No vamos a repetir esquemas del pasado que nos llevaron a crisis recurrentes. El gobierno no va a determinar el precio de los combustibles, sino serán los costos internacionales y la paridad cambiaria. Lo que anunciamos el viernes es un esquema que suaviza los picos de aumentos o decrementos bruscos. Es un mecanismo que permite movimientos diarios no mayores al uno por ciento, pero al final la tendencia será la que marquen los mercados, señaló el presidente Enrique Peña Nieto, en una inédita reunión con los medios de comunicación.

Acompañado de los secretarios de Hacienda, José Antonio Meade; de Energía, Pedro Joaquín Coldwell; del director de Pemex, José Antonio González Anaya; y de su director de comunicación, Eduardo Sánchez, el Presidente de la República hizo una presentación de los motivos para instrumentar la liberalización del mercado de los combustibles, especialmente a la luz de la reacción social que provocó el alza de enero, que superó en algunos casos los dos pesos por litro en la gasolina Premium, para superar los 15 pesos el litro y generó rechazo popular.

“No fue una decisión fácil. Había algunas opciones como congelar los precios, que nos llevaría en poco tiempo a tener que contratar deuda o subir impuestos. También pensamos en banda de piso y techo, pero al final del día lo único que garantizaba la estabilidad económica, que es mi mayor preocupación, era continuar con la liberalización de los precios, al igual que se hizo con la paridad cambiaria”.

El Presidente, ante más de 35 representantes de los medios de comunicación señaló que la estrategia es suavizar los precios picos del mercado de energéticos. “Lo que daña a la gente es las bajas o alzas abruptas, por eso, sin abandonar la liberalización de precios, el mecanismo permite regularlos. Si hay una revaluación del peso, bajarán los combustibles, pero si suben entonces se hará de manera ordenada, pero sin abandonar la tendencia”, puntualizó.

En la ronda de preguntas y respuestas se le inquirió al Presidente que hacer nuevas refinerías podría bajar los precios petroleros a lo que respondió que era imposible porque los insumos, en especial el precio del petróleo, es internacional. “No van a variar los precios. Lo que nos permitiría sería una mayor independencia del mercado de Estados Unidos. Importamos más del 80 por ciento de lo que consumimos en gasolina y 60 por ciento en gas. También hay que decir que los productores de Texas dependen de las compras de México, somos el cuarto país en consumo de combustible en el mundo. Así que es una relación de dependencia entre ambas partes”.

Se le comentó sobre los riegos políticos y los costos que deberá pagar su partido, el Revolucionario Institucional, con una medida tan antipopular. “Lo sé y lo siento porque soy un militante orgulloso de mi afiliación, pero antes soy el Presidente de México y tomo decisiones no en función partidista, sino en lo que es mejor para el país, para todos los mexicanos. Mi prioridad es la estabilidad económica”.

González Anaya agregó que desde hace más de 10 años se dejaron de construir refinerías en el mundo por incosteables. “Lo que se hace es reconfigurarlas. En Pemex vamos a abrir el mercado a proveedores privados de oxígeno, hidrogeno y tratamiento de aguas, insumos claves en la producción de gasolina”.

También se le señaló que disminuir el robo de gasolina podría coadyuvar a bajar los precios. “Por fortuna el nivel de extracción ilegal no es tan grande como para afectar al mercado; pero no sólo se incluye en los ductos, sino los hurtos se dan en las mismas refinerías y terminales. Lo estamos atacando desde todos los frentes”.

Pedro Joaquín Coldwell indicó que mantener los precios de los combustibles de acuerdo al mercado internacional permite atraer inversiones por 14 mil millones de dólares. “Para un mercado sano necesitamos el doble de estaciones de servicio. Hace más de 15 años que no se invierte en almacenamiento de gasolina, de tal manera que tenemos reservas sólo para tres días, cuando el promedio mundial es de 30 días.”

También se le indicó que los precios podrían disminuir si bajan los impuestos. El Secretario de Hacienda mostró que los precios de la gasolina en México son más caros que en 30 países, pero más barato que 120 naciones. “Estamos abajo del promedio”.

El Presidente reiteró que el control en los precios de las gasolinas sólo benefició a los tres primeros deciles de la población, que son los que consumen el 40 por ciento. “Mantenerlos fijos obligaría a un subsidio de 200 mil millones de pesos anuales, imposible de soportar en condiciones donde México dejó de ser un país petrolero”.

Al avanzar la reunión con periodistas, se le preguntó al Presidente sobre las relaciones con los Estados Unidos y el presidente Donald Trump a lo que contestó: “En estos momentos lo único cierto es que es una relación incierta. No sabemos cuál será. En la última llamada telefónica con el Presidente Trump quedamos de encorchetar aquellos temas donde no coincidíamos y avanzar en el diálogo en donde podíamos llegar a acuerdos. El tema del Muro, que pretenden construir está entre paréntesis”.

Como estrategia indicó que México tiene clara su postura en negociar de manera integral la relación con Estados Unidos, en donde se incluyan todos los temas, como el Tratado de Libre Comercio, que se tocará de manera oficial a principios de junio, aunque cada país está haciendo las consultas necesarias con sus iniciativas privadas y organizaciones de interés.

Reiteró el apoyo a los connacionales a través de los consulados, en especial en el aspecto jurídico y que por el momento las deportaciones no son mayores a las que se hacían en la administración del ex presidente Barack Obama. “En la relación con Estados Unidos el tiempo jugará a nuestro favor. Donald Trump comprenderá que debe hacer alianzas y compromisos. De manera natural lo tiene que hacer principalmente con sus vecinos, que somos nosotros”.

La Crónica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here