Detienen a 2 policías que por orden de Padrés torturaron a Gisela Peraza

0
191

Por: Cristina Gómez Lima

Hermosillo, Sonora a 14 de febrero.- Dos agentes de la Policía Estatal Investigadora de sexo femenino fueron arrestadas porque presuntamente torturaron a Gisela Peraza Villa por instrucciones del ex gobernador Guillermo Padrés Elías, quien injustamente la mantuvo presa durante cuatro años de su administración, bajo maltratos y falsas acusaciones de robo dentro de la Casa de Gobierno.

Alma Rosa Molina Barrón y María Teresa Linsonsa fueron internadas en el Centro de Redaptación Social Número 1, ubicado en Hermosillo, por los delitos de tortura, lesiones y privación de la libertad en contra de la ex empleada doméstica de la casa de la familia Padres Dagnino.

Juan Antonio Ortega, representante legal de Peraza Villa, detalló que la demanda judicial por los abusos en contra de su defensa involucra principalmente al ex mandatario estatal, Guillermo Padrés Elías; al diputado federal por Acción Nacional, Agustin Rodríguez Torres; al jefe de Seguridad de Casa de Gobierno, Fernando Portillo; Ricardo Ornelas Saavedra, director del Cereso y más de 40 funcionarios entre ellos policías, ministerios públicos y ex secretarios de Estado.

“Ellas fueron las que la recibieron en el Cereso, las primeras que la desnudaron, la amarraron, la golpearon diariamente por más de dos meses, después la golpeaban hombres”, detalló el abogado de Gisela Peraza, Juan Antonio Ortega.

Peraza Villa junto a su abogado, acusaron a Guillermo Padrés y a sus colaboradores más cercanos por los delitos de privación ilegal de la libertad, abuso de autoridad, lesiones, asociación delictuosa y los que resulten durante la investigación.

Los acusados han solicitado al menos 60 amparos para no ser detenidos y obligados a declarar, incluso el ex gobernador tramitó 29 defensas legales en contra de la demanda de Gisela Peraza, fue multado por no presentarse a declarar ante la Procuraduría General de Justicia de Sonora.

Cabe recordar que fue 13 de marzo del 2011, cuando Gisela Peraza fue detenida ilegalmente durante varias horas en la residencia oficial que entonces habitaba Guillermo Padres junto a su familia, quienes la acusaban de haberse robado siete millones de pesos y joyas que el ex mandatario guardaba en su habitación.

Según estableció la investigación realizada por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), el ama de llaves fue torturada en la propia Casa de Gobierno y privada de su libertad ilegalmente.

De comprobarse su culpabilidad, el Mandatario Panista ahora preso y el resto de sus cómplices podrían pasar más de 20 años en prisión debido a que los delitos por los que son acusados se consideran graves y no alcanzarían fianza, además que fueron cometidos cuando ostentaban un cargo público, lo que se considera un agravante.

FOTOS: CRISTINA GÓMEZ LIMA

Dejar respuesta