Con el afán de evitar enfrentamientos violentos entre los ocho pueblos Yaquis, el gobierno de Sonora a petición de los integrantes de la etnia,  inició a través de filtros de revisión en los accesos al territorio, un sistema de «despistolización» para retirarles el arma a todo aquel que porte una sin autorización.

César Cota Tórtola, capitán del Pueblo de Cócorit, informó que hicieron la petición a la autoridad federal y estatal para crear un programa de quita de armas en Bácum, consideran que es foco rojo.

El acto violento entre la etnia dejó una persona muerta, ocho heridos y trece autos incendiados, tras un enfrentamiento por diferencias respecto a la construcción del gasoducto Sonora en territorio indígena.

Por su parte,  la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano detalló que el conflicto por la construcción del gaseducto Sonora se encuentra a cargo del gobierno Federal, y corresponde al Estado garantizar la seguridad de los pobladores y evitar conflictos que afecten su integridad.

“Seguiremos trabajando para darles certidumbre, ellos nos pidieron, a ellos en sus usos y costumbres tienden a utilizar armamento de cierto calibre, y más bien lo que estamos tratando es que no  ingresen con armas a territorio Yaqui  y estar muy pendientes de ello”, apuntó Pavlovich Arrellano.

Para ello se destinaron 100 elementos de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP), quienes mantendrán filtros de revisión itinerantes en caminos y brechas de acceso a las distintas comunidades.

La Mandataria Estatal indicó que su administración mando personal médico para curar a los herido,  reforzó  también los programas de asistencia social para atender las necesidades más urgentes de los pobladores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here