El Partido Revolucionario Institucional (PRI) atraviesa por una crisis en Cajeme; los diversos liderazgos de aquella ciudad, que tienen gran trascendencia estatal, entraron en pugna; el pretexto fue una decisión del alcalde de Cajeme, Faustino Félix Chávez de concesionar el servicio de recolección de basura a la empresa española Tecmed.

Pero vayamos por partes como diría Jack:

En Cajeme hay liderazgos de gran trascendencia, algunos han crecido en los últimos años, otros están ahí asentados desde hace muchos años; algunos conjugan liderazgo político; pero lo hay también de gran impacto social y no faltan los que tienen una gran prominencia económica.

Los pasados seis años, esos grandes grupos políticos que conviven en Cajeme, se mantuvieron unidos gracias al conflicto por el agua que no supo manejar el gobierno panista anterior; personajes como Ricardo Bours Castelo, Abel Murrieta, Rogelio Díaz Brown y Faustino Félix, además de otros personajes de Cajeme se unieron en contra de Guillermo Padrés y lo derrotaron ampliamente, recuperando la alcaldía y presentando un frente político cohesionado en contra de las decisiones provenientes de Hermosillo.

Pero la derrota estatal del PAN y el “carro completo” obtenido en Cajeme, en el proceso electoral pasado, derivó en un reclamo de los grupos locales pidiendo, a veces exigiendo, mayores posiciones electorales futuras e incluso generó aspiraciones como la de Ricardo Bours por ser candidato al gobierno de Sonora…en cualquier momento del futuro.

Durante buena parte del año pasado y lo que va del actual, las fuerzas políticas de Cajeme mantuvieron una lucha sorda, que se quedó focalizada en esa comunidad, sin trascender al ámbito estatal, en mucho tuvo que ver el hecho de que Manlio Fabio Beltrones estaba en la cima de su poder político como dirigente nacional del PRI; eso gravitó para que a pesar de las diferencias, los intereses grupales y las ambiciones políticas personales, las pasiones no se desbordaran.

Pero en cuanto Beltrones Rivera cayó; los grupos empezaron a alebrestarse: primero salió Eduardo Bours a gritar a los cuatro vientos su regreso a la actividad política; luego, su hermano Ricardo anunció sus aspiraciones de ser gobernador de Sonora y en eso estaban cuando Faustino Félix Chávez decidió concesionar el servicio de basura a la empresa Tecmed.

Aunque el alcalde actual, Félix Chávez y el anterior Rogelio Díaz Brown, se mastican pero no se tragan; tienen en común una cercanía política con Manlio Fabio Beltrones, eso los aleja del otro gran grupo, capitaneado por Ricardo Bours y donde aparece el diputado federal Abel Murrieta como el ariete que asesta los golpes mediáticos.

El clan Bours Castelo mantuvo un férreo control en las candidaturas del PRI para Cajeme, desde la alcaldía hasta el resto; ellos determinaban quienes eran los candidatos, los hacían ganar en los procesos internos o los imponían; en no pocas ocasiones impusieron candidaturas impopulares que perdieron, pero el poder económico les permitía seguir “gerenciado” Cajeme.

Pero los dos alcaldes del PRI recientes, Rogelio Díaz Brown y Faustino Félix Chávez, no son precisamente los que ellos hubieran querido por ser más proclives a Manlio Fabio Beltrones.

Es así como llegamos a estos días, justo cuando el alcalde actual, Faustino “Tinito” Félix presentó ante su cabildo la propuesta para concesionar por 21 años el servicio de recolección de basura a la empresa TecMed; una propuesta que aprobaron todos los partidos políticos de manera unánime.

Faustino Félix cometió algunos errores: no informó a la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano de esa propuesta en un acto de insensibilidad política; no dimensionó en su justa medida las manifestaciones de protesta de algunos sectores políticos y tampoco consideró como posibilidad que partidos políticos como el PAN, que votaron la propuesta a favor en Cabildo, luego pretendieran recular.

En ese caldo de cultivo político, con un alcalde operando de manera equivocada el conflicto y actuando en soledad, tanto en la toma de decisiones como en el operativo de control de la crisis, era inevitable que los otros grupos de priístas no participaran, pero en lugar de sumarse a su alcalde, se convirtieron en las voces más críticas de la medida tomada.

No fue raro escuchar a Rodrigo Bours Castelo –quien aspiró a ser candidato a la alcaldía de Cajeme y fue derrotado en la interna por “Tinito”– darle salida a expresiones de total desaprobación al proceso de concesionar la basura; a ellas se sumó el diputado federal, Abel Murrieta Gutiérrez y hasta Ricardo Bours Castelo, el jefe actual de todo ese grupo.

El conflicto en el PRI de Cajeme es tan grave que amenaza con dividirlos y eso sería una catástrofe por los votos que aporta en los procesos electorales ese municipio, además de la influencia que ejerce en otros cercanos.

Un choque de trenes como el de Cajeme es un lujo que el PRI no se puede dar; por ello, al activarse las alarmas de inmediato se activaron operadores políticos y considerando que la oposición panista es mínima y oportunista, dándole lectura al problema como un asunto interno de priístas, de círculo rojo, es que el primero en apersonarse por aquellos lares fue el dirigente del PRI, Gilberto Gutiérrez Sánchez.

El sábado pasado, con el pretexto de atender dos invitaciones de eventos priístas, Gilberto Gutiérrez Sánchez llegó a Ciudad Obregón con una sola encomienda: hacer política.

En los eventos públicos se manejó de manera institucional, aunque en su mensaje siempre expuso la necesidad de mantener la unidad priísta, de todos con el alcalde y de este con todos.

Pero también tuvo acercamientos importantes: Con Ricardo Bours Castelo se reunió en el café “Bibi”, ahí platicaron  a solas durante poco más de una hora; ya por la tarde, en el café “D´Volada”, platicó cerca de 40 minutos con el diputado federal Abel Murrieta y al término de la gira, dialogó vía telefónica con Faustino Félix quien se encontraba en la Ciudad de México y no lo pudo atender personalmente como era la intención.

Sin tener acceso a toda la charla, sí podemos asegurar que todos los actores con los cuales Gilberto Gutiérrez habló, expresan una gran preocupación del impacto que pudiera tener este enfrentamiento en el proceso electoral del 2018, aunque lo ven desde distintas ópticas.

Faustino Félix Chávez considera que las críticas emanadas de los priístas opositores, llevan rudeza innecesaria y sus expresiones están desinformadas y tiene razón, la información que sustenta concesionar el servicio de basura solamente la conoce él y en ese sentido hasta en Palacio de Gobierno la desconocen.

Los priístas opositores argumentan que una medida de esa naturaleza puede darle vida a un PAN que electoralmente está en la lona, pero que pudiera reorganizarse y capitalizar un descontento popular –que es imperceptible aún en Cajeme—para oxigenarse y ser competitivo el 2018.

Lo cierto es que detrás de toda pugna política entre militantes de un mismo partido, lo que siempre existe es una lucha por el control y el poder.

Tiene razón Abel Murrieta, en un descuido tanta intriga revive al PAN y con ello le dan una plataforma de sobrevivencia a nivel estatal.

Eso está en juego, no la recolección de basura.

 

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- Resulta evidente que en la guerra por obtener el control del PAN en Sonora, el “fuera máscaras” ya se cantó desde hace rato; por eso no sorprende que Leonardo Guillén Medina le pida a la Comisión Anticorrupción de su partido que informe de los resultados presentados por panistas que trabajaron en el Ayuntamiento de Hermosillo, bajo las órdenes de Alejandro López Caballero, a quienes se les descontaron cuotas y estas no se reportaron a las arcas del PAN.

Lo que menos le importa a Leonardo Guillén Medina es el destino de las cuotas, se trata de “darle un llegue” a la candidatura de Adrián Espinoza quien hace equipo, precisamente con López Caballero.

No es necesario que lo diga abiertamente, pero una expresión de esa naturaleza solamente busca favorecer a otro candidato, en este caso “al Oficial” David Galván y aunque puede tener mucha tela de donde cortar, porque el ex alcalde López Caballero no es precisamente la figura más prístina, eso indica que algo está logrando Adrián Espinoza y su equipo porque si fueran mal, ni los tomarían en cuenta.

2.- Excelente exclusiva la de Cristina Gómez Lima al obtener para “La Jornada” y “Al Segundo.mx” la nota de que la hija de Guillermo Padrés, Nicole Padrés Dagnino está solicitando a un juez le “descongelen” su cuenta bancaria.

Ignoro el monto de dinero que ella pueda tener en esa cuenta, pero seguramente no se trata de unos cuantos pesos de otra forma no estaría solicitando se la liberaran; el asunto es sí en esa cuenta hay mucho dinero, lo interesante sería saber de dónde salió, porque a la joven no se le conoce oficio productivo hasta el momento.

 

Otros Juglares:

–“No estamos haciendo más que cumplir con la obligación de atender las legítimas exigencias de la militancia y los justos reclamos de la Sociedad, en algo que siempre debería ser una constante para todos los servidores públicos y políticos, cumplir con las responsabilidades encomendadas y rendir cuentas claras, atender responsablemente los propósitos y finalidades de cualquier institución y ser verdaderamente útiles a los Ciudadanos”.

Lo dijo el dirigente del PAN, Leonardo Guillén Medina, luego de pedir a la Comisión Anticorrupción, que preside Luis Felipe Bravo Mena, que investigue las denuncias presentadas por ex trabajadores panistas en el Gobierno del Estado y en el del Ayuntamiento de Hermosillo, a quienes se les descontaron de su sueldo las cuotas para el partido, pero estas nunca ingresaron a las arcas estatales del PAN, un golpe directo para Alejandro López Caballero y Adrián Espinoza.

 

Gracias por su atención, hasta el martes si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here