El Juglar de la Red

Por Rafael Cano Franco

Luego de terminar su periplo en Morena, el gobernador Alfonso Durazo retomó sus actividades en Sonora y se enfocó en lo que es el Segundo Informe de Gobierno, un buen momento para analizar si va en ruta de convertirse en el mejor gobernador de Sonora o se va a quedar corto y debiendo.
La nueva clase política que ofreció, joven y preparada, no ha dado muestras de estar a la altura del reto, porque más allá de evidentes capacidades se les nota “frenados” sin ganas de ir más allá y no marcar diferencia. Cumplen con un trabajo, pero dadas las condiciones políticas bien pueden desdoblarse y ofrecer mucho más, porque lo tienen, pero son tacaos y prefieren nadar de muertito antes que arriesgarse.
Entonces, esa nueva clase política nos está quedando a deber.
En lo referente al combate a la corrupción, podemos decir que el gobierno de Durazo todavía no genera escándalos en el tema, aunque hay rumores todavía no comprobados. Pero sí quedó a deber en castigar a los corruptos del pasado. Por acuerdos políticos y lealtades a su jefe omnímodo, el gobernador Alfonso Durazo olvidó completamente el castigo que ofreció para quienes, en el pasado, reciente y remoto, saquearon Sonora.
Aquí también va quedando a deber y mucho.
En materia de obra pública es evidente que, lo anunciado supera a lo realizado; ya a estas alturas hay proyectos que se fueron al “cajón de los recuerdos” y otros que supuestamente iniciarían simplemente no arrancan.
Diez libramientos en diversos municipios que no se empiezan; la carretera Hermosillo-Bahí de Kino que no se amplía a cuatro carriles; sacar las vías del tren en Nogales; las pequeñas plantas solares para diez comunidades que no se sabe de su construcción y que se ofrecieron para diciembre pasado. Miles de millones de pesos en obras públicas que simplemente no se aprecian por ningún lado.
Aquí también le han quedado a deber a Sonora.
Luego la seguridad pública, “el coco” de este gobierno que ni con la coordinación con el gobierno federal atina a encontrar una solución a las matanzas, al tráfico de fentanilo y su producción en Sonora; la inseguridad en las carreteras y los falsos retenes; las matanzas en los centros urbanos que nos dejan como una zona de gran peligro y eso afecta las condiciones turísticas y la promoción económica. Esta es una asignatura donde parece ya se dieron por vencidos.
El Plan Sonora de Energías Sostenibles, que es un gran proyecto y pudiera ser una gran apuesta, pero sus bases no son las correctas: aunque se nacionalizó el litio, todavía no hay manera de que se pueda extraer; la única inversión relacionado con el litio se fue de Sonora al Estado de México, son 80 millones de dólares de inversión que se perdió por una mala gestión de la titular de Economía, Margarita Vélez y del director de Codeso, Francisco Acuña Méndez.
Cierto que se van a invertir 13 mil millones de dólares en dos plantas de gas licuado: una en Guaymas que no inicia y otra en Puerto Libertad, donde el Gobierno del Estado no tuvo mayor participación, pero sirve para promocionarse como “un logro” propio.
En materia energética también se construye el parque fotovoltaico en Puerto Peñasco, la inversión es de casi 2 mil millones de dólares y debe estar terminado para este año; pero se ignora si podrá cumplir con el compromiso gubernamental de que, al estar funcionando, la venta de energía eléctrica dejará una ganancia al gobierno del Estado y a su vez generará una derrama que va a impactar en los costos de la luz para los usuarios en Sonora.
En materia de salud también existen muchos problemas y fallas por omisión. Luego de varias inauguraciones el Hospital General de Especialidades de Hermosillo empezó a operar en abril de este año; pero en materia de dengue y rickettsia fueron omisos y eso costó vidas. Un brote de dengue en el sur de Sonora en diciembre y enero pasados exhibieron la falta de acciones preventivas, saturó el servicio de salud pública y expuso sus deficiencias; en cuanto a la rickettsia, Hermosillo es la ciudad con más casos y la mortalidad crece sin que se conozca un plan de contingencia.
Pero no todo es tan malo en salud, finalmente en Navojoa, luego de muchos anuncios se inició con la construcción de una nueva unidad del IMSS, eso garantiza cobertura, instalaciones dignas y supondría una atención más ágil, pero todavía debe resolver el problema de los médicos especialistas que se niegan a trabajar para la institución por los salarios raquíticos que se les paga.
Hay claroscuros que empiezan a aparecer en su gobierno: acciones autoritarias contra periodistas y medios de comunicación, intentos frustrados de sabotaje a otros partidos políticos; demandas penales de funcionarios estatales y legisladores contra periodistas; la coacción a través de los convenios de publicidad para dar cobertura o no a determinados eventos. Esto es curioso porque si algo se reconoció a Alfonso Durazo era su madurez y la capacidad de aceptar y tolerar la crítica, pero al parecer los vientos cambiaron y salió ese lado autoritario que no es agradable.
Pero hay puntos positivos a destacar.
Sin lugar a duda la mejor parte del gobierno de Alfonso Durazo es su política social, focalizada en un programa de becas que apoya la economía de miles de alumnos y más allá de que estos programas se tergiversan a temas electorales, de entrada, ha resultado muy positivo y de alto impacto.
Sin lugar a dudas el gobernador Alfonso Durazo es un político que al interior de Morena tiene un buen cartel, que se le considera un operador político de relevancia y que está en la jugada; lo prueba su trabajo en la interna de Morena y la forma como logró que el resultado favoreciera a Claudia Sheinbaum.
El asunto aquí es que esas buenas relaciones, primero con el presidente López Obrador, y ahora con la señora Sheinbaum le han generado rédito a su persona, pero para Sonora todavía los logros conseguidos son magros y no son de la dimensión de las buenas relaciones que él construye.
Derivado de todo lo anterior podemos hablar que el gobierno de Alfonso Durazo, al menos hasta este momento, todavía no alcanza a cumplir las mínimas expectativas que generó en la campaña y que le dieron el triunfo; es momento que al menos en Sonora no se percibe la trasformación positiva que estábamos esperando y es evidente que las buenas relaciones no han fructificado en hechos contundentes o inversiones trascendentes que puedan achacarse directamente a una gestión de Alfonso Durazo.
Le quedan cuatro años, ojalá no los desperdicie porque al menos en teoría se oía bonito lo que proponía, pero en los hechos no hay nada aún.

Otros Juglares:
–“¿Folclórico?, pues sí representó la cultura de los pueblos, eso quiere decir folclórica. ¿Pintoresca?, ojalá su candidata tuviera alguna de pintoresca y ¿fake?, su política de seguridad del gobierno federal, esa sí fue fake y fake el trabajo que está haciendo en Sonora, donde por cierto acaban de ser atentadas a Ceci Flores, madre buscadora. En lugar de andar perdiendo el tiempo, mejor que se ponga a trabajar en Sonora”.
Así le respondió Xóchitl Gálvez, aspirante a la presidencia de la República por el Frente Amplio (FAM) al gobernador de Sonora, Alfonso Durazo Montaño, presidente del Consejo Nacional de Morena, que la calificó de folclórica, pintoresca y fake.

Gracias por su atención, hasta el jueves si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here