Rayados cura sus heridas, levanta la Copa MX

Monterrey se lleva la Copa MX tras vencer en casa a los Tuzos del Pachuca. Avilés Hurtado consigue el gol que pone a festejar a La Pandilla

0
162

La última cita del año del balompié mexicano enfrentaba al Pachuca y al Monterrey en la final de la Copa Mx. Se la llevaron los Rayados, gracias a un gol de Avilés Hurtado, en el minuto 56’.

Diego Alonso intentó montar defensa en la casa del equipo más goleador del torneo. Tenía pedazos, porque dos de sus elementos titulares estaban fuera de acción. El uruguayo Jonathan Urretaviscaya en las gradas, al ya ser propiedad del Monterrey, y Erick Gutiérrez en la sala de rehabilitación, tras una lesión en la rodilla.

La mirada apuntaba a los Rayados. El equipo que acabó en primer lugar en la Liga Mx y perdió la final hace unos días contra Tigres. Mohamed levantó en 10 días a un conjunto que fue la burla de  Monterrey y tenía la necesidad de ganar el torneo copero, un premio de consolación.

Pachuca le resistió 56 minutos a los Rayados. No había ataque, pero sí defensa. Omar González y Óscar Murillo montaron guardia, respaldados por Alfonso Blanco, que le pelea el puesto al veterano portero Óscar  el Conejo Pérez, esta vez en la banca.

En el primer tiempo, hubo un descuido del árbitro y de la defensa rayada que pudo beneficiar al Pachuca. Un remate dentro del área dejó frente al arco a Franco Jara, en fuera de lugar que no se marcó y sin resistencia del arquero. El argentino, en lugar de mandar la pelota al fondo, golpeó el balón con dirección hacia fuera del arco local.

El Pachuca no supo concretar y en el otro lado uno de los matones de Monterrey atinó.

Avilés Hurtado, señalado por fallar un penal ante Tigres, que pudo significar el empate en la final del Apertura 2017, regaló una pincelada de su talento.

Dorlan Pabón filtró el esférico a la posición de Avilés Hurtado, el colombiano le hizo una finta al portero del Pachuca y mató a los Tuzos, con el 1-0.

Ahí, a 34 minutos de final, se acabó la fuerza del visitante. Cansado por viajar 72 horas en la última semana y jugar tres partidos, el Pachuca se derrumbó a media hora del final.

Alonso quiso alentar a los suyos y mandó a dos jóvenes al campo de batalla. Roberto de la Rosa y Erick Sánchez entraron nueve minutos después de que se registró el único gol del partido.

Dos jóvenes no mayores de 18 años que quisieron jalar a un equipo que se va con las manos vacías. No pudo el Pachuca remontar al Monterrey, que se queda con uno de los dos títulos que prometió.

Fuente: Excelsior

Dejar respuesta