Por Cristina Gómez Lima

Hermosillo, Sonora a 12 de marzo.-Tres pescadores son acusados por la Procuraduria Federal de Protección al Ambiente (Profepa) como probables responsables del enfrentamiento entre pobladores del Alto Golfo de Sonora con autoridades ambientales, dos de ellos identificados como “líderes pesqueros” que operan en la zona sin autorizaciones en materia ambiental y de pesca.

La Dependencia Federal presentó una demanda penal ante el Ministerio Público contra 3 pescadores de la comunidad del Alto Golfo de Sonora, por ser señalados e identificados a través de un video en redes sociales como principales responsables de los actos violentos contra 18 inspectores y el daño a 15 vehículos oficiales que fueron incendiados en su reclamo por la veda de la Curvina Golfina.

En entrevista para La Jornada, el Delegado de la Profepa en Sonora, Jorge Carlos Flores Monge, reconoció que los hechos violentos sucedidos la noche del pasado miércoles fueron provocados por presuntos infiltrados al servicio de los traficantes de totoaba, especie el peligro de extinción; mismos que aprovecharon los disturbios para realizar esa misma noche varias embarcaciones y pescar ilegalmente el buche de esta especie, que es vendido a 30 mil dólares en el mercado asiático por considerarse un manjar afrodisiaco.

La demanda penal fue interpuesta ante la Procuraduría General de la República (PGR) en Sonora, contra tres pescadores que según investigaciones previas habitan en la comunidad del Alto Golfo, ubicado al noroeste de Sonora, así mismo se solicitó abrir una carpeta de investigación contra quien resulte responsable.

Según las pruebas presentadas por personal de la Dependencia Federal, son tres inspectores federales de su equipo los que fueron heridos con gravedad y valorados por los médicos legistas de la región.

Asi mismo, a través de un inventario de bienes dañados de la institución reportó dos vehículos ram tipo pick up; una caseta sobre remolque; dos cuatrimotos; 1,400 litros de gasolina contenidos en envases de plástico; cuatro dispositivos geoposicionadores; cuatro computadoras; tres impresoras portátiles; un laser; una cámara de video; una cámara de visión nocturna y cuatro inclinometros.

La Dependencia Federal a
detallado que su personal salió de la casa donde se hospedaban para irse a refugiar al Sector Naval del Golfo de Santa Clara, pero al momento de retirarse los manifestantes bloquearon la salida y fueron amenazados para retirarse, sin embargo en la calle principal del pueblo se les bloqueo el paso con un contingente que se dirigía a la casa donde estaba hospedados.

Los inconformes a la veda amagaron a los servidores públicos federales con quemar el automóvil pick up con ellos en su interior, por lo que les empezaron a golpear con piedras, palos y bat´s de béisbol, declararon los funcionarios de la Profepa.

Pescadores se defienden de acusaciones

Ante las acusaciones directas de parte de la Profepa a pescadores de la Comunidad del Alto Golfo, un grupo del mismo gremio de trabajadores aseguraron que son integrantes del crimen organizado los realizaron un conato de violencia y distrajeron a las autoridades, a fin de tirar sus redes y pescar de manera ilegal esta especie que se encuentra en peligro de extinción junto con la vaquita marina.

“La violencia a inspectores y carros de la Profepa las provocaron los traficantes de totoaba, nosotros solo queremos pescar Curvina Golfina como lo hemos hecho por años sin afectar a otras especies, somos los más interesados en que subsistan por qué vivimos de ello”, declaró un pescador, quien solicitó su anonimato para evitar represalías del crimen organizado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here