Una mala defensa

0
430

La señora Kathya Félix, esposa de Jorge Morales Borbón, asumió la defensa de su marido, pero no por la vía legal, optó hacerlo a través de los medios de comunicación y tratando de ejercer presión personal sobre la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano; pero en ambos casos erró en la defensa.

Entiendo que la señora Félix de Morales padece por la situación por la cual atraviesa su esposo; resulta obvio que ella sea la primera en la línea de defensa y también que asuma a plenitud que es inocente de todo lo que se le imputa; en ese sentido ella hace lo que cualquier familiar cercano de un preso haría: utilizar todos los medios posibles para sacarlo de prisión.

El asunto es que la condición de Jorge Morales Borbón no tiene nada de mediático y tampoco pasa por un indulto de la Jefa del Ejecutivo; en todo caso es la argumentación legal y las pruebas que se aporten para demostrar su inocencia lo que validará un juez para determinar si se queda en la cárcel o sale en libertad.

A nadie se le desea una situación tan penosa como la de Jorge Morales, menos cuando se trata de personas con quienes existió una relación personal; pero también es menester aclarar que fueron las malas decisiones tomadas por él mismo y sus acciones, los que ahora lo tienen en prisión.

La señora Kathya Félix viene diciendo que está en la cárcel por una denuncia presentada por una persona de la tercera edad a quien le pagaron unos pesos para denunciarlo a pesar de que no lo conocía.

Ella está tergiversando la realidad y la tuerce a su favor; la citada denuncia sí existe, sí la presentó la persona que ella señala, este personaje acepta públicamente que le pagaron un dinero y también reconoce nunca haber tenido trato con Jorge Morales; todo eso es verdad.

Lo que doña Kathya omite decir es que esa denuncia no se investigó jamás, no se le dio seguimiento en la Fiscalía Anticorrupción  por ser notoriamente improcedente, pero como sí se presentó quedó asentada, junta con otras 25 más, que están por investigarse.

Pero la Esposa de Jorge Morales insiste en seguir gritando a los cuatro vientos que esa denuncia es la razón por la cual está prisionero su marido y eso es una total mentira.

Morales Borbón sigue en la cárcel por la denuncia presentada por un grupo de empresarios de medios de comunicación a los que extorsionó, un delito considerado grave que no alcanza fianza, esta es la única denuncia que hasta el momento procedió; la otra no tiene nada que ver y es pura pantalla para decir que  está preso por asuntos políticos.

Esta estrategia de la señora Kathya Félix tuvo un éxito relativo, al principio sí impacto, pero conforme apareció la información dejó de ser un argumento válido –aunque hay periodistas que todavía siguen considerándola verosímil y la argumentan públicamente como si fuera verdad–; hoy día pocos aceptan esta versión.

Pero de este ardid de mentiras, la señora Félix de Morales optó, con mucho valor por cierto, en buscar a la gobernadora Claudia Pavlovich; su objetivo era apelar al sentimiento para buscar una especie de indulto a favor de su marido.

El encuentro finalmente se dio ayer por la mañana, la señora Kathya Félix se plantó de frente a la gobernadora y trató de ablandarla con la siguiente frase: –“yo se que a usted no le gustan las injusticias…”.

La respuesta de la Gobernadora fue rápida y contundente: –“¡Ni la corrupción tampoco!”

No me imagino lo que sintió la señora Kathya Félix ante un señalamiento tan duro y directo, pero si debe resultar muy vergonzoso que de una manera tan clara precisen que no es injusticia la estancia en la cárcel de Morales Borbón sino obedece a la corrupción en la que se involucró.

A estas alturas y con ese tipo de acciones, la señora Kathya Félix de Morales no ayuda mucho a la causa de su marido y por el contrario sí lo perjudica; su imprudencia y poco tacto lo único que logran es seguir recordando que su marido, además de comportarse como un patán como funcionario, también se llenó del lodo de la corrupción y eso es lo que lo tiene en la cárcel.

 

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- La gobernadora Claudia Pavlovich dijo: “Nanay” a la propuesta del sector del trasporte urbano de Hermosillo quienes le pidieron aumentar el precio de la tarifa del servicio en la Capital con el argumento de que el recién “gasolinazo” les va a pegar en sus costos.

La Gobernadora reconoció que ese aumento en la gasolina va a impactar en todos los servicios, pero recomendó a los concesionarios busquen otros energéticos para sus unidades y les dio la opción de la reconversión a gas, con ello no solamente abarataran costos, sino que además no elevaran la tarifa en perjuicio del usuario.

A la par de lo anterior se entregaron 60 unidades nuevas para que se integren a las diversas rutas y con eso tratar de mejorar el servicio, disminuir los tiempos de espera y hacer más cómodo el traslado de los usuarios .

2.- El dirigente del PAN en Sonora, Leonardo Guillén, se acaba de ganar el apodo de “El Gato”; usted amable lector y lectora saben que esos animalitos tratan de no dejar rastro de sus desechos; y así está el dirigente panista.

Hace unos días salió a pedirle a la comisión Anticorrupción de su partido, investigue las denuncias presentadas por algunos militantes que pagaron cuotas cuando trabajaron para el Gobierno y el municipio de Hermosillo, pero que no ingresaron al partido; esa actitud mostró la parcialidad de Guillén Medina porque no ignora que esa denuncia al único que perjudica es a Adrián Espinoza, “El Hijo Putativo de Padrés”.

Ayer, don Leonardo salió con la cantaleta de que dar certeza e imparcialidad a  la elección del nuevo dirigente del PAN es la prioridad y habló de un montón de “candados” para validar la elección, pero jamás mencionó que en Cajeme encontraron cientos de credenciales de militantes en blanco, listas para ser utilizadas el próximo domingo.

Ni la elección será trasparente ni el dirigente del PAN es imparcial, está cargado a favor de David Galván, “El candidato oficial”.

El asunto es que don Leonardo trata de tapar el cochinero, tal cual lo hacen los gatos.

3.- Ernesto de Lucas Hopkins, secretario de Educación y Cultura, enfrentará la prueba de fuego a partir del próximo 22 de agosto cuando inicie el ciclo escolar; el año pasado enfrentó muchos problemas, la mayoría por la inoperancia de quienes antes estuvieron en ese cargo, pero este inicio ya es responsabilidad total del Maestro “Pato”.

Es por eso que no ha descansado y las vacaciones de verano simplemente las utilizó para afinar todos los aspectos del inicio de clases: planteles en óptimas condiciones; evaluaciones trasparentes para los alumnos de preparatoria; asignación de plazas docentes y de directores, supervisores e inspectores educativos con trasparencia; entrega de libros de texto y la licitación de los nuevos uniformes escolares; pero hay algo más que no nos ha dicho.

Recientemente la SEC licitó la compra de aparatos de aire acondicionado para secundarias, es una partida por 15 millones de pesos para dotar con equipos eficientes y de ahorro de luz salones de ese nivel educativo.

La verdad es que todo ha sido informado puntualmente por Ernesto de Lucas y cada acción fue supervisada por los ciudadanos a través de distintos mecanismos de trasparencia; bien se puede decir que “El Pato” hizo la tarea, falta ahora ver si la ciudadanía dice que la hizo bien o mal; por lo pronto, por trabajo y ganas de hacer las cosas bien, no se le puede criticar.

 

Otros Juglares:

–“Este mecanismo (el Fuero) fue concebido para que los representantes populares puedan desempeñar su función sin tener represalias de ningún tipo en el tiempo en que duren en su encargo y poder hacer frente a los atropellos del gobierno, en caso de existir”; lo dijo la diputada Lisette López Godínez, presidente de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales en un tímido, pero primer intento, por acotar la iniciativa de quitarle fuero a todos los funcionarios, algo que se contrapone con la petición de la ciudadanía y que va en el sentido de desaparecer totalmente el fuero.

 

Gracias por su atención, hasta el jueves si Dios quiere. ¡¡Salud!!

 

Dejar respuesta