Negligencia cobra vida a minero en Sonora

0
349

Por Cristina Gómez Lima

Banámichi, Sonora a 10 de junio.- Antonio Abelardo Murrieta Andrade, de 21 años de edad, falleció luego de ser intoxicado por la solución química de cianuro dentro de su área de trabajo en la mina Santa Elena, ubicada en el municipio de Banámichi en la sierra de Sonora.

La falta de protección y cuidados de soluciones químicas dentro de la empresa minera, detonó la intoxicación del joven que laboraba desde hace ocho meses los patios de lixiviación de la mina.

Directivos de la empresa canadiense se contactaron con los padres de Murrieta Andrade, para aprovecharse su dolor y obligarlos a firmar un documento que negara la autorización de una autopsia que determine las causas de su muerte.

El incidente sucedió a las 22:00 horas del miércoles, trabajadores de la mina Santa Elena realizaron el reporte que fue atendido por elementos municipales de la Comisaría de Ures, quienes lo trasladaron a pesar de su gravedad más 90 kilómetros al Hospital de éste municipio al que llegó sin vida.

Según los testimonios de algunos compañeros, el incidente sucedió antes de salir de su jornada laboral. Detallaron que después de partir de las pilas de lixiviación, el joven tomó agua del dispensador y fue ahí mismo cuando su cuerpo se desvaneció y perdió sus sentidos.

“Ya íbamos de salida, vimos que llego a tomar agua del dispensador y ahí mismo calló; pero ya venia contaminado desde los patios, ahí se trabaja directamente con químicos letales”, declaró uno de los compañeros de Antonio Abelardo, quien solicitó su anonimato por miedo a represalias.

A través de un comunicado, la empresa canadiense “First Majestic” que actualmente explota la mina lamentó el deceso del joven; aseguró que iniciaron las investigaciones para determinar las causas de su fallecimiento.

“Aunque las causas del deceso no han sido determinadas, podemos garantizar que hemos tomado las medidas necesarias. Las instalaciones y operaciones en la Mina Santa Elena son seguras y se llevan a acabo con normalidad”, antepuso la empresa expropiadora.

Agregó que solicitaron la intervención de las autoridades para llevar a cabo las investigaciones pertinentes; La minera se comprometió a entregar un informe oportuno del caso.

Cabe señalar que el pasado 21 marzo de 2014, la misma mina cobró la vida de uno de sus empleados, lo que causó indignación en la comunidad de Banámichi, por la forma en que ocurrió y por la complicidad de las autoridades para no investigar las condiciones en que laboraba.

Según el parte de la Policía Estatal Investigadora de Sonora (PEIS), el viernes 21 de marzo el hermosillense Raúl Escárcega Grijalva, de 57 años, murió prensado entre los hierros retorcidos, cuando volcó y cayó a un desnivel de 50 metros el enorme camión de volteo Caterpillar que conducía, cargado con 30 toneladas de piedra que contenían chispas de oro y plata.

Ésta empresa y la mina Buena Vista del Cobre de Grupo México han cobrado la vida de decenas de sonorenses, todos los casos han quedado impunes, ni siquiera con multas para las empresas que carecen de atención y seguridad para sus trabajadores.

La mina de plata Santa Elena se compone de concesiones mineras que totalizan 51 mil 172 hectáreas. Su operación implica el tratamiento combinado de mineral de las reservas remanentes en el cielo abierto, las reservas actualizados de desarrollo subterráneo y el reprocesamiento de mineral gastado de la plataforma de lixiviación existente.

Dejar respuesta