Por Daniel Sánchez Dórame

SAN LUÍS RÍO COLORADO, 20 de Febrero.- Autoridades tradicionales de la tribu binacional Tohono O’odham, reiteraron su total rechazo a la construcción de un muro fronterizo que atraviese los 120 kilómetros de línea Internacional donde habita la etnia entre Sonora y Arizona, al advertir que defenderán su territorio a costa de la vida si es necesario.

Verlon José, vice presidente de la tribu, recordó que ya existe una frontera con valla y obstáculos que dividen el territorio que habitan unos 34 mil indígenas, dos mil en Sonora y 32 mil en Arizona, los cuales tienen doble nacionalidad pero batallan con trámites burocráticos para recorrer sus tierras.

«El muro se va a construir sobre mi cadáver; no me quiero morir, pero deseo luchar y trabajar junto a mi pueblo para que realmente podamos proteger la parte de este lugar llamado los Estados Unidos; no solo para nuestra gente sino para el pueblo estadounidense», aseguró el jefe de la tribu Tohono O’odham.

Advirtió que la semana pasada, junto al presidente de la tribu, Edward Manuel, viajó a Washington, para reunirse con líderes sociales, funcionarios del Gobierno estadounidense y congresistas para manifestar claramente su oposición al muro que prometió el Presidente Donald Trump durante el proceso electoral del 2016.

“La construcción de un muro no es la respuesta para garantizar la seguridad en los Estados Unidos; la construcción de muros a lo largo del mundo ha probado no ser cien por ciento efectivo; Creemos que lo que es efectivo es la comunicación, la continua cooperación y el trabajo conjunto”, entre las agencias de seguridad, recomendó.

Los estados de Sonora y Arizona comparten 568 kilómetros de línea internacional, de los cuales solamente 200 kilómetros son de una moderna valla metálica con videovigilancia, sensores de movimiento, patrullaje por agentes de migración y cámaras de visión nocturna.

Según informes de asociaciones civiles en pro de los migrantes y el medio ambiente, existen 295 kilómetros de barreras conocidas como Normandía, unos obstáculos construidos con tramos de rieles de ferrocarril en forma de X, para evitar el tránsito de vehículos en todo terreno, pero que permiten el libre paso de la fauna que busca alimentarse, hidratarse o apareamiento.

Son justamente en esos 295 kilómetros más otros 73 kilómetros libres de obstáculos artificiales, pero con barreras naturales como riscos, sierra y arroyos, donde se pretenden construir los 368 kilómetros de muro fronterizo que propone el presidente de los Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here