Revive la guerra del Agua

0
37

El Juglar de la Red

Por Rafael Cano Franco

El tema del agua, sobre todo cuando se trata de tomar la que se encuentra almacenada siempre ha generado polémica y una férrea oposición; solo fue cuestión de que Celida López, la alcaldesa de Hermosillo, anunciara la construcción de la obra hidráulica llamada acuaférico Tramo Oriente y de inmediato saltaron los opositores.

Fue la propia Celida López quien terminó por complicar la gestión de la obra; al decir que era agua de la presa “El Molinito” pretendió calmar los ánimos que se alborotaron en el sur de Sonora, pero cuando se descubrió que era agua de “El Novillo”, la mentira fue gasolina que avivó más el fuego.

Ya se consiguió la aprobación del Cabildo de Hermosillo, lo que sigue ahora es lograr el aval del Congreso del Estado y con eso es más que suficiente; el asunto es que varios legisladores de Cajeme, incluso aliados de la alcaldesa por provenir de la alianza “Juntos Haremos Historia” se han opuesto a dar su voto; igualmente el legislador del PRI, Rogelio Díaz Brown ha cuestionado aspectos del proyecto, como es el tema del financiamiento público.

La oposición subió de tono cuando el alcalde de Cajeme, Sergio Pablo Mariscal emitió un posicionamiento donde manifestó no estar de acuerdo con la construcción del acuaférico, incluso invocó la gestión de la gobernadora Claudia Pavlovich para revivir un antiquísimo proyecto como lo es el Plan Hidráulico del Noroeste, una vieja obra que tiene más de 40 años en el imaginario de los productores agrícolas del Sur de Sonora, pero que presenta la misma oposición de los productores de Sinaloa que aducen los de Cajeme.

No solamente recordó esa vieja obra, también planteó la construcción de una planta desaladora como opción para darle agua a Hermosillo.

Con todo esto se avivó una feroz oposición a obras públicas en Hermosillo que se relacionen con agua a utilizarse en la Capital de Sonora, no importa si se trata de líquido comprendido en la autorización de Conagua, en Cajeme no quieren saber nada de darle agua a la ciudad más importante de Sonora.

Ante la falta de un trabajo político para generar consensos y aplacar el malestar generado en Cajeme; lo que ahora se ve es un conflicto social que llegó a la etnia Yaqui; ese grupo no solamente se opone a la obra del acuaférico, también iniciaron acciones de presión como bloquear la carretera internacional en su tramo Guaymas-Cajeme.

Que la etnia más conocida de Sonora se alce es una mala noticia para todos: incide en la opinión pública nacional e internacional; genera un problema social para el gobierno de Sonora y a su vez hay repercusiones que alcanzan al gobierno federal.

La etnia yaqui, sabe encarecer sus negociaciones; luego de bloquear carreteras en oposición al acuaférico de Hermosillo, también agregaron a sus demandas un pago por derecho de tránsito para quienes cruzan sus tierras por carretera.

Pero no todo está perdido, al menos en el Congreso del Estado hay legisladores que piensan avalar el proyecto hidráulico que plantea la alcaldesa, pero ha faltado un plan de contención política y social de las protestas; no solamente se trata de la posibilidad de echar abajo la obra, el tema también pasa por la cuestión electoral.

En el pasado reciente, este tema generó tanto enconó en el sur de Sonora que determinó derrotas electorales para el partido gobernante, en este caso el PAN perdió Cajeme y al paso de los años se fue hundiendo en el rechazo popular; una crisis del agua, mal tratada por Morena, puede generarles un serio problema de legitimidad ante electores de Cajeme y otros municipios.

Pero tampoco es muy alentador que los dos gobiernos municipales que tiene, Hermosillo y Cajeme, estén enfrentado en un tema tan álgido que siempre genera enconos y división.

Pero la alcaldesa está muy ocupado en su labor de “Tirabichi” para asumir con responsabilidad que le pegó al panal y se soltaron las avispas.

Economía, Seguridad y Corrupción

La popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador sigue cayendo; GEA-ISA presentó su evaluación de junio y la desaprobación llegó al 58 por ciento, mientras que la aprobación es del 39 por ciento.

El problema es que los tres grandes temas de este gobierno: economía, seguridad pública y combate a la corrupción son mal evaluados y lo peor es que la percepción de la corrupción ya llegó a los 43 puntos, uno de los ejes centrales del discurso de AMLO es precisamente que la 4T es honesta y eso establece una diferencia con gobiernos anteriores, pero los ciudadanos no perciben eso como una realidad y lo ubican solamente como un discurso del presidente López Obrador sin sustento.

No solamente se trata de la pandemia de coronavirus, hay otros elementos que inciden en el bajón en la popularidad del Presidente; en el caso particular del manejo que se ha dado a la crisis de salud por Covid-19, un 48 por ciento opina que es peor a lo realizado por otros países; un 21 por ciento lo evalúa como igual y un 32 por ciento considera que es mejor el manejo en México que en otras naciones.

Cuando la pregunta se limita a un “aprueba o desaprueba” la manera en la cual López Obrador ha respondido a la pandemia, un 54 por ciento lo desaprueba y un 46 lo aprueba.

El 61 por ciento considera un error del Presidente no haber otorgado apoyo a las empresas pequeñas y medianas, mientras que un 39 por ciento considera hizo lo correcto. Otro cuestionamiento de la encuesta es revelador del pensamiento socialmente mayoritario.

Considerando la necesidad de recursos para atender la pandemia, se preguntó si están de acuerdo o desacuerdo con seguir invirtiendo dinero público al Tren Maya y refinería de Dos Bocas: el 57  por ciento está en desacuerdo y 43 por ciento está de acuerdo.

Un 60 por ciento piensa que los recursos puestos por el gobierno federal para atender la pandemia son insuficientes y un 40 por ciento señala que han sido suficientes.

La desaprobación ciudadana se extiende al tema de seguridad pública: un 57 por ciento desaprueba las acciones realizadas por el gobierno federal, un 29 por ciento las aprueba y un 12 por ciento señala que no sabe cómo evaluar.

Los mensajes constantes de polarización que emite el presidente López Obrador han dado muy buenos resultados y por ello el 93 por ciento de los encuestados opina que el país está dividido contra un efímero 7 por ciento que lo ve unido.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- Parece una notica intrascendente y hasta frívola dado el ambiente de enfermedad y muerte en el que nos desenvolvemos, pero que la Liga Mexicana del Pacífico anuncie que sí habrá temporada de béisbol este año, no deja de ser una buena noticia.

Luego de tanta tragedia y este ambiente de incertidumbre al futuro, que el béisbol en el pacífico no se cancele es una forma de pensar que sí hay futuro y que de a poco iremos recobrando la normalidad a la que estamos acostumbrados.

Es de pensar que la LMP dará a conocer una serie de medidas sanitarias, una disminución en los aforos de los estadios por partido y ciertas medidas que garanticen la preservación en la salud de jugadores y aficionados.

2.- Existen muchas quejas en torno a los cobros que hace CFE a los usuarios; debido al confinamiento obligatorio y con la llegada de las altas temperaturas, el uso de los aparatos enfriadores  es más prolongado y eso lleva a un mayor consumo de electricidad lo cual se refleja en recibos que se salen de las posibilidades de pago de los  clientes.

Ante esa realidad, la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano envió una solicitud al Congreso del Estado para que esa instancia emita un exhorto a la CFE para reducir a la mitad las cuotas de energía eléctrica.

La petición enviada al Congreso del Estado incluye también la solicitud de que se reduzca a la mitad las cuotas en el cobro de energía eléctrica para los 72 organismos  operadores de agua en la entidad y que así puedan seguir operando para brindar el servicio de suministro de agua potable a los sonorenses.

La solicitud tiene un profundo sentido de empatía social y falta que los legisladores en Sonora sean también igual de humanos para no escatimar en su respaldo y enviar el exhorto a CFE.

Otros Juglares:

–“Sería irresponsable viajar enfermo (de Covid-19) a Estados Unidos y por eso nos haremos la prueba”.

Lo dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador quien sistemáticamente se negaba a realizarse dicha prueba al afirmar que su estado de salud era muy óptimo; todo fue que el Gobierno de USA lo solicitara para la reunión con Donald Trump y la firma del T-MeC y AMLO decidió hacerse la prueba. Lástima que no se la hace con más frecuencia, sobre todo en sus viajes al interior de México.

Gracias por su atención, hasta el miércoles si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here