Interpone demanda constructora del gasoducto Agua Prieta por sabotaje a la obra

0
31

Por Cristina Gómez Lima
Corresponsal
Periódico La Jornada

Hermosillo, Sonora a 13 de septiembre.- Por el sabotaje a los tubos que atraviesan el territorio de la etnia Yaqui, la empresa constructora “Gasoducto de Agua Prieta” interpuso una demanda ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra quien resulte responsable, aunque la tribu reconoce que perforó el ducto porque es ilegal y un riesgo a sus comunidades.

Gasoducto de Agua Prieta, S. De R. L. de C.V., empresa filial de las trasnacionales iEnova y Sempra solicitó al Ministerio Público Federal que investigue quienes arruinaron la infraestructura del proyecto gasoducto Guaymas-El Oro, para que proceda penalmente en su contra, incluso agregaron la petición de ingresar con la fuerza pública al territorio Yaqui para reparar la tubería.

Darío Navarro Figueroa, delegado de la PGR en Sonora, confirmó que la fiscalía mantiene abiertas dos carpetas de investigación en contra del grupo opositor, una en los juzgados de Hermosillo y otra en Ciudad Obregón.

“No tenemos evidencia que los imputados sean pertenecientes a una etnia indígena; no hay demanda de parte del sector público (CFE) es solamente por la empresa”, sostuvo Navarro Figueroa.

Agregó que la Policía Federal Ministerial ha realizado entrevistas a testigos de los hechos, y que existen avances en las líneas de investigación de ambos expedientes judiciales.

Entorno a la solicitud del ingreso de elementos de seguridad pública y la Gendarmería Nacional al territorio tradicional de la tribu, el Delegado de PGR precisó que el
ministerio público de la federación tiene facultades para dictar medidas de protección para garantizar la seguridad de los pobladores de los ocho pueblos que habita la tribu Yaqui.

Por su parte, Rodrigo González, representante legal de la tribu yaqui del pueblo Loma de Bácum, aseguró que la querella de hechos es improcedente, debido a que el demandante no es propietario del lugar de los hechos y no existe fundamentos para demandar a alguien en particular.

“No pueden reclamar un daño en propiedad ajena. Al demandar que se investigue lo primero que le pedirá el MP es la legitima propiedad y eso claro no lo tienen, construyeron de manera ilegal y eso no hay que olvidarlo”, declaró el asesor jurídico de la tribu.

En entrevista, Rodrigo González señaló que aceptar esa demanda y darle seguimiento a las investigaciones es contradictorio con las resoluciones del Juzgado Séptimo de Distrito y el Tercer Tribunal Colegiado, quienes desde el 26 de abril de 2016 exigieron la suspensión total de la obra.

Según el abogado, dicha exigencia fue ignorada por la empresa, y su personal que “por las noches y a escondidas” instalaba los conductos de gas natural; por ello en cumplimiento a su amenaza de sacarlos, en el mes de mayo los Yaquis de Loma de Bacum iniciaron el retiro de la tubería y cableado que se instaló.

De inmediato la empresa alertó a las autoridades que ponía en riesgo a la población, la Unidad Estatal de Protección Civil evacuó a los habitantes del poblado más cercano hacia una escuela primaria que funcionaría como albergue provisional.

Guadalupe Flores Maldonado, yaqui adversario al gasoducto dijo que los tubos no tienen gas, las ultimas lluvias que se registraron en la zona los llenaron de agua y el gasoducto se están oxidando.

“Ellos no van a entrar a reparar nada, pues no hay peligro porque no llevan gas; al contrario las lluvias los llenaron de agua y ahí se están echando a perder solos, en seis meses les saldrá más caro el remedio que la enfermedad”, declaró el indígena inconforme.

Una Juez Federal resolvió un amparo en favor de los Yaquis y ordenó detener las obras del gasoducto que el Gobierno Federal ha considerado como obra prioritaria para el desarrollo del Noroeste del País porque servirá para abastecer de combustible a industrias privadas y públicas como la planta de Ciclo Combinado Empalme 1 con la que la Comisión Federal de Electricidad pretende abastecer a millones de habitantes en la región.

Dejar respuesta