¿Por qué fueron Mujeres de 100?

0
373

 

Un grupo de 50 mujeres sonorenses fueron seleccionadas para viajar a Washington, la capital de Estados Unidos a realizar un diplomado y conocer personalidades de la política, la economía y el mundo empresarial, esta fue una iniciativa promovida por la gobernadora Claudia Pavlovich como parte de empoderar a las mujeres.

El programa en sí no está mal, por el contrario, implica darle visibilidad a mujeres muy destacadas en diversos ámbitos del quehacer cotidiano y que en condiciones normales su trabajo pasa desapercibido a pesar de ser muy importante para la comunidad.

Sin embargo hay “prietitos en el arroz”, incluso opacidad en los procesos de selección.

Pero vamos por partes, como diría Jack:

El proyecto “Mujeres de 100” es una iniciativa que surgió sin la asignación de recursos públicos y para financiar el proyecto se tomaron becas, la mitad, del programa “Estudiantes de 100”; en este punto es menester aclarar que darles la oportunidad a 50 mujeres para que fueran a Washington, implicó dejar en Sonora al mismo número de estudiantes, quienes eran los destinatarios originales del programa.

Hacer a un lado a los estudiantes para darles la mitad de las becas a mujeres, debió obligar a las autoridades del proceso de selección a ser lo más claras posibles, pero ni la Secretaría de Educación y Cultura (SEC) que aportó las becas, ni el Instituto Sonorense de la Mujer, encargado de la logística del viaje y de la selección, fueron trasparentes.

Al momento no se conoce la lista completa de esas mujeres, tampoco se sabe cuáles fueron los méritos o las acciones específicas que las llevaron a merecer la beca; no se han trasparentado los procesos para elegirlas; no se sabe si hubo un puntaje, algún jurado, un panel selector y si acaso lo hubo, quiénes fueron sus integrantes; tampoco se sabe cuántas personas extras se “colaron” al viaje en calidad de agregados, asistentes, auxiliares o apoyos de logística y comunicación.

Si se trataba de darle visibilidad al trabajo de esas mujeres y el impacto que tiene en la comunidad, eso no se refleja por ningún lado porque, más allá del viaje se desconoce el listado completo de esas féminas y la forma en la cual servirá el diplomado para sus proyectos específicos.

Lo que ya trascendió es que en el listado hubo muchos que metieron mano:  mujeres recomendadas por funcionarios; a algunas se les premió su trabajo partidista. También se sabe que si bien realizaron un intenso trabajo, el viaje sirvió en más de la mitad del tiempo para realizar actividades turísticas y que en el caso de quienes fueron como “agregados” se dedicaron a recorrer la ciudad sin cumplir con la función para las que fueron enviados.

Que una mujer de 70. 80 o 90 hubiera recibido una beca, implica que una auténtica mujer de 100 quedó fuera y es en ese momento cuando el programa deja de cumplir su función de premiar los méritos de la acción social, científica, altruista o literaria cotidiana para convertirse en un proyecto turístico.

Insisto, el programa no es malo y tampoco se cuestiona el fin último; pero dado que se toman becas para estudiantes lo ideal sería que el proceso de selección fuera totalmente trasparente, que el destino de los recursos públicos derivara en un auténtico empoderamiento femenino y no en el pago de favores o premiar lealtades de partido.

Esto toma mayor importancia si se considera que para el 2017 ya no serán 50 las mujeres de cien, ahora consumirán el total de becas asignado al programa y en ese sentido, es fundamental que todo se haga trasparente y de cara a la sociedad.

Por lo demás, lo primero que podrían hacer, tanto la SEC como el Instituto Sonorense de la Mujer es dar a conocer el listado completo de esas 50 mujeres de 100 que ya recibieron su beca y también darnos a conocer el costo total, con todo y “agregados”, de esta primera remesa.

 

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- Hasta ayer, la señora Rosa Gumataotao Ríos era una auténtica desconocida para los sonorenses; ni siquiera sabíamos que su firma aparece en todos los billetes que emite el Tesoro de los Estados Unidos, porque ella es precisamente la directora de esa institución.

Esta dama visitó Sonora, pero en lugar de destacarse por los conceptos vertidos en una charla con mujeres, el único recuerdo que nos dejó es su capacidad para firmar y distribuir entre los asistentes billetes de un dólar.

La verdad es que el gesto generó largas filas para recibir uno de esos billetes, que la misma “Rossy Dólar” firmaba; eso puede indicar dos cosas: nuestro gran amor al billete verde o la ruina que a todos asola…¡¡pueden ser ambos!!

2.- Ninguno de los tres aspirantes a dirigir el PAN están tan lejos de Guillermo Padrés como ellos presumen; en algunos casos la cercanía es afectiva, como la de Ernesto Munro; en otros es política, como la de David Galván y hay una cercanía fraterna, como es el caso de Adrián Espinoza.

Ahora, cada uno de los tres pretende achacar a los otros dos la cercanía con el ex gobernador, sabedores de que incluso dentro del panismo hay un sentimiento de agravio generado por Guillermo Padrés y señalar a uno como más cercano que el otro, puede resultar en una merma de votos.

Públicamente los tres hacen un “mea culpa” de todas las trapacerías cometidas, pero ninguno rechaza los apoyos públicos, los respaldos económicos o las adhesiones políticas de reconocidos padrecistas que están en sus campañas y que dan al traste con el discurso de que “ahora sí se van a hacer las cosas de manera diferente”.

3.- Este jueves 13 de julio se cumplen los primeros diez meses de gobierno de Claudia Pavlovich y es de reconocer la trasformación que ha tenido Sonora, gracias a sus gestiones, a su liderazgo, a la voluntad para hacer bien las cosas y al respeto para cumplir con los compromisos contraídos.

Una sola palabra basta para calificar el gobierno que en estos diez meses ha realizado la señora Pavlovich Arellano: transformador.

Trasformó el caos en las finanzas en orden y trasparencia; trasforma la calidad de vida de los sonorenses con acciones de beneficio social como las 8522 acciones de vivienda realizadas –de 10 mil impuestas como meta–; trasformó un gobierno corrupto en una donde la transparencia es el sello distintivo.

Si el ritmo trasformador lo aplica en los próximos seis años, nuestra entidad será un ejemplo nacional y seremos la envidia del resto del país o el modelo a imitar.

 

Otros Juglares:

–“Entregamos a la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que depende del Congreso de la Unión, documentos suficientes que demuestran desvío de recursos, malversación de fondos, tráfico de influencias y una serie de conductas al margen de la ley por parte de Guillermo Padrés.

“Nos unimos a la exigencia de la gobernadora Claudia Pavlovich para que la PGR lleve a cabo una firme investigación y castigue a los responsables de este desfalco a Sonora, seremos congruentes y no permitiremos que nada ni nadie pase por encima de la ley”.

Lo dijo el diputado federal del PRI, Ulises Cristopulos Ríos al informar que se envió a la ASF una carpeta donde se muestra un desfalco al erario de Sonora por alrededor de 2 mil 515 millones de pesos de recursos federales en el sexenio de Guillermo Padrés Elías.

 

Gracias por su atención, hasta el viernes si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Dejar respuesta