Renunció Ramsés

0
444

 

Que el comisario de la policía municipal en Hermosillo, Ramsés Arce Fierro presentara su renuncia al “Maloro” Acosta es un reconocimiento tácito a que ya era muy poco lo que podía hacer al frente de una corporación policiaca rebasada en estos momentos por la inseguridad pública.

De hecho, no hay otro problema más apremiante para las autoridades de todos los niveles, que atender la creciente ola de inseguridad que se vive en los principales municipios de Sonora, pero que se siente en mayor manera en la Capital.

Es común conocer de asaltos en la vía pública y aunque se detiene a ladrones a diario, resulta evidente e innegable que los delitos son más que los rateros a los que se detiene y el problema es que pareciera ir creciendo como bola de nieve cuesta abajo.

Hay un hartazgo ciudadano ante la inseguridad pública, existe un reclama de atención para las colonias populares donde las patrullas simplemente no aparecen, ninguna, ni municipales, estatales o federales.

De hecho, la renuncia de Ramsés Arce Fierro es simplemente volver a aplicar aquella máxima de que “el hilo se rompe por lo más delgado”; mejor correr a uno que a toda una corporación que no acaba de ser saneada y que tampoco puede entender las nuevas reglas del Sistema de Justicia Penal Acusatorio; pero que además fue paulatinamente desmantelada durante los pasados seis años, al grado de dejarla prácticamente a pie para realizar el trabajo de vigilar la seguridad de casi un millón de habitantes.

Los planes de seguridad pública, anunciados para contener la ola delincuencial, a final de cuentas terminaron por convertirse en un “aviso” para los vándalos y más allá de éxito inicial obtenido, es por demás claro que al menos en lo que se refiere a las “tienditas de narcomenudeo” estas de inmediato se mudaron de lugar.

El asunto de la policía no es problema de jefatura, sino de concepción de lo que es la seguridad pública.

Los policías, sobre todo los municipales, tienen la visión de un ciudadano que potencialmente puede ser un delincuente, ya sea por detenerlo borracho, porque los increpa ante el abuso de autoridad o por faltas de menores de tránsito que se vuelven el pretexto perfecto para terminar en la extorsión.

Mientras el policía no sienta que el ciudadano es el fin de su trabajo y que sus servicios van destinados a darle seguridad, aceptando que no es su enemigo sino su verdadero patrón; mientras en la corporación siga privando el pensamiento cuadrado de que todo ciudadano es un delincuente en potencia, entonces seguirá creciendo ese sentir entre el pueblo que ve a los policías como sus enemigos y de quienes debe cuidarse, mientras que los policías seguirán con su falsa creencia de que están ahí para aplicar la ley a rajatabla, sin menoscabo de ciertas consideraciones particulares y criterio.

Por eso, la renuncia de Ramsés Arce, aunque esperada, no viene a ser la solución; el próximo jefe policiaco vendrá exactamente con los mismos principios de trabajo y entonces lo único que veremos es más de lo mismo.

No se puede negar que la corporación mismo no es una unidad cohesionada; a pesar de que Arce Fierro inició una purga de todo aquello que tuviera, incluso sin tenerla, relación con el pasado, pero eso mismo generó grupúsculos al interior de la corporación que, al viejo estilo del virreinato: acataban la instrucción, pero no la cumplían.

No hay duda que el problema más serio de “Maloro” Acosta como alcalde, es dar resultados en el tema de la inseguridad pública, el problema es que al menos en ese tema no se ve el acompañamiento de otras instancias, y solo simplemente no va a poder.

 

Hoy se define el futuro de México

La historia marca que los sucesos en Estados Unidos siempre tienen una amplia repercusión en México; por ello la elección de su próximo presidente es tan importante y tan observada por los mexicanos; como si no fuera suficiente con nuestros problemas, ahora estamos al pendientes de los que tienen los gringos..

Nos da pavor pensar en la sola posibilidad de que Donald Trump pueda ganar, eso quedó demostrado en la víspera, cuando pareció casi alcanzar a Hillary Clinton en las encuestas, de inmediato la economía mexicana se cimbró.

Donald Trump hizo aflorar el “americanismo más recalcitrante”, aquel que le teme a los extranjeros y con el pretexto de que les quitan el trabajo, los acosan y los persiguen; ese pensamiento donde todos los que no somos estadounidense somos los delincuentes; esa idea tan enraizada de la superioridad de raza donde el güero es superior al moreno o al amarillo y por lo tanto hay que tratarlos como seres inferiores.

Y todos vemos lo negativo de Donald Trump, lo consideramos nuestro peor enemigo y el peor desastre para México es que llegara a ser gobernante de Estados Unidos porque entonces nuestra cercanía no sería ventaja sino problema.

Trump es para México lo que Osama Bin Laden fue en su momento para Estados Unido; el problema es que en ese desprecio tan bien ganado por Trump, hemos llegado a considerar, casi con ingenuidad, que Hillary Clinton sí será nuestra aliada y la verdad es que tampoco en ella hay cosas que nos sean favorables.

La señora Clinton tiene el aprecio de los mexicanos, pero no porque nos haya convencido de una política que nos favorezca, nuestra simpatía hacia ella es mera consencuencia de la antipatía al otro.

Pero en la historia de Hillary Clinton como política, las frases de desprecio y las acciones en contra de México también han sido constantes.

Acudimos a presenciar una elección histórica en Estados Unidos, pero más allá de los sentimientos, debemos señalar que nuestros vecinos de allende las fronteras están padeciendo nuestra misma enfermedad y van a tener que elegir no al mejor, sino al menos peor.

 

No habrá huelga en Ayuntamiento

El Tribunal Contencioso Administrativo le dio un motivo de festejo al alcalde “Maloro” Acosta luego de que emitiera una resolución donde declara ilegal el emplazamiento a huelga que le hiciera el Sindicato de Trabajares Municipales y con ello disipa el fantasma de una huelga y la paralización de los servicios públicos.

Ahora, cuales son los argumentos para declarar inválido el emplazamiento, los siguientes:

Que no existe evidencia plena en los documentos presentados de que las dos terceras partes hubieran votado en la asamblea correspondiente a favor de tal emplazamiento a huelgo, requisito fundamental establecido en la ley para que eso proceda.

También se establece en la ley que no es motivo de emplazamiento a huelga la falta de pago  total de salarios consecutivos correspondientes a un mes de trabajo y por tanto no hay violación a los derechos fundamentales que la Ley General del Servicio Civil concede a los trabajadores.

Esta se convierte en otra derrota más para el dirigente del Sindicato Unico de Trabajadores del Ayuntamiento de Hermosillo, Salvador Díaz, quien no ha podido concretar ninguno de sus esfuerzos para doblegar a una autoridad municipal que no le ha permitido el protagonismo y el escándalo.

 

Otros Juglares:

–“Estamos monitoreando  semana tras semana las causales de los accidentes y nos hemos estado dando cuenta que más del 50 por ciento de los accidentes están relacionados con las distracciones y que muy posiblemente se deban al uso del teléfono celular y las redes sociales en el mismo”, lo dijo el director del Departamento de Tránsito, Sergio Valdez López al considerar que esa pudo ser la causa principal que derivó en un choque volcamiento donde una joven mujer, de 21 años, perdió la vida en el tramo carretero Hermosillo-Bahía de Kino.

 

Gracias por su atención, hasta el miércoles si Dios quiere. ¡¡Salud!!

 

Pd.- Nos puede escuchar por Radio Sonora (94.7 FM), de lunes a viernes, de 13:00 a 15:00 horas en la Segunda Emisión de Noticias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here