Una partida secreta multimillonaria

0
58

El Juglar de la Red

Por Rafael Cano Franco

Apenas la semana pasada se anunció que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador revivió la llamada “Partida Secreta” con un monto de 90 mil millones de pesos, una cifra que representa el presupuesto anual de Sonora, Hidalgo, Colima y Tlaxcala, con la pequeña gran diferencia que será manejada discrecionalmente por la Presidencia de la República.

La cifra en dólares también es impresionante: 4 mil 790 millones de dólares al precio de cambio actual, dinero que se le quitó a diversos programas sociales, a la investigación científica, al desarrollo de las artes, al campo y la ganadería, pero que más allá de eso es un monumento a la opacidad.

La partida secreta a cargo del Presidente de la República la inauguró Carlos Salinas Gortari y se siguió utilizando hasta el gobierno de Ernesto Zedillo; durante el sexenio de Vicente Fox desapareció y no volvió utilizarse, hasta ahora que la revivió López Obrador pero con una suma que se incrementó 23 veces con respecto a la primera partida en tiempos de Salinas de Gortari que fue de casi 4 mil millones de pesos.

Con esa cantidad de dinero, la Presidencia de López Obrador no tiene problemas para entregar 100 millones de dólares al gobierno de El Salvador, de los cuales ya entregó los primeros 30 millones de dólares; tampoco tiene limitaciones y por ello anunció que entregaría 100 millones de dólares a los gobiernos de Honduras y Guatemala, respectivamente,  pero además acaba de dar la nota de que a través de Infonavit estaría entregando casas a migrantes centroamericanos.

Esos donativos a gobiernos centroamericanos y apoyos a migrantes, los puede hacer con las manos en la cintura y sin que nadie pida cuentas porque el uso de ese dinero no es fiscalizado y no puede rastrearse, esa opacidad es lo que cual genera dudas en cuanto a la honestidad y correcto manejo que se haga de esa cifra multimillonaria.

El gobierno federal alega que ahora sí hay honestidad y por tanto ese dinero estará bien utilizado, pero eso, como muchos otros aspectos, representa la petición a los mexicanos de que demos un salto de fe y creamos a pie juntillas en el buen uso del dinero, que confiemos en su palabra y no reclamemos la inexistencia de mecanismos para supervisar el destino de ese dinero.

La cifra de la partida secreta contrasta con la expresión presidencial de que ahora, con la 4T, sí hay austeridad y el gobierno se “aprieta el cinturón”; con ese dinero, el discurso resulta totalmente falso porque el Presidente López Obrador dispone de un recurso público que debería destinarse a atender necesidades fundamentales en salud y seguridad pública, pero en lugar de eso nos dicen que no podemos ver cuánto sale de la bolsa y menos hacía donde va destinado.

Otorgar una partida secreta con 90 mil millones de pesos es ofensivo para un país donde hay marcadas carencias y necesidades sociales. En México se requiere invertir en educación, seguridad pública, combate a la pobreza, salud, áreas donde para este año se hicieron recortes presupuestales que incidieron en cierre de planteles educativos y se limitó el dinero para imprimir los libro de textos gratuitos; en seguridad hay disminución de fondos al Programa de Fortalecimiento a la Seguridad (Fortaseg); se retiraron los recursos para instancias infantiles y se eliminó el programa de apoyo a jóvenes emprendedores, también se redujo el recurso público para atender enfermos de cáncer y ni que decir de la desaparición de programas para dar incentivos al campo y la ganadería, por mencionar solamente unos cuantos.

El pretexto para desaparecer todos esos programas fue el manejo discrecional y la corrupción imperante en su aplicación; López Obrador los consideró emblemáticos del “manoteo” existente en los gobiernos emanados del PRI y del PAN y eso decretó su casi desaparición; lo paradójico es su disposición a ser igual de opaco que eso gobiernos a los que acusa de ser causantes de todos los males de México y su afición a copiarles la discrecionalidad en el manejo del dinero.

Lo más contrastante de toda esa opulencia de la Presidencia de la República es la pobreza de 40 millones de mexicanos que deben sobrevivir con 10 pesos al día. Ahora si: gobierno rico y pueblo pobre.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- Las experiencias del pasado indican que cuando un agente de cualquier corporación policiaca es dado de baja o lo corren, hay muy altas posibilidades de que vaya a engrosar las filas del crimen organizado. Se trata de aprovechar sus conocimientos tácticos y operativos, su capacidad para manejar armas y las habilidades propias que aprenden en las academias de policías o en la práctica cotidiana como parte de la corporación a la que perteneció.

Ahora que el gobierno federal entró en conflicto con los agentes de la Policía Federal, a los que acusa de corruptos pero antes los quería ingresar a las filas de la Guardia Nacional, no es de extrañar que desde el crimen organizado les tiren a los agentes un anzuelo con carnada diciéndoles que les ofrecen 35 mil pesos de salario al mes si se pasan a sus filas.

Por supuesto, muchos de ellos no aceptarán irse a las filas de la delincuencia, pero estoy seguro que varios aceptarán la oferta, no por la cantidad que les ofrecen como paga, sino porque querrán vengarse del gobierno que los desechó.

2.- El viernes de la semana pasada la gobernadora Claudia Pavlovich realizó un gira por Mazatán, Mátape y Nácori Grande; en Mazatán fue sorprendida por un fuerte chubasco que empapó a todos los asistentes y generó lodazales que atascaron los vehículos, entre ellos el camión donde se trasladan los compañeros reporteros que cubren la fuente del Gobierno del Estado.

Cuando vi las imágenes donde algunos de ellos empujan en el lodazal al camión para tratar de sacarlo, los aprecié divertidos y dispuestos a no dejar que nada los detenga en su afán de informar, lo que aprecié ahí fueron colegas profesionales que saben divertirse en situaciones especiales.

Pero ese detalle me recordó que en los últimos años, sin que exista una justificación, en el Gobierno de Sonora se olvidaron de convivir con reporteros –el pretexto era el 7 de Junio como Día de la Libertad de Expresión–, pero de pronto se abandonó esa práctica de relaciones públicas, y más extrañó el poco aprecio porque desde que la gobernadora Claudia Pavlovich llegó lo primero que hizo fue reunirse con periodistas y siguió con esa práctica el2016, pero que a partir del  2018 y 2019 simplemente se olvidaron de ella.

A lo mejor resulta muy oneroso invertir en una carne asada para la raza de prensa, puede ser que un gasto de esa naturaleza se convierta en una observación a la cuenta pública, a lo mejor la intención es ver a los medios nomás de lejecitos o simplemente se les olvidó preparar la reunión, lo cierto es que ya no se ha dado.

Pero al menos la gobernadora Pavlovich no le hace “fuchi” a los colegas que a diario cubren sus actividades y en este caso se devolvió en el camioncito de prensa y hasta se aventó una bailadita.

Otros Juglares:

–“Por politiquería hay quienes acusan que el desabasto de medicinas es por la austeridad. Decirles que continúa el programa para que no vayan ustedes a hacerle caso a los que difunden rumores; porque ahora les dicen que si no le dan la medicina en el ISSSTE a un paciente es por la austeridad, lo que ya declaró López Obrador: –“’ya no va haber medicinas”, y si no te atiendo es porque desde arriba ya no nos dan nada. Ya se acabó”.

Afirmación que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador al negar que el desabasto de medicamentos en el sector salud sea producto de sus políticas de austeridad y acusó a quienes lo desmientan que lo hacen por pura “politiquería”.

Gracias por su atención, hasta el martes si Dios quiere. ¡¡¡Salud!!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR

También nos puede escuchar a través de la señal de Radio Sonora (94.7 FM) de lunes a viernes, en horario de 13:00 a 15:00 horas, en la Segunda Emisión de Noticias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here