Un mal proceso de selección del SEA

0
233

El Juglar de la Red

Por Rafael Cano Franco

Los cuatro integrantes del Consejo Ciudadano del Sistema Estatal Anticorrupción tomaron protesta ayer: Alberto Haaz Díaz, Aarón Grajeda Bustamante, Myriam Monrreal Vidales y Aquiles Fuentes Fierro; faltó Reyna Elizabeth García Moraga, quien renunció ante la polémica de estar incluida en el padrón del PRI, a pesar de que ella asegura haber renunciado a esa militancia.

En realidad todo empezó mal.

Desde el principio, los diputados eligieron mal a los integrantes del Comité Seleccionador y decidieron convertirlos en burócratas al darles un sueldo por su trabajo, no solamente los hicieron empleados del Gobierno, también, al hacer eso, les quitaron credibilidad al momento de sus decisiones.

La realidad es que el Comité Seleccionador fue seleccionado al “modo” de los legisladores; por ello no extraña la presencia de un Alberto Haaz Díaz, quien fue elegido como presidente del Consejo Ciudadano; tampoco debe extrañar se les haya “colado” Reyna Elizabeth García Moraga y menos Aquiles Fuentes Fierro, quien es un “co“sentido” de algún legislador porque en todas partes aparece, recordar que ya formaba parte del Comité de Evaluación del Legislativo.

El Consejo Ciudadano que ayer tomó protesta, no tiene un auténtico sabor ciudadano; es demasiado evidente que se le metió “mano” y por ello su participación empieza cuesta arriba, pero además pone en entredicho todo lo que venga a futuro, considerando que es esa figura el eje central donde descansa la credibilidad del Sistema Estatal Anticorrupción.

El error legislativo se acentúo más, cuando Leticia Cuesta, dirigente de la organización Sonora Ciudadana, decidió renunciar con argumentos que todavía no son claros; pero donde todo indica no estuvo de acuerdo con dejar fuera a Olga Armida Grijalva Otero, quien estaba como primera en la prelación para tomar el puesto de Reyna Elizabeth García Moraga.

El problema de Olga Armida Grijalva es que estaba en la misma situación de la Consejera a la que debía suplir; ella fue candidata del PRD en la elección del 2012 y recientemente firmó un documento de apoyo a López Obrador, lo que la hacía inelegible.

Este no es un problema creado por el Comité Ciudadano Seleccionador, donde están: Marco Antonio Andrade, Guillermo Noriega, Álvaro Bracamonte, Miguel Harispuro, Teresa Lanz, Karina Gastélum y la propia Leticia Cuesta; tampoco es problema del Consejo Ciudadano que tomó protesta: Albertoi Haaz Díaz, Aarón Grajeda Bustamante, Myriam Monrreal o Aquiles Fuentes Fierro.

El problema es de origen, es del Legislativo y del Comité de Diputados que realizó un trabajo deficiente, donde volvió a prevalecer el sentido de las “cuotas”, del: — te doy a este para que me des a aquel; donde cada nombramiento se negoció tratando de tener un “representante a modo”, tanto en el Comité Seleccionador como en el Consejo Ciudadano.

Porque a fuerza de tener que ser honesto, ni uno ni otro tiene una auténtica representatividad ciudadana, fueron seleccionados en base a intereses que se alejan del auténtico sentido del combate a la corrupción y a pesar de todo el escándalo, dejar que todo siga rodando como si no pasara nada, es abonarle más a un grupo de personas a las cuales no se les considera independientes en sus decisiones y sí altamente influenciables por los legisladores.

Y conste, no estamos diciendo que algunos de los personajes tengan cola que les pisen, lo único que sí dejamos bien claro es que todo el proceso se debió reponer desde que el Comité Seleccionador fue burocratizado para convertirlo en una agencia de colocaciones.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- La ubicación del nuevo hospital de Especialidades generó inconformidad en los vecinos del sector poniente del boulevar Colosio, quienes aseguran no existen condiciones de vialidad para soportar el tráfico que habrá de incrementarse en esa zona, aunque todo indica se sienten mal por tener que soportar la presencia de gente de escasos recursos que obligada vaya a ese hospital para ser atendida.

También en redes sociales se armó toda una estrategia para señalar: primero, que los predios donde se edificara el hospital son propiedad de familiares cercanos a la gobernadora Claudia Pavlovich y luego que eso se desmintió, se le dio un giro a la acusación que hay propiedades aledañas a la familia Pavlovich que habrán de subir de valor con esa edificación.

Puntualmente se aclaró que esos terrenos forman parte del patrimonio estatal desde 1964 y se presentaron los documentos probatorios, por lo demás ya se nota una estrategia para desprestigiar una obra de gran impacto social y eso es lo que no se puede validar ni aceptar.

2.- El presidente municipal, “Maloro” Acosta no ha tenido descanso, porque entre atender familias damnificadas por las lluvias torrenciales, sobre todo en el sur de Hermosillo, supervisar el trabajo para reparar socavones y estar atento a cualquier contingencia que pudiera presentarse no le permitió tomarse unos días de descanso.

Pero me dicen que se le ve de muy buen ánimo y en parte eso se debe al giro que se dio en materia de seguridad pública, porque si bien no llegamos a ser la ciudad con los más altos estándares en ese rubro, sí se ha sentido la mano de Jorge Andrés Suilo Orozco como Comisario de Seguridad Pública.

Pero además, “Maloro” anda contento porque ya se puede apreciar que el cambio de alumbrado público sí cumple las expectativas y ahí está la prueba en el bulevar Juan Bautista Escalante donde se deja ver en toda su magnitud el nuevo sistema de iluminación.

Sin lugar a dudas se han tomado decisiones y todo indica que se avanza por el camino correcto.

3.- El Arzobispo Ruy Rendón Leal finalmente determinó suspender el nombramiento de Tomás Herrera como sacerdote de la Capilla de San Pedro, luego de las declaraciones de este último, las cuales dieron la vuelta al mundo y que tan mal parados dejó a los sacerdotes católicos.

Tomás Herrera, más allá de su gusto por escandalizar, es una figura controversial que nada bueno le abona a la Iglesia Católica de Hermosillo; su historial como sacerdote no es el mejor, su comportamiento privado no va a acorde a la prédica religiosa, su incursión política está documentada, su deslealtad e irrespeto a las figuras de autoridad católicas y su proclividad a la fama efímera, lo convierten en un peligro para la arquidiócesis y para la feligresía católica.

En un momento de la Iglesia, donde está tan cuestionada y los Hombres al servicio de Dios tan vilipendiados, no es bueno sumar escándalos y menos permitir que se enciendan las hogueras de vanidades.

Pero además, Tomás Herrera está muy crecidito y sabe muy bien lo que declara, que no se diga ni sorprendido y menos tergiversado o sacadas de contexto sus declaraciones.

Otros Juglares:

–“El periodista (Luciano Rivera Salgado) reclamó a unos hombres que estaban molestando a una mujer y ellos le dispararon en la cara para de inmediato salir huyendo del bar donde se cometió el crimen”, versión que esparció la Fiscalía de Baja California en torno al asesinato del periodista Luciano Rivera Salgado, acaecido la madrugada del lunes en el bar “La Antigua” de Rosarito, Baja California; hay una persona detenida y se tiene el arma homicida.

Gracias por su atención, hasta el miércoles si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Pd.- Nos puede escuchar a través de la señal de Radio Sonora (94.7 FM) de lunes a viernes, en horario de 13:00 a 15:00 horas en la Segunda Emisión de Noticias.

También podemos conversar en Twitter en: @CanoFrancoR

Dejar respuesta