El piloto mexicano dice que la presencia de la leyenda del automovilismo se siente en cada rincón del circuito de Interlagos

Checo Pérez tenía apenas cuatro años cuando ocurrió aquella tragedia en el Gran Premio de San Marino, una que debe comprender y dimensionar todo aquel que sueñe con la Fórmula 1, sin importar si fue contemporáneo o no de la leyenda.

Nadie puede correr en Brasil sin pensar en (Ayrton) Senna”, dijo ayer el piloto mexicano de Force India. Sus primeras palabras las dedicó, acaso siendo políticamente correcto, al gran volante brasileño que falleció el 1 de mayo de 1994 en Imola, al estrellar su bólido en la curva de Tamburello.

Para muchos de los que conducimos en Fórmula 1, él es simplemente una leyenda y su presencia se siente en cada espacio del circuito”, aseveró el tapatío, quien encara en Brasil la penúltima fecha del serial 2016, el cual ha marcado la mejor temporada de su carrera en el Gran Circo.

Y de curvas peligrosas, que representan un gran reto para las manos de los pilotos, está compuesto el tradicional circuito de Interlagos, en Sao Paulo, que desde 1990, cuatro años antes de que los amazónicos vieran partir dramáticamente a su emblema, no ha dejado de ser sede del GP de Brasil.

Es muy corto, es como rodar en una pista de karts, pero con autos de F1”, dijo Checo. “Un pequeño error te puede hacer perder muchas posiciones; debes ser preciso en cada una de las curvas, ser perfecto…”

Para las modestas posibilidades de un Force India, la campaña de Pérez ha sido así: casi perfecta. El joven de 26 años lleva 85 puntos, para ubicarse en el séptimo lugar del Campeonato de Pilotos, empatado con el finlandés Valtteri Bottas, de Williams.

Pero los reflectores en este desenlace caen sobre el germano Nico Rosberg, líder del serial con 19 unidades de ventaja sobre el inglés Lewis Hamilton, ambos de Mercedes. Los 349 puntos que Nico ha sumado lo tienen muy cerca de su primer cetro en la F1.

De eso se trata Brasil, de ver bajo qué tesitura llega la F1 al final en Abu Dhabi. Para México, de ver lo que pueda hacer Checo para mejorar aún más este gran 2016 y, de igual manera, con el pendiente de Esteban Gutiérrez, de Haas, aún en pos de sus primeros puntos.

EN 1994…

TRAGEDIA. Ayrton Senna, tres veces campeón de la F1, fallece al estrellar su auto de Williams durante el Gran Premio de San Marino, en Imola. El brasileño había ganado esa carrera tres veces: 1988, 1989 y 1991.

LOS JÓVENES. Checo Pérez tenía apenas 4 años; Esteban Gutiérrez aún no cumplía siquiera tres años.

VENÍA SCHUMI. Michael Schumacher terminó por coronarse en el campeonato de pilotos, su primero de siete títulos en la Fórmula 1.

Fuente: Excelsior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here