El Juglar de la Red

Por Rafael Cano Franco

En muchas ocasiones la señora Claudia Sheinbaum, candidata de Morena a la presidencia de la República, habla a sus seguidores de lograr consumar el llamado Plan “C”, pero ya no se trata de tener solamente mayoría, lo que ahora pide a sus huestes es alcanzar las dos terceras partes de la integración del poder legislativo.
Las encuestas, que tanto gustan a Morena, dicen que están muy lejos de conseguir ese objetivo, de hecho dan cuenta de hecho en las condiciones en las cual se mueve el proceso electoral, puede que a Morena y sus aliados no le alcance ni siquiera la mayoría simple.
Mucho se ha dicho que el llamado Plan C presupone una victoria electoral contundente para que luego, los nuevos diputados puedan darle curso a un par de reformas que son determinantes para el presidente López Obrador, la del INE y la integración de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Pero resulta que la candidata de Morena, Claudia Sheinbaum le ha dado un nuevo destino al Plan C, ya no solamente se trata de cumplirle al presidente su par de caprichos legislativos, ahora se trata de cambiar la Constitución.
Sheinbaum Pardo, habló de esta intención en el debate presidencial, pero fue tan fugaz el comentario que pasó inadvertido, pero a partir de ese momento y en su gira por Sonora lo volvió a recalcar.
Ya no solamente se trata de un par de cambios o de asuntos de mayoriteo en la aprobación presupuestal, el asunto es mucho más serio e implica un cambio en la Constitución y esto deja más dudas que respuestas.
¿Qué deberá incluir la nueva Constitución? ¿qué rumbo le daría al país esa nueva Carta Magna? Una propuesta de esa naturaleza tiene implicaciones muy serias en la vida pública de México, porque más allá de que la Constitución actual tiene más de cien años de promulgada, sigue vigente en muchos de los aspectos que regula.
Considerando que Claudia Sheinbaum ya explicó para qué quiere ella consumar el Plan C y tener las dos terceras partes, sería bueno que nos dibujará el país que pretende gobernar con la nueva Constitución, porque al momento solamente habló de generalidades, pero no perfiló si, por ejemplo, va a modificar el sistema democrático; el tipo de educación, las relaciones obrero-patronales; el régimen de propiedad, el papel de la Fuerzas Armadas; el nuevo pacto federal, el manejo energético de México.
Cambiar la Constitución, por más que sea un asunto de autonomía, también pasa por las relaciones con nuestros socios comerciales y con los tratados de negocios en los cuales estamos inmiscuidos.
Una constitución que afecte el régimen de propiedad o que impacté en aspectos torales de los acuerdos comerciales firmados, particularmente con Estados Unidos, que es nuestro principal socio comercial, tendría serías repercusiones económicas para nuestro país.
Por eso es importante que la misma Claudia Sheinbaum nos informe respecto a los cambios estructurales, legales, comerciales, políticos, laborales y sociales que pretende contenga esa nueva Constitución Política.
Es importante definir si nos vamos a alinear con países como Cuba, Nicaragua o Venezuela, si vamos a retomar nuestra política exterior con base en la Doctrina Estrada o si nos vamos a convertir en un país de corte comunista cerrando así el círculo.
Es importante que la doctora Claudia Sheinbaum nos defina y dibuje ese nuevo país, porque entonces no solamente está en juego el cambio del presidente, también nos estaríamos definiendo por el tipo de país en el que queremos vivir.

“El Pato” enseña el músculo
El candidato al senado de Movimiento Ciudadano, Ernesto “El Pato” de Lucas Hopkins, organizó un excelente evento el pasado sábado. Aquello se disfrazó de un festival, pero el impacto político fue mucho más importante.
En Hermosillo, en el salón Partenón, “El Pato” de Lucas llenó todo el local y no solamente eso, se trajo a casi todos los candidatos a diputados locales, federales y alcaldías, dando muestra que en Movimiento Ciudadano también tienen pueblo y presumiendo que hay lugares donde sus candidatos son muy bien recibidos.
Por ahí se dieron vuelta Ramón Guzmán, quien va por la alcaldía de Nogales; Natalia Rivera, todos los candidatos a las diputaciones federales, pero lo más importante es que a ellos no les intimidan las encuestas que se publican porque dicen que traen el termómetro de los ciudadanos y estos les dan respaldo.
Si el hambre que tienen los candidatos de MC lo convierten en el motor de impulso, pueden obtener triunfos electorales resonantes en elecciones municipales, pero también pueden convertirse en el partido que defina la victoria o la derrota de candidatos de otros partidos que los superan en preferencias pero que van parejos.
Ya que todos esos candidatos entren en competencia, el propio Ernesto de Lucas podrá enfocarse directamente en su campaña al Senado porque más allá de que hay una dirigencia de partido, en los hechos él se echó al lomo la responsabilidad de sacar adelante más del 95 por ciento de las candidaturas y eso supone un enorme desgaste operativo y una muy fuerte inversión de tiempo.

Tips cortitos pa´no enfadar:
1.- Al llegar al sábado 20 de esta semana, los candidatos locales van a entrar a la competencia electoral y si bien hay elecciones que parece están definidas de antemano, sobre todo en algunos municipios donde no existe oposición, como sería en Cajeme; hay otros procesos muy interesantes que ofrecen un alto nivel de competencia.
Por supuesto que los ojos están puestos en Hermosillo, cuya alcaldía es la joya de la corona y Morena aspira a volver ser gobierno con María Dolores del Río, pero enfrente tiene, no al mejor alcalde de Sonora, sino a uno de los tres mejores de México, en la persona de Antonio Astiazarán Gutiérrez, quien va por la reelección y sale adelante en las preferencias electorales.
Pero los triunfos a las alcaldías también van a tener efectos en las elecciones de diputados federales, locales y de los senadores; de ahí que entre más competitivo y fuerte sean los candidatos, más fortalecen las posibilidades de triunfo.

2.- Hay de escándalos a escándalos. Si Xóchitl Gálvez habla un disparate o comete un dislate expresivo, las huestes chairas se le van encima y tratan de aprovechar su error tratando de maximizarlo, lo cual es hasta cierto punto normal en un proceso electoral.
Pero un error expresivo no es nada si se compara, por ejemplo, con tener en un tu equipo de trabajo a un personaje al que se le acusa de corrupción y de haber torcido la ley a conveniencia de sus intereses políticos y monetarios.
Es el caso del ministro Arturo Zaldívar, quien forma parte del equipo de Claudia Sheinbaum y se encuentra viviendo una grave crisis luego de que en la Suprema Corte de Justicia se abrió una investigación en su contra por un sinnúmero de irregularidades que se cometieron cuando el presidía el Poder Judicial.
Hasta el momento, desde el equipo de Sheinbaum Pardo solamente han tenido palabras de defensas para Arturo Zaldívar, pero conforme pasen los días y se expongan pruebas o se demuestre alguno de los cargos que se le imputan, la crisis va a llegar hasta la misma candidata y será cuando prescindan de sus servicios, pero eso le puede costar algunos puntos en las preferencias electorales.

Otros Juglares:
–“yo creo que sí se debería separar del cargo, porque no es nada honorable que esté acusado de tráfico de influencias, y yo creo que muchos jueces deberían declarar y decir si fueron intimidados por el ministro (Arturo) Zaldívar. Debe haber ´pruebas de quien les llamó, cómo les llamó, hoy deja mucha huella el celular. Que Zaldívar Lelo de Larrea rinda cuentas, nada más.”
Lo dijo en Ciudad Juárez la candidata del PAN, PRD y PRI, Xóchitl Gálvez al exponer que además de la investigación que abrió la ministra Norma Piña, hay trabajos periodísticos e incluso de simpatizantes de la 4T donde se establece tráfico de influencias por parte del ex ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.

Gracias por su atención, hasta el martes si Dios quiere. ¡Salud!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here