SCJN ordena reabrir el Fideicomiso Río Sonora

0
88

Por Daniel Sánchez Dórame
La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia en la Nación, resolvió por unanimidad conceder un amparo a los Comités de Cuenca y reabrir el Fideicomiso Río Sonora, al considerar que el proceso de remediación del medio ambiente y la reparación del daño a los damnificados que supervisó la pasada administración del Gobierno Federal “no fue el adecuado”.

Luego de haber pospuesto el fallo en dos ocasiones y con base en las nuevas evidencias de las autoridades sanitarias respecto al daño ambiental en la ribera que atraviesa siete municipios, donde persiste el riesgo a la salud de los 25 mil habitantes, el máximo tribunal decidió conceder el amparo a los quejosos en uno de los tres procesos interpuestos contra Grupo México, empresa que generó el que es considerado como el mayor desastre ecológico en la historia de la minería nacional.

“La Corte falló a favor de las comunidades del rio, amparando y protegiendo, en el sentido del amparo que tenía que ver con el cierre del Fideicomiso, que se hizo de manera unilateral en enero del 2017 y las comunidades afectadas impugnaron esa extinción porque no se había completado la remediación; así que la SCJN lo que establece es que se reabra el Fideicomiso o se establezca otro mecanismo para la reparación del daño”, declaró Fernanda Hopenhaym, codirectora Ejecutiva de PODER.

De los tres juicios interpuestos por los Comités de Cuenca Río Sonora, la Segunda Sala de la SCJN concedió amparo en el número 640/2019, relativo a la extinción del Fideicomiso Río Sonora y la conclusión del Programa de Remediación Ambiental, quedando sobreseídos los amparos que impugnaban la operación del mecanismo para la reparación del daño (384/2018) y su falta de apoyo al Proyecto de Reactivación Agropecuaria para la región (927/2018).

Fue el 6 de agosto del 2014, cuando la falla en una de las válvulas en una pileta de lixiviados de la mina Buenavista del Cobre en Cananea, generó el derrame de 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico que dejó atestado de metales pesados al río Sonora que a traviesa siete municipios con 25 mil habitantes que se quedaron sin agua para consumo humano y actividades productivas.

Para resarcir los daños a los pobladores y sectores productivos de la rivera, la pasada administración del expresidente Enrique Peña Nieto, ordenó a la empresa que pagara un Fideicomiso por dos mil millones de pesos, de los cuales Grupo México apenas pagó mil 300 millones de pesos, cuando el Gobierno Federal decretó el cierre de este mecanismo, argumentando que el medio ambiente había sido remediado y que se habían subsanado los daños a las familias damnificadas.

Sin embargo, la presente administración del Gobierno de la República realizó nuevos análisis químicos a muestras de agua de pozos y superficial en 60 puntos del río Sonora, confirmando que aún persiste el riesgo sanitario para las familias que habitan en la zona; además advirtió a Grupo México que debe continuar la construcción de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica y Ambiental para atender a las personas que padecen enfermedades relacionadas a la presencia de metales pesados en el agua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here