavispe, Sonora cuando se trasladaban a Chihuahua.

Gracias por su atención, hasta el miércoles si Dios quiere. ¡¡¡Salud!!!

Nos puede seguir e Twitter en @CanoFrancoR

También nos puede escuchar a través de la señal de Radio Sonora (94.7 FM) de lunes a viernes, en horario de 13:00 a 15:00 horas, en la Segunda Emisión de Noticias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here