¡¡Yo veo un México…!!

0
44

El Juglar de la Red

Por Rafael Cano Franco

Es muy importante en todo gobierno que apenas inicia, compartir la misma visión de la situación a la que se van enfrentar; si el diagnóstico es negativo es obvio que se debe construir un plan para revertir la situación y mejorar las condiciones; si se valora que hay cosas positivas lo que procede es caminar a partir de ese punto, sin tener que derruir lo que está funcionando.

El problema se presenta cuando las visiones dentro de un mismo equipo no solamente son divergentes, sino que el diagnóstico de la enfermedad y la medicina que debe recetarse no son compartidas por actores políticos que deben estar en la misma sintonía, lo cual de ninguna manera implica que piensen exactamente igual.

Luego del Sexto Informe de Gobierno que presentó el presidente Enrique Peña Nieto, el coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado aseguró que estaban recibiendo “un país en ruinas”, una visión que comparten muchos ciudadanos y legisladores de otros partidos políticos.

Sin embargo, lo que asegura el diputado Mario Delgado, no va de la mano con lo que han

expresado futuros funcionarios del gabinete presidencial, ni siquiera es una visión que comparte el líder del nuevo gobierno, Andrés Manuel López Obrador.

Las “ruinas” a las que alude Delgado forman parte de un discurso de campaña electoral, pero no corresponden a una realidad. Es verdad que México enfrenta problemas de pobreza, desigualdad, falta de oportunidades, una situación económica complicada, hay discriminación y nos afecta severamente la inseguridad pública.

Pero también debe considerarse como cierto que hay avances notables en todos esos temas; incluso reconocidos por quienes entraran a gobernar el 1 de diciembre.

Quizá la inseguridad pública es el problema prioritario a atender, pero desde el momento que fue reconocida la necesidad de seguir con el Ejército y la Marina en las calles porque la Policía Federal no está preparada, se acepta que la estrategia aplicada por el gobierno de Peña Nieto es la correcta.

El propio Andrés Manuel López Obrador viene reconociendo, desde el 1 de julio cuando ganó la elección, que la actitud política asumida por Peña Nieto fue democrática y sin inclinar la balanza a favor de ninguna candidato.

El Presidente Electo viene descartando cualquier crisis política que puedan asegurar sus seguidores; la mejor prueba de ello es la transición “aterciopelada” que se ha venido presentando; la victoria de López Obrador no generó movilizaciones en contra, tampoco se generó miedo en los mercados y socialmente el país se mantiene en calma, se ha reunido en dos ocasiones con Peña Nieto, en la segunda acudieron el gabinete saliente y el entrante y aunque hay evidentes discordancias en temas como el educativo, todo se dijo dentro de un ambiente distendido y con respeto a la divergencia.

En materia económica, debe recordarse que Andrés Manuel López Obrador fue uno de los primeros en festinar los acuerdos comerciales logrados por el equipo negociador en el tratado con Estados Unidos.

Las finanzas públicas tampoco están comprometidas y a pesar de un empréstito millonario que solicitó el gobierno de Peña Nieto, López Obrador no lo cuestionó, probablemente porque en buena medida él usará parte de ese dinero y porque existen los argumentos en las finanzas nacionales para pagarlo sin mayores sobresaltos.

El caso es que más allá de algunas críticas ácidas que se vertieron durante la campaña electoral, el tono y la visión del Presidente Electo cambiaron radicalmente desde que se supo ganador, el problema es que parece que a sus seguidores todavía eso no les queda claro.

Si el Coordinador de los diputados de Morena está convencido de que el “país está en ruinas”, entonces debemos esperar que sus decisiones giren en torno a ese diagnóstico y asuma que todo debe cambiarse, justamente porque está mal.

Pero si es al revés, como lo visualiza Andrés Manuel López Obrador, quien viene citando una situación, si no boyante, no  de crisis y menos de ruina, entonces veremos dos visiones diferentes en integrantes de un mismo equipo.

Es importante dirimir cuál de esas dos visiones es la más cercana a la realidad, pero mucho más importante es determinar cuál de ellas prevalecerá; a final de cuentas la prevalencia de una marcará el destino de todos y si el diagnóstico no es adecuado podemos sentir los efectos nocivos de una medicina que no era la adecuada.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- Célida Teresa López Cárdenas asumirá el gobierno de Hermosillo el próximo 16 de septiembre y para ambientar ese momento declaró que la principal petición que le han hecho los ciudadanos es acabar con la corrupción y reducir los privilegios de los políticos.

Como declaración pasa, pero si esa será su prioridad en la realidad creo se va a distanciar de lo que realmente quieren los hermosillenses y eso es seguridad pública, calles transitables, recolección de basura a tiempo, buena semaforización y darle viabilidad al mantenimiento de parques y jardines.

A lo mejor dicho así parece poca cosa, pero esas son las auténticas prioridades; lo de la corrupción y reducir privilegios a los políticos, es bueno y se acepta, pero no es lo que pidieron los capitalinos.

2.- El diputado federal por Sonora, Javier Lamarque Cano presentará esta semana una iniciativa para desaparecer las casetas de peaje en la entidad, las cuales por cierto acaban de aumentar el costo del peaje.

Desde hace varias semanas, las casetas de peaje en Sonora están tomadas por grupos de “ciudadanos” que han hecho de ese tipo de protestas un modo de vida que les resulta muy cómodo y lucrativo.

Desaparecer las casetas de peaje es una medida que tiene una gran aceptación popular, pero al hacerlo también se cancelan algunos beneficios como el seguro para el vehículo que se adquiere en automático al pagar el peaje y que es una gran ayuda ante percances que se presentan derivadas de las condiciones en que se encuentre la cinta de rodamiento o por algún animal que se atraviese.

Veremos que dicen los legisladores, pero lo más importante será cómo lo asuman los nuevos funcionarios de Caminos y Puentes Federales (Capufe) y esperemos que eso no afecte el flujo de recursos para terminar con los trabajos en la carretera de Cuatro Carriles.

3.- Por cierto, en este tema de las casetas de peaje y el cobro que en ellas se hace, la gobernadora Claudia Pavlovich se mostró en contra del incremento que recién fue anunciado y que impacta de manera directa en Sonora.

Pavlovich Arellano argumentó que las condiciones en las cuales se encuentra la carretera de Cuatro Carriles, con tramos en reparación, además del impacto que tiene en la economía el incremento son motivos para rechazar el aumento en la tarifa de peaje.

Considero incongruente que se autorice un aumento cuando los trabajos no están terminados, pero además dijo que el incremento no tiene sustento ni se justifica en Sonora porque eso afecta la economía de las familias y en ese sentido solicitó a Capufe revierta la nueva tarifa.

Otros Juglares:

–“La práctica de todos los políticos de siempre, sin excepción de colores, es gobernar con los incondicionales, con los compadres, con aquellos que van a recibir instrucciones; cuando yo percibo que alguien intenta manipularme para que algunas personas tengan beneficios económicos y que se ponga encima del interés público el interés de unas cuantas personas, yo me empiezo a distanciar”.

Lo dijo la Presidente Municipal de Hermosillo, Célida Teresa López Cárdenas, quien ratificó que su gobierno no viene a robar, inflar facturas, maquillar cifras ni saquear una administración pública.

Gracias por su atención, hasta el martes si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Nos puede seguir en Twitter en  @CanoFrancoR

También nos puede escuchar a través de la señal de Radio Sonora (94.7 FM) de lunes a viernes, en horario de 13:00 a 15:00 horas, en la Segunda Emisión de Noticias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here