“Tenemos miedo, pero no nos van a intimidar”: AMLO

0
30

El Juglar de la Red

Por Rafael Cano Franco

El atentado al Secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México (CDMX), Oscar García Hartfuch, cimbró las estructuras de seguridad pública y mostró que la política de “abrazos, no balazos” es un completo fracaso, pero aun así, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no va a cambiar su estrategia de seguridad y no le van a declarar la guerra a nadie.

Lo cierto es que López Obrador no necesita declararle la guerra a nadie porque ya está en ella, lo quiera o no; el atentado contra García Hartfuch solamente fue la punta del iceberg de un serio problema que enfrenta su gobierno y tiene los elementos para combatirlo, solo falta la decisión para hacerlo.

En el caso del atentado el Gobierno Federal dejó un mensaje muy claro: sabe exactamente donde están los criminales y si se decide los puede detener de inmediato porque los tiene ubicados.

Luego del ataque a Oscar García Hartfuch, el gobierno federal se aplicó de inmediato a una investigación que de entrada dejó 19 personas detenidas, “reventó” varias casas de seguridad, identificó las cuatro células que operaron el atentado, señaló directamente al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) como responsable y hasta detuvo  en Tonal+a, Jalisco, al jefe de sicarios de esa organización criminal.

Es decir, el Gobierno Federal mandó un claro mensaje de que tiene la información suficiente para enfrentar cualquier acción que atente contra la seguridad pública; el asunto es que se decida a actuar.

Si bien fue un excelente mensaje el que  mandó el gobierno federal con la rápida acción para detener a los autores materiales e intelectuales del atentado contra el Secretario de Seguridad de la CDMX; esa misma rapidez y agilidad no la muestran en otros casos, eso es preocupante y más cuando el propio Presidente declara que su accionar va a seguir la directriz de no pelear con los cárteles del crimen organizado.

En este punto el mensaje es de terror porque pareciera decirle a los grupos del crimen organizado: Si se meten con uno de nosotros no habrá tregua y los perseguiremos con toda la fuerza del estado hasta detenerlos, pero no hay problema si se matan entre ustedes o asesinan a cualquier otro que no sea de los nuestros.

La agilidad para detener a los sicarios que atentaron contra Garcia Hartfuch destaca que el gobierno de México tiene los elementos para combatir al crimen organizado cuando se decide hacerlo.

Lo que llama la atención es la indolencia en la cual se mueve cuando se trata de otros casos.

En los crímenes de Caborca todavía no hay detenidos; la masacre de Zacatecas sigue en la impunidad; los hechos violentos en Celaya aterrorizan a la población pero no alteran el ritmo del gobierno.

Ni que decir de los cientos de asesinatos diarios en las calles, los ajustes de cuentas, las peleas por el control de las plazas que dejan regados cadáveres en las banquetas, esos quedan impunes como si se tratara de un acto de cotidianidad que en nada altera la vida social.

Lo más revelador de todo es que el gobierno federal sabía que se planeaba el ataque a García Hartfuch y por ello le reforzaron la escolta y utilizaba un vehículo con el blindaje más alto; eso significa que los sistemas de inteligencia tenían toda la información y dejaron que el Secretario de Seguridad de la CDMX se convirtiera en una carnada.

El propio López Obrador así lo reconoció: “Se sabía que había esta intención y se informó, se advirtió al el secretario de Seguridad Pública de Ciudad de México y por eso traía vehículo más resistente, para enfrentar cualquier agresión y él también andaba más atento, precavido y traía apoyo”.

El 9 de agosto del 2009, el Cártel de Sinaloa tramó un atentado contra Felipe Calderón Hinojosa, los servicios de inteligencia en México lo detectaron y por ello detuvieron a Dimas Díaz Ramos, que era el encargado de perpetrar el atentado; no se llegó a consumar el atentado, pero es evidente que cuando el gobierno quiere, tiene los elementos para actuar.

Pero ya lo aviso el presidente López Obrador: la estrategia de seguridad no va a cambiar…a menos claro, que atente directamente contra la 4T.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- A unos días de la firma del nuevo Tratado de Comercio entre México-Estados Unidos-Canadá, en Washington, a donde viajará el presidente López Obrador, la cual será su primer salida internacional como mandatario; el embajador de USA, Chirstoper Landau, mandó un claro mensaje al Gobierno de México.

En una reunión con Concamin, el embajador dijo que en un país donde las reglas de inversión se modifican de manera unilateral por su gobierno, eso genera incertidumbre y aleja a los inversionistas.

Lo que el Embajador de Estados Unidos dijo no es más que una advertencia de que los acuerdos firmados se deben respetar y que su gobierno no tolerará modificaciones unilaterales ni cambio de reglas.

Algo sabrá Christoper Landau del gobierno de México para enviar ese mensaje.

2.- Mientras que el dirigente del PAN en Hermosillo, Luis “Güero” Nieves se desvivió en halagos para la decisión de construir el Acuaférico Tramo Oriente promovido por Agua de Hermosillo; en el PRI mostraron dudas respecto a la viabilidad financiera del proyecto y Movimiento Ciudadano cuestionó que ahora se utilizan los mismos mecanismos financieros que antes criticó el gobierno municipal de Celida López.

Por medio de Rogelio Díaz Brown, coordinador de los diputados del PRI en el Congreso de Sonora, se precisó que debe analizarse a cabalidad la capacidad financiera de Agua de Hermosillo para no comprometer su flujo de efectivo, esto se debe a que se plante un pago mensual de 5.6  millones de pesos por mes, durante 10 años.

La postura de Movimiento Ciudadano se centró en cuestionar el uso de un sistema de financiamiento privado, dado que no existe capacidad financiera del Ayuntamiento o de Agua de Hermosillo para realizar la obra, que es muy similar a que se utilizó para la concesión del alumbrado público que fue tan duramente criticada por el gobierno municipal en turno y que los llevó a deshacer el trato.

Falta conocer la opinión de Morena y PT, particularmente porque en ambos grupos legislativos hay diputados que representan a Cajeme y en aquel municipio no agradó nada la obra pues consideran generará un mayor gasto de agua del Novillo, aunque ya se aclaró que se trabajará exclusivamente con líquido almacenado en la presa “El Molinito”.

3.- La alcaldesa de Guaymas, Sara Valle Dessens abrió un frente de batalla jurídico en contra del Gobierno del Estado al generar en su cabildo la aprobación de una controversia constitucional en contra de la gobernadora Claudia Pavlovich.

El gobierno de Sonora no le respondió con balandronadas, simplemente le expusieron que hay una gran preocupación porque en Guaymas, al igual que en Nogales, los hospitales están saturados y ya no pueden recibir pacientes afectados de coronavirus.

En palabras más claras le mandaron decir que antes de promover controversias constitucionales, lo primero que debe hacer es preocuparse por las condiciones de salud en su municipio y buscar soluciones, junto con las autoridades de salud estatales, para atender a los pacientes que no tienen cabida en los hospitales.

Lo que está claro es que hay autoridades municipales, como el caso de Sara Valle, que antes de preocuparse por los asuntos prioritarios gustan desperdiciar energías en asuntos de segundo nivel que no son prioritarios para los ciudadanos.

Lo grave es que esos descuidos o desviación de la atención sobre lo prioritario, genera pérdidas de vidas humanas.

Otros Juglares:

–“Tenemos miedo porque somos seres humanos, tenemos miedo como tienen miedo todos los seres humanos, pero hay una diferencia, no somos cobardes, no nos vamos a dejar intimidar.

“Nosotros no vamos a declararle la guerra a nadie, nosotros no vamos a usar esas baladronadas, tampoco vamos a violar derechos humanos, no se van a permitir masacres, pero sí vamos a actuar y evitar que se cometan estos atentados. Y no vamos a hacer ningún acuerdo con la delincuencia organizada como era antes”.

Lo dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador al emitir un mensaje a la nación donde señaló que la semana pasada (21-27 de junio) fue de las más difíciles por la pandemia, el temblor y el atentado contra Secretario de Seguridad de CDMX, pero que a pesar de tener miedo, no se va a intimidar.

Gracias por su atención, hasta el martes si Dios quiere. ¡¡¡Salud!!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here